¿Qué es una situación retórica?

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

La situación retórica es una de las estructuras que estudia la retórica. Está formada por el tema, el propósito y la audiencia. Estos elementos permiten que la comunicación sea efectiva y logre su fin, ya sea el de informar o el de persuadir.

Qué es la retórica

La retórica es una disciplina que se encarga de estudiar las características y las propiedades de un discurso. Es el conjunto de reglas, recursos o principios que se utilizan al hablar o escribir, con el fin de expresarse correctamente, persuadir y transmitir un mensaje de manera que sea fácil su comprensión.

Uno de los principales referentes del estudio de la retórica fue el filósofo griego Aristóteles (384 a.C. – 322 a.C.). En su tratado Sobre la retórica, Aristóteles analizó las formas en que se produce un discurso y el arte de persuadir a través de la palabra. Además, fue el primero en defininir a la retórica como una “habilidad”, que se puede adquirir mediante el estudio del lenguaje y sus componentes.

Con sus aportaciones sobre la retórica, Aristóteles sentó las bases y los preceptos de esta disciplina, que más tarde otros investigadores ampliaron en sus propios trabajos. Algunos de los retóricos más influyentes fueron los romanos Cicerón (106 a.C. – 43 a.C.) y Marco Fabio Quintiliano (35 d.C. – 100 d.C.).

En la actualidad, uno de los usos más comunes de la retórica se puede observar en la política y en las campañas publicitarias, donde se utiliza un lenguaje determinado y un mensaje elaborado específicamente para provocar una reacción en la audiencia, con diversos fines, como conseguir el voto de los ciudadanos o hacer que un sector de la población compre cierto producto.

Aunque la retórica a menudo se relaciona con la manipulación y la persuasión, en realidad se trata del arte de dominar el lenguaje de la manera más efectiva posible para producir el mayor impacto en el destinatario del mensaje. El orador es el responsable de su uso positivo o negativo y de la veracidad y la intención del mensaje.

Principios básicos de la retórica según Aristóteles

Para explicar el funcionamiento de la retórica, Aristóteles estableció cinco conceptos principales en los cuales se basa esta disciplina. Estos son:

  • Logos: se refiere al razonamiento y a la parte lógica del discurso. Generalmente se relaciona con la estructura y el contenido del mismo.
  • Ethos: hace referencia a la credibilidad del discurso y la forma en que el orador se presenta a través de él.
  • Pathos: es la parte del discurso que apela a las emociones de la audiencia, para persuadir, obtener aprobación o incitar a la acción.
  • Telos: es el objetivo o propósito del discurso que transmite el orador.
  • Kairos: es el marco en el cual se desarrolla el discurso, es decir, el tiempo y el lugar en que se lleva a cabo y la influencia de este contexto en la audiencia.

La situación retórica

Uno de los componentes básicos de la retórica y el objeto de su estudio es la situación retórica. En ella estan presentes dichos principios.

El concepto de situación retórica como tal surgió a partir de la publicación del artículo La situación retórica, del retórico estadounidense Lloyd Bitzer en el año 1968, durante el auge de la lingüística y el estudio del lenguaje. Posteriormente, otros retóricos estadounidenses, como Richard Vatz y Scott Consigny publicaron los artículos El mito de la situación retórica en 1973 y La retórica y sus situaciones en 1974, respectivamente. Estos autores ampliaron y perfeccionaron el trabajo de Bitzer y establecieron la base de la definición actual de la situación retórica.

Bitzer definió la situación retórica como el origen del discurso retórico, en el cual el contexto es uno de los elementos más significativos y determinantes. Vatz, en cambio, le otorgó una mayor importancia al rol del autor en vez de al contexto, considerando que el autor crea y define la situación y elige sus elementos.

Consigny, a su vez, se alejó de la visión de Bitzer sobre la situación retórica como una estructura fija. Se enfocó en su aspecto dinámico, considerando que la retórica es un arte en el cual la situación retórica está relacionada con las condiciones de integridad y receptividad.

Desde 1980, el estudio de la retórica y, en particular, la situación retórica, continuó gracias al trabajo de otros retóricos, como Linda Flower, John R. Hayes, Jenny Edbauer y John R. Gallagher, quienes analizaron otros aspectos de la situación retórica, su funcionamiento y su composición.

Qué es la situación retórica

Actualmente, se considera que la situación retórica son todos aquellos elementos abstractos e intangibles que se encuentran en un texto, que se pueden inferir a partir de su contenido. El texto puede incluir cualquier forma de comunicación que el autor considere oportuno y se puede definir como un conjunto de enunciados que componen un escrito, con coherencia y cohesión, una introducción, un desarrollo y un final, que permite la transmisión de un mensaje.

La situación retórica es un factor esencial en cualquier texto, porque es lo que facilita que la comunicación se produzca de manera efectiva y permite que el mensaje se transmita de forma clara y logre su objetivo. Principalmente, la situación retórica se compone de tres elementos: el tema o tópico, el propósito y la audiencia.

A diferencia del discurso oral, en el que existe un contexto situacional donde el mensaje cuenta con el apoyo del lenguaje verbal y del lenguaje no verbal, como gestos, expresiones faciales y corporales, el discurso escrito tiene algunas limitaciones que deben contrarrestarse con la ayuda de la retórica, especialmente si el objetivo es persuadir al lector. Aquí es donde cobra una gran importancia la situación retórica, el uso de un lenguaje específico que se basa en cierto tema, tiene un determinado propósito y se enfoca en una audiencia específica. Algunos ejemplos comunes de situación retórica pueden ser un anuncio publicitario, un artículo de opinión, un ensayo, etc.

Elementos de la situación retórica

Por lo tanto, para que la comunicación escrita sea efectiva, es necesario que incluya tres elementos básicos:

  • El tópico: es el tema sobre el cual se trata el texto. Los temas pueden ser muy diversos, desde asuntos cotidianos a académicos, espirituales, publicitarios, literarios, etc.
  • El propósito: es el fin o la intención que tiene el autor del texto o el efecto que desea causar en la audiencia. También es el propósito que tiene la audiencia para leer el texto. Los propósitos e intenciones para comunicar un mensaje son innumerables, al igual que los autores y la audiencia. El propósito del autor puede ser informar, instruir, explicar, persuadir, entretener, emocionar, castigar, asustar, consolar o inspirar a la audiencia. El propósito se la audiencia puede ser informarse, aprender algo nuevo, distraerse, entretenerse, etc.
  • La audiencia: es el destinatario o el tipo de lector al que se dirige el texto. Puede ser una sola persona, un grupo o una multitud. La menor o mayor influencia del autor en la audiencia depende de las características de la misma, sus experiencias personales, su nivel de conocimiento y sus suposiciones.

El autor, el medio, el tiempo y el contexto

Además de los elementos mencionados, en la situación retórica también ejercen un rol importante el autor, el medio, el tiempo, el lugar y el contexto en el cual se desarrolla la comunicación, así como los recursos que se emplean para lograr el propósito del discurso:

  • El autor: es la persona que crea el texto. Puede ser un escritor, un poeta, un redactor, un cantautor, etc. Al igual que la audiencia, los autores están influenciados por sus propias características y experiencias personales, su género, cultura, conocimientos, creencias religiosas y políticas, y otros factores. Asimismo, la actitud del autor y la audiencia también tiene un impacto en la situación retórica. Por ejemplo, el resultado será diferente si el autor o la audiencia son amables o condescendientes, si desconocen el tema o están bien informados, si el mensaje es entretenido y despierta la curiosidad del destinatario o si es complicado y aburrido.
  • El medio: se trata de la parte física de la comunicación, y puede ser visual, auditiva o táctil. Puede ser un texto escrito a mano o con el ordenador, estar impreso en papel, letreros, revistas, periódicos, libros, o en una presentación de PowerPoint, un cómic, una película o un posteo en las redes sociales. El medio incluye también las herramientas que utiliza el autor, que afectan la estructura y el contenido del texto: desde el formato del texto hasta las características particulares de la anatomía humana para producir las palabras, como la boca, los labios, la posición de la lengua y los dientes.
  • Contexto, lugar y el tiempo: es cuándo y dónde se produce la situación retórica. Estos factores influyen en gran medida en la forma en que el texto se crea y se recibe. Cada situación retórica ocurre en contexto específico y está limitada el tiempo y el entorno en el que se produce. En ella también interviene el contexto histórico, geográfico y cultural. Por ejemplo, un mensaje profundo que busca cambiar el comportamiento de la población no tendrá el mismo efecto si se transmite a una audiencia reducida y durante el horario laboral, que si se comunica en un espacio preparado para tal fin y en un horario adecuado, cuando la audiencia pueda prestar su atención completa.

Todos estos elementos hacen que un texto cumpla su función comunicativa. Sin embargo, si no se utilizan de manera correcta, falta alguno de ellos o no se tienen en cuenta, es posible que el texto no pueda lograr su propósito, pierda validez o credibilidad, resulte inverosímil o sea ineficaz. Por ejemplo, si un orador usa todos los elementos y recursos retóricos correctamente, pero no considera a la audiencia, probablemente no podrá persuadirla o hacer que acepte su discurso. O si ignora el momento y el lugar adecuado para transmitir su mensaje, es posible que no tenga el impacto que desea.

Fuentes

  • Benítez Figari, R. La situación retórica: Su importancia en el aprendizaje y en la enseñanza de la producción escrita. (2004). Revista Signos. Disponible aquí.
  • Purdue University. Rhetorical Situations. Purdue Online Writing Lab – College of Liberal Arts. Disponible aquí.
  • Jory, J. The rethorical situation. Open English. Disponible aquí.
mm
Cecilia Martinez (B.S.)
Cecilia Martinez (Licenciada en Humanidades) - AUTORA. Redactora. Divulgadora cultural y científica.

Artículos relacionados

Connotar y denotar