La Doctrina Reagan para acabar con el comunismo

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

La Doctrina Reagan fue la política exterior que implementó el presidente estadounidense, Ronald Reagan, a lo largo de sus dos mandatos, con el objetivo de erradicar al comunismo y poner fin a la Guerra Fría. Esta doctrina incluyó acciones diplomáticas y el apoyo directo a grupos armados de varios países de América Latina, Asia y África que luchaban contra el comunismo.

Contexto histórico: el avance del comunismo y la Guerra Fría

En el siglo XIX y principios del siglo XX se produjeron grandes cambios en el mundo, tanto a nivel social como político, económico e ideológico, como resultado de las revoluciones obreras, las guerras mundiales y otros conflictos sociales. En medio de esta transformación, cobraron una mayor importancia algunas ideologías políticas que tuvieron un gran impacto en el mundo, principalmente el capitalismo, el socialismo y el comunismo. Diferentes estados apoyaron estos sistemas políticos y económicos y algunos se convirtieron en referentes de los mismos.

Este es el caso de Estados Unidos, que surgió como el modelo del capitalismo, un sistema económico y social que considera el capital como generador de riqueza y fomenta y defiende la propiedad privada de los medios de producción y la distribución de los recursos por medio del mercado. 

En el socialismo, en cambio, se busca la conformación de una sociedad igualitaria, donde las instituciones y el Estado tienen un rol más destacado, dirigiendo y controlando todos los aspectos del sistema económico y político, así como la sociedad y su organización, los medios de producción, de modo que el sector privado de un país prácticamente desaparece. La Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas fue el primer estado en definirse como socialista y, por lo tanto, se convirtió en el referente de este sistema.

Si bien en un principio los conceptos de socialismo y comunismo fueron utilizados como sinónimos, en realidad el comunismo se considera como una versión más extrema y menos flexible del sistema socialista. En el comunismo, el Estado es el único que tiene el control de los medios de producción, de la iniciativa privada, la política y la economía del país. Asimismo, el comunismo rechaza los modelos capitalistas y busca erradicarlos. 

Al convertirse en una superpotencia después de la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética y su modelo económico y político claramente se transformaron en una amenaza para el capitalismo, que se estaba afianzando en Estados Unidos y Europa Occidental.

La Guerra Fría

A partir de 1945, la tensión entre estas superpotencias dio comienzo al período que se conoce como la Guerra Fría. Este fue un enfrentamiento a nivel político, económico, ideológico, social y militar entre los Estados Unidos y sus aliados occidentales y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y sus aliados de Europa Oriental, conocidos como “el bloque del Este”. La Unión Soviética fue el primer estado socialista y más tarde se convirtió en un modelo de estado que otros países intentaron replicar. Ambos estados compitieron para expandir su control en el mundo y establecer sus respectivos sistemas políticos en América Latina, Oriente Próximo, África y Asia.

En 1949, Estados Unidos creó la alianza militar de la OTAN para limitar la influencia de la Unión Soviética en Europa. En este período se produjeron diferentes conflictos que causaron inestabilidad en los gobiernos de varios países y le abrieron las puertas al comunismo. Algunos de estos acontecimientos fueron la creación del Pacto de Varsovia, en 1955; el bloqueo de Berlín, de 1948 a 1949; la segunda etapa de la guerra civil china desde 1946 a 1949; la guerra de Corea desde 1950 hasta 1953; la guerra del Sinaí en 1956; la crisis de Berlín en 1961 y la Crisis de octubre (de los misiles) en Cuba, en 1962.

Durante la Guerra Fría se produjo una constante lucha ideológica, política y a veces militar entre ambas superpotencias. Sin embargo, en este período también se desarrollaron nuevas políticas y se produjeron acuerdos y alianzas importantes entre Estados Unidos y la Unión Soviética, como los tratados para reducir el armamento nuclear, la cooperación para la exploración espacial y los Juegos Olímpicos e investigaciones científicas. 

Antecedentes de la Doctrina Reagan

Los gobiernos anteriores a Reagan habían implementado una política exterior de “contención” del comunismo, para evitar que se propagara por Europa. El 33° presidente de Estados Unidos, Harry S. Truman, estableció este tipo de política a fines de la década de 1940. Su sucesor, el presidente Dwight D. Eisenhower, implementó una política destinada a revertir la influencia de la Unión Soviética, pero desde un enfoque principalmente diplomático.

Algo similar ocurrió durante el gobierno del presidente Kennedy, que fue remiso a la hora de actuar, lo que permitió el establecimiento de grupos comunistas en el Caribe.

La tensión entre Estados Unidos y la Unión Soviética había ido en aumento, especialmente después de la Crisis de los Misiles Cubanos o la Guerra de octubre en Cuba en 1962. Los gobiernos estadounidenses continuaron con la política de contención y el apoyo encubierto a ciertos grupos que luchaban contra el comunismo.

Al acceder al poder, el presidente Reagan mostró una postura más directa. En 1983, declaró públicamente que la política de Estados Unidos con respecto a la Unión Soviética sería contener y revertir su expansión y apoyar abiertamente a las iniciativas en contra del comunismo.

El gobierno de Ronald Reagan

Ronald Reagan (1911-2004) fue el 40° presidente de los Estados Unidos. Provenía de una familia humilde de Illinois y comenzó su carrera en el mundo del entretenimiento, primero como comentarista deportivo en la radio y posteriormente como actor.

Años más tarde ingresó a la política y se convirtió en uno de los referentes del conservadurismo estadounidense, un movimiento político que ve al Estado como protector de las tradiciones y valores. Ya entonces, Reagan se mostraba en contra del comunismo. Esto también fue evidente entre los años 1967 y 1975, cuando fue gobernador de California.

Sus discursos, su experiencia como comunicador y su atractivo personal le permitieron cobrar una gran popularidad. En el año 1980 se convirtió en el candidato republicano a presidente y un año después ganó las elecciones presidenciales, derrotando a su predecesor, Jimmy Carter. En 1984 resultó reelecto y comenzó su segundo mandato como presidente. 

Reagan gobernó a Estados Unidos hasta el año 1989. Con sus 69 años y a punto de cumplir 70, fue el presidente de más edad de Estados Unidos hasta 2017, cuando Donald Trump, de 70 años, se convirtió en presidente. 

Reagan llevó adelante algunas reformas económicas como la “reaganomics“, pero fue más conocido por sus políticas diplomáticas y militares a nivel internacional, como por ejemplo, la polémica Doctrina Reagan.

Qué fue la Doctrina Reagan

La Doctrina Reagan fue la política exterior que implementó el gobierno de Estados Unidos al mando de Ronald Reagan contra el comunismo que promovía la Unión Soviética, a quienes muchos veían como un modelo a seguir. Básicamente se centró en implementar una política dual: por un lado, ejercer la diplomacia atómica, que consistía en amenazar con una guerra nuclear para alcanzar objetivos políticos y diplomáticos; y por otro lado, apoyar a movimientos anticomunistas en diferentes partes del mundo para evitar la expansión del comunismo, erradicarlo y terminar con la Guerra Fría.

La Doctrina Reagan se basó en “hacer retroceder” activamente la creciente influencia comunista en algunos países de Centroamérica, Asia y África. Debido a ello, esta doctrina se diferenció de la de sus predecesores, que hasta ese momento habían aplicado una política de “contención”.

Implementación de la Doctrina Reagan

La Doctrina Reagan se comenzó a implementar en el primer mandato de Reagan. Esta política fue una acción más proactiva contra la influencia de la Unión Soviética y significó la intensificación de los enfrentamientos políticos, económicos y militares en el marco de la Guerra Fría.

En la implementación de la Doctrina Reagan, Estados Unidos utilizó todos los recursos disponibles: la CIA, la Marina Estadounidense, el Cuerpo de Marines, tropas locales en los países donde se realizaron las intervenciones, bloqueos navales, embargos y coacciones diplomáticas.

Discursos anticomunistas

Además de las medidas políticas y militares, la Doctrina Reagan incluyó varios discursos del presidente, que lo destacaron como un excelente comunicador y permitieron que la doctrina alcanzara una gran popularidad y difusión en algunos momentos cruciales.

De hecho, se considera que los discursos de Reagan fueron otra estrategia para la implementación práctica de la Doctrina Reagan. En los fuertes discursos del presidente de Estados Unidos, este acusó a la Unión Soviética y resaltó la necesidad de acabar con el comunismo :

  • En su primera conferencia de prensa como presidente, Reagan, cuestionó la legitimidad del gobierno soviético. En 1983, en otro de sus discursos más destacados, denunció a la Unión Soviética y la describió como “el imperio del mal” y “el centro del mal del mundo moderno”. También denominó a la guerra contra el comunismo como una lucha entre “el bien y el mal” e instó a la OTAN a desplegar misiles nucleares en Europa Occidental para contrarrestar la amenaza de los misiles de la Unión Soviética, que se estaba estableciendo en Europa Oriental. Además, Reagan apoyó públicamente a los movimientos anticomunistas de todo el mundo. Los soviéticos respondieron a su discurso alegando que el gobierno de Reagan tenía una visión “anticomunista conflictiva, belicosa y lunática”. 
  • En distintos discursos, Reagan elogió y definió a los movimientos anticomunistas como “luchadores por la libertad”.
  • En otro de sus discursos memorables en 1983, Reagan propuso un sistema de defensa antimisiles llamado Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI). Este discurso y el proyecto mencionado recibieron el nombre de Star Wars, “la guerra de las galaxias”, ya que incluía armas espaciales con láseres y partículas subatómicas, al mejor estilo de la extraordinaria saga cinematográfica.
  • En 1985, Reagan pronunció un discurso invitando a los ciudadanos estadounidenses a formar un Estado de la Unión para enfrentar a la Unión Soviética y el comunismo. También señaló que “la libertad […] es el derecho universal de todos los hijos de Dios” y que la “misión” de Estados Unidos era defenderla.
  • Cerca del final de su mandato, en 1987, Reagan dio otro discurso emblemático en la Universidad Estatal de Moscú en Berlín Occidental, de pie bajo un busto de Lenin. Allí apeló a Mijaíl Gorbachov y lo instó a derribar el Muro de Berlín, que desde 1961 dividía a Alemania en una parte capitalista y otra comunista.

Intervenciones en otros países

La Doctrina Reagan se caracterizó por el aumento de la intervención de Estados Unidos en otros países, principalmente del Tercer Mundo. La mayoría de estos países estaban atravesando períodos de transición e inestabilidad después de revoluciones populares. Algunos de los primeros ejemplos de la aplicación de la política exterior de la Doctrina Reagan fueron:

  • La intervención militar en Líbano. Tras la invasión israelí en Líbano en el año 1982, Estados Unidos envió 800 marines para unirse a las fuerzas internacionales encargadas de supervisar la evacuación de guerrilleros palestinos.
  • La intervención militar en la isla de Granada, ubicada en el Caribe, en el año 1983. Después del asesinato y el derrocamiento del primer ministro Maurice Bishop, en Granada surgió un nuevo régimen socialista que contaba con la financiación de la Unión Soviética y Cuba. Estados Unidos envió su ejército a Granada para luchar contra tropas cubanas y evitar el establecimiento de un gobierno comunista. 
  • Durante la administración de Reagan, Estados Unidos apoyó al grupo UNITA, que luchaba contra el gobierno del Movimiento Popular de Liberación de Angola, durante la Guerra Civil de Angola que comenzó en 1975 y se extendió hasta el 2002.

Otros ejemplos de la Doctrina Reagan

En el segundo mandato de Reagan se reforzó su política exterior bajo esta doctrina. Los ejemplos más destacados de este período fueron:

  • El bombardeo de Libia: en 1986, Estados Unidos llevó a cabo la operación “Eldorado Canyon” enviando a sus fuerzas armadas a Libia. Allí, el ejército estadounidense bombardeó centros de entrenamiento terrorista y bases militares libias.
  • Escándalo Irán-Contras: Aunque bastante polémica, la Doctrina Reagan resultó ser efectiva para lograr los objetivos que se había propuesto Estados Unidos. Sin embargo, entre los años 1985 y 1986, este país llevó a cabo varias acciones ilegales, que estaban prohibidas por el Senado estadounidense. Esto posteriormente se conoció como el escándalo Irán-Contras, o Irangate. Durante el gobierno de Reagan, Estados Unidos le vendió armamento militar a Irán, a pesar de que este país estaba embargado por el país estadounidense y supuestamente no podía comprar armas. Además, Estados Unidos contribuyó a la financiación de grupos armados nicaragüenses, llamados “Contras”, que luchaban contra el gobierno oficial de Nicaragua que había resultado de la Revolución Sandinista de 1979. 
  • Estados Unidos apoyó a gobiernos autoritarios en El Salvador y Guatemala y utilizó a Honduras como base para entrenar a los Contras nicaragüenses.

Otros ejemplos de la implementación de la Doctrina Reagan fueron:

  • El apoyo a los muyahidines en Afganistán: desde 1978 hasta 1989, durante la presidencia de Jimmy Carter y con mayor intensidad durante el gobierno de Reagan, Estados Unidos financió y apoyó la yihad o guerra santa de los grupos armados de Afganistán, conocidos como muyahidines. En 1978 se había producido una revolución en este país asiático y estaba afianzándose un gobierno socialista. Con el fin de amenazar la frontera sur de la Unión Soviética y evitar que el comunismo cobrara fuerza en esta región, los agentes de la CIA reclutaron yihadistas, entregaron armamento y financiaron sus operaciones. Los acontecimientos del principio del siglo XXI, en los que el territorio de los Estados Unidos fue escenario de tremendos ataques por parte de yihadistas, demostraron el enorme error que supuso aquel apoyo a los extremistas religiosos afganos.
  • Reagan negoció con el secretario general soviético Mijaíl Gorbachov para llegar a un acuerdo entre Estados Unidos y la Unión Soviética para restringir el uso de armas nucleares. Esto culminó con la firma del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF) en el año 1987 y su posterior ratificación en el Congreso estadounidense, en 1988.

La influencia de esta doctrina fue tal que continuó implementándose incluso en el gobierno de su sucesor, George HW Bush hasta 1991, cuando finalizó la Guerra Fría.

Consecuencias de la Doctrina Reagan

La Doctrina Reagan se consideró como una interferencia de Estados Unidos en los asuntos nacionales de los países tercermundistas a los que supuestamente estaba apoyando para que combatieran al comunismo.

La mayoría de los historiadores coinciden en que la Doctrina Reagan fue clave para detener el avance del comunismo, lograr el fin de la Guerra Fría y la disolución de la Unión Soviética en el año 1991.

Para los partidarios de Reagan, la doctrina fue un éxito ya que permitió revertir la expansión del comunismo y la influencia soviética. En Nicaragüa, El Salvador y Guatemala, Estados Unidos ayudó a establecer gobiernos más favorables para su política exterior. En Afganistán, los muyahidines lograron que las fuerzas armadas soviéticas se retiraran, aunque el país pasó a ser uno de los centros del terrorismo yihadista mundial. 

Sin embargo, la intervención de Estados Unidos en otros estados con la excusa de aplicar la Doctrina Reagan también causó muchos problemas políticos y diplomáticos entre estos países. Asimismo, el apoyo a ciertos movimientos provocó una gran estabilidad en las regiones intervenidas, algo que continuó hasta varios años después con una serie de gobiernos autoritarios, golpes de Estado y gobiernos de transición, un proceso que, en algunos casos, sigue ocurriendo en la actualidad.

A pesar de todo, y teniendo en cuenta el objetivo de la Doctrina Reagan, se puede decir que sí resultó ser efectiva para Estados Unidos, ya que contrarrestó los esfuerzos de la Unión Soviética para expandir su sistema político e influencia y contribuyó a su disolución. 

En la década de 1980, el líder soviético Mijaíl Gorbachov realizó diferentes reformas políticas para evitarlo, pero finalmente, las políticas anticomunistas, los problemas económicos y conflictos internos y externos de la Unión Soviética condujeron a su caída en 1991. Con la derrota de la Unión Soviética y el comunismo, terminó también la Guerra Fría, y Estados Unidos se afianzó como gran potencia mundial. 

Fuentes

  • Sánchez Galán, J. Diferencia entre socialismo y comunismo. Economipedia. Disponible aquí.
  • Britannica. Relations with the Soviet Union of Ronald Reagan. Disponible aquí.
  • MCamericanpresident. President Ronald Reagan – “Evil Empire” Speech. YouTube. Disponible aquí.
  • Reagan Foundation. National Security: President Reagans Address on Defense and National Security 3/23/83. YouTube. Disponible aquí.
mm
Cecilia Martinez (B.S.)
Cecilia Martinez (Licenciada en Humanidades) - AUTORA. Redactora. Divulgadora cultural y científica.

Artículos relacionados