¿Qué fue el reino de Kush?

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

El reino de Kush, también llamado Cush, era una nación antigua que surgió alrededor del 2000 a.C. en África, más precisamente en la región de Nubia, en el norte de Sudán y el sur de Egipto.

Ubicación geográfica

A lo largo de su historia, el reino de Kush tuvo tres capitales, todas situadas en territorios actuales de Sudán: Kerma, al sur de la tercera catarata del río Nilo; Napata, ubicada unos kilómetros antes de la cuarta catarata del Nilo; y Meroe, situada después de la quinta catarata.

El reino de Kush era parte de la región de Nubia, una zona que estaba habitada por la etnia del mismo nombre en el valle del Nilo. Se extendía desde la primera catarata en Egipto hasta la sexta en Sudán, cerca de la confluencia del Nilo Azul con el Nilo Blanco y la actual ciudad de Jartum.

Durante algunas épocas de estos períodos, el reino de Kush logró conquistar parte de Egipto, y sus reyes se convirtieron en faraones.

Economía de Kush

Los nubios eran un pueblo nómada que vivía entre el desierto y el valle del Nilo, desde Egipto hasta Sudán y algunas partes de Etiopía. Cuando aprendieron a utilizar los recursos que les brindaba el río Nilo adoptaron un estilo de vida sedentario.

Sus actividades más importantes eran la agricultura y la ganadería. Cultivaban cereales como el trigo y la cebada y criaban cabras, caballos y burros. Además, utilizaban técnicas de irrigación y explotaban metales como el hierro y el oro. También comerciaban piedras preciosas y marfil.

Cultura de Kush

La cultura de Kush se destacó, principalmente, por sus artesanías de cerámica como vasijas y otros recipientes con detalles africanos.

Sus templos funerarios se destacaron por incluir la construcción de pirámides de entre seis y treinta metros de altura. Un ejemplo de ello son las pirámides de Meroe.

Sociedad

A diferencia de los faraones, los reyes kushitas no siempre heredaban el puesto de su padre, sino que eran elegidos por los jefes militares, los sacerdotes y los altos funcionarios. Una vez seleccionado, el nuevo rey contaba con asesores y escribas que lo ayudaban a gobernar.

La élite de la sociedad kushita estaba dividida entre el rey y la familia real, los nobles y los sacerdotes. También existía una aristocracia que incluía a algunos de los miembros más influyentes del reino. Después estaban los comerciantes y los artesanos. Los militares también tenían un estatus social elevado y en su mayoría eran arqueros. La clase más baja de la sociedad kushita eran los agricultores y los ganaderos.

Religión

Los kushitas eran politeístas, es decir, adoraban a muchos dioses. Entre las principales deidades se incluía el culto a los dioses egipcios Amón, Osiris y Horus.

Durante el reino meroíta se veneraba a Apedemak, el dios de la guerra que se representaba con cabeza de león y cuerpo humano; también se veneraba a Sbomeker, el dios de la creación.

Breve historia del reino de Kush

El reino de Kush, también llamado reino de Nubia, es una de las naciones más antiguas de África. El nombre Kush proviene del idioma egipcio y era la manera en que los antiguos egipcios denominaban a Nubia. Este nombre, a su vez, fue un nombre griego que derivaba del egipcio nehesyw, que significaba “negros”, en referencia a la población africana que vivía en el sur de Egipto, cuyo color de piel era más oscuro y cuyas tradiciones eran diferentes a las de los egipcios. A Nubia también también se la llamaba Tai-Seiti, que significaba “la tierra de la gente del arco”.

La historia del antiguo reino de Kush se puede dividir en tres grandes períodos de prosperidad. Estos son:

  • El primer reino de Kush (2000 – 1500 a. C.)
  • El segundo reino de Kush (1000 – 400 a. C.)
  • El reino meroítico (280 a. C. – 300 d. C.)

Estos reinos, a su vez, se desarrollaron en distintas fases, las cuales tuvieron como base a las ciudades de Kerma, Napata y Meroe, que se declararon capitales del reino en diferentes períodos históricos.

Lista de reyes de Kush

Los gobernantes más destacados de los reinos de Kush fueron:

  • Alara (780 – 760 a. C., rey de Kush)
  • Kashta (760 – 747 a. C., rey de Kush)
  • Piye o Pianjy (747 – 716 a. C., rey de Kush y faraón de la dinastía XXV de Egipto)
  • Shabako o Sabacon (716 – 702 a. C., rey de Kush y faraón de la dinastía XXV de Egipto)
  • Shabitko o Sebicos (702 – 690 a. C., rey de Kush y faraón de la dinastía XXV de Egipto)
  • Taharqo o Tarcos (690 – 664 a. C., rey de Kush y faraón de la dinastía XXV de Egipto)
  • Tanutamani o Tenutamón (664 – 656 a. C., rey de Kush y faraón de la dinastía XXV de Egipto)

El primer reino de Kush en Kerma

El primer reino de Kush se estableció en el año 2000 a. C. en Kerma, un asentamiento que había surgido unos 400 años antes y quedaba a unos kilómetros al sur de la tercera catarata del Nilo. Allí surgió una dinastía bastante poderosa que llegó a competir con la civilización egipcia.

Kerma era una ciudad amurallada que contaba con un palacio, un santuario y numerosas viviendas. También tenía una gran vida comercial y talleres para la construcción de barcas.

Durante el período más próspero de Kerma, Kush explotó sus minas de oro y se dedicó al comercio con Egipto, donde el oro era muy apreciado. Esta relación estratégica brindó un gran poder y riqueza al reino.

Cuando Egipto volvió a unificarse, al inicio de la dinastía XVIII a partir del año 1550 a. C., comenzó el declive del primer reino de Kush. El nuevo reino de Egipto (desde 1550 hasta 1069 a. C.) se caracterizó por ampliar su control de los territorios del sur y dominar el valle del Nilo hasta la cuarta catarata.

El faraón egipcio Amenofis I (1527-1506 a. C.) creó el cargo de “virrey de Kush” para gobernar y mantener el control de Nubia. Hasta ese momento, los territorios nubios estaban divididos en dos partes: Wawat, entre la primera y la segunda catarata del Nilo, y Kush, desde la segunda catarata hasta la confluencia del Nilo Azul y el Nilo Blanco en Jartún, Sudán. De esta manera, la región de Kush y el resto de Nubia se convirtieron en una provincia egipcia.

El segundo reino de Kush en Napata

Siglos más tarde, Egipto volvió a experimentar años de gran inestabilidad, los cuales se conocen como el tercer período intermedio de Egipto, época que se dio entre los años 1070 a. C. y 650 a. C. Durante ese tiempo disminuyó el control sobre la región de Nubia y surgió el Segundo Reino de Kush, que permaneció en el poder, aproximadamente, entre el año 1000 a. C. y el 400 d. C.

Este período fue el más exitoso y poderoso de Kush y se caracterizó por una gran influencia egipcia en sus tradiciones y arquitectura. Se construyeron pirámides para enterrar a los reyes kushitas y se veneró a muchos diosos egipcios. Además, los reyes kushitas adoptaron el título de “faraón”. Sin embargo, el arte kushita siguió manteniendo algunas de sus características distintivas nubias.

La capital del reino se centró en Napata, una ciudad ubicada en Sudán, un poco antes de la cuarta catarata del Nilo. Napata había sido fundada por el faraón egipcio Tutmosis III en el año 1460 a. C. como centro administrativo, pero durante la fase napatiense de Kush, se convirtió en la capital religiosa y también en la necrópolis más importante.

Casi al final del segundo reino de Kush, el rey kushita Piye, que gobernó durante los años 752 y 722 a. C., logró conquistar el territorio egipcio hasta el delta del Nilo y estableció la dinastía XXV de Egipto. A estos reyes se los conoce también como “faraones negros” o “faraones etíopes”.

El segundo reino de Kush llegó a su fin cuando los asirios invadieron Egipto en el año 671 a. C. y los kushitas perdieron muchos de los territorios que habían conquistado.

El reino meroítico

Ante las diferentes invasiones que sufrió Egipto, Kush se tuvo que replegar cada vez más al sur de la actual ciudad de Asuán, en la primera catarata del Nilo.

Si bien los kushitas desarrollaron su propio lenguaje y arquitectura, siguieron incluyendo algunos elementos de la tradición faraónica.

En el año 590 a. C., después de que el faraón Psamético II saqueara Napata, la capital se trasladó a Meroe, una ciudad ubicada aún más al sur, después de la quinta catarata del Nilo.

Alrededor del año 280 a. C., el rey Ergamenes, también conocido como Arkakamani, dio comienzo a una nueva dinastía que se conoció como reino meroítico y estableció su sede en Meroe, reafirmando su posición como nueva capital. Si bien este nuevo reino nunca alcanzó el mismo esplendor que el reino de Kush durante la fase napatiense, duró, aproximadamente, hasta el siglo III d. C.

Bibliografía

mm
Cecilia Martinez (B.S.)
Cecilia Martinez (Licenciada en Humanidades) - AUTORA. Redactora. Divulgadora cultural y científica.

Artículos relacionados