El caso de McCulloch contra Maryland

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

El caso McCulloch contra Maryland fue un caso judicial muy importante en la historia legal de los Estados Unidos. Se trata de una demanda interpuesta por James W. McCulloch contra el estado de Maryland ante la Corte Suprema de Justicia de dicho país en febrero de 1819.

La decisión de la Corte Suprema se emitió el 6 de marzo del mismo año, afirmando los poderes implícitos del gobierno federal, es decir, aquellos poderes que, no estando especificados en la Constitución política de dicho país, le correspondían al gobierno central de manera implícita. Además, la decisión de la Corte Suprema también limitaba el poder de los estados para sentenciar leyes que interfirieran con las leyes emanadas por el cuerpo legislativo de la nación en forma del Congreso de los Estados Unidos.

La causa de la demanda

La demanda de McCulloch se originó cuando el gobierno federal, por medio del Congreso, estableció una ley que creaba el banco The Second Bank of the United States (El Segundo Banco de los Estados Unidos) en 1816. Se trataba entonces de un banco federal que buscaba expandir el poder del gobierno central a lo largo y ancho de la nación para así facilitar el cumplimiento de su misión, tal como estaba consagrada en la Constitución.

Como era de esperar, a los estados no les gustó la idea de que el gobierno federal aumentara su poder e influencia, por lo que comenzaron a tomar acciones en contra del recién creado banco.

Abre la primera sucursal de The Second Bank of the United States en Maryland

En 1817 abrió la primera sucursal del Segundo Banco de los Estados Unidos en la ciudad de Baltimore en el estado de Maryland. En un intento de limitar el poder del gobierno federal en el estado y así salvaguardar su soberanía, la Asamblea General del estado de Maryland aprobó una ley el 11 de febrero de 1818 que atacaba indirectamente al recién creado banco.

Legislación estatal dirigida a atacar al banco federal

La recién creada ley obligaba a cualquier banco autorizado fuera del estado a imprimir billetes solo en determinadas denominaciones y solo utilizando un papel timbrado especial que incorporaba un impuesto a cada billete de cada denominación. La ley no mencionaba directamente a bancos o instituciones financieras federales, pero era evidente que el objetivo que la ley tenía en la mira no era otro que el Segundo Banco de los Estados Unidos creado el año anterior.

Además del impuesto y de la prohibición de la emisión de billetes que no se ajustaran a dicha ley estatal, esta también imponía una multa de $500 por cada infracción a cada funcionario que trabajase en el banco (incluyendo al director, Presidente o incluso cualquier cajero) y que no cumpliera con lo dispuesto en la ley.

James McCulloch, quien en ese momento era el jefe de caja de la nueva sucursal del The Second Bank of the United States en Baltimore, se negó a pagar el impuesto establecido en la nueva ley, emitiendo billetes sin el timbre fiscal, por lo que el estado le cobró la multa establecida en la nueva ley. McCulloch rehusó pagar la multa y el estado lo demandó, ganando el caso.

McCulloch apeló su caso al tribunal estatal de apelaciones, siguiendo el procedimiento habitual en estos casos.

La decisión de las cortes del estado de Maryland

La corte de apelaciones del estado de Maryland ratificó la decisión de la corte inferior, exigiendo a McCulloch el pago de la multa. Además, dictaminó que la existencia del The Second Bank of the United States era inconstitucional, debido a que la Constitución de los Estados Unidos no especificaba de manera expresa que el gobierno federal tuviera el poder de crear dicho banco.

McCulloch lleva el caso a la Corte Suprema

No satisfecho con la decisión de la corte de apelaciones del estado, McCulloch llevó su caso al máximo representante del poder judicial en los Estados Unidos, la Corte Suprema de Justicia. Las preguntas relevantes del caso eran:

  • ¿Tiene el gobierno federal el derecho de crear un banco federal?
  • ¿La ley promulgada por el estado de Maryland interfiere con los poderes constitucionales del Congreso de los Estados Unidos?

Ambos lados del caso tenían un equipo de abogados de alto nivel e influencia. El estado de Maryland era representado por el Fiscal General del estado, Luther Martin, quien había servido como delegado en la Convención Constitucional de 1787. Martin era un conocido opositor del establecimiento de un gobierno centralizado fuerte.

El principal argumento de Martin se basó en la décima enmienda a la Constitución, según la cual cualquier poder que la Constitución no le delegue al gobierno federal o que no le prohíba expresamente a los estados, será reservado para los estados o para el pueblo americano.

Del lado de McCulloch y, por lo tanto, del banco federal, estaba Daniel Webster, un orador apasionado y muy habilidoso que sirvió tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes, y que abogaba por un estado central con poder sobre los gobiernos estatales. Su argumento se basó en una cláusula presente en el artículo 1, sección 8 de la Constitución en la que se establece que el Congreso tiene el poder de crear toda aquella ley que sea necesaria y apropiada para ejercer algún poder que la Constitución sí le confiera al gobierno federal de manera expresa.

Webster arguyó que la creación del banco federal era necesaria y apropiada para llevar a cabo la recolección de impuestos a lo largo y ancho de la nación, prestar dinero, apoyar a las fuerzas armadas, regular el comercio interno y externo y otra serie de funciones esenciales.

La decisión del caso McCulloch contra Maryland

Tras deliberar, el presidente de la Corte Suprema, el 6 de marzo de 1819, John Marshall, leyó las dos decisiones tomadas de forma unánime por la corte. Con respecto a la primera pregunta sobre si el gobierno federal tenía o no el derecho a crear el The Second Bank of the United States, la corte decidió que sí tenía derecho, a pesar de no establecerse de manera expresa en la Constitución.

El caso de McCulloch contra Maryland

La corte consideró que la creación del banco sí se ajustaba a la descripción de “necesario y apropiado” a la que se refiere la cláusula del artículo 1, sección 8 de la Constitución.

En relación a la segunda pregunta, al sentenciar la legitimidad del Segundo Banco Federal de los Estados Unidos, resultaba evidente que las acciones del estado de Maryland en contra de la institución resultaban inconstitucionales, dictaminando que la ley promulgada por el estado interfería con el poder del Congreso para crear el citado banco.

Significado histórico e importancia del caso McCulloch contra Maryland

El caso McCulloch contra Maryland representa mucho más que una decisión para salvaguardar el banco central creado en 1816. Esta sentencia sentó un precedente en la legislación norteamericana que abrió las puertas para el fortalecimiento del gobierno federal. Citando lo dispuesto en el artículo 4 de la Constitución, que dice que la ley sentenciada por el Congreso será la ley suprema en toda la nación, Marshall expresó que los estados no tienen el derecho, ni por imposición de impuestos no por ningún otro medio, de impedir, retardar, dificultar o de alguna otra manera controlar la operación de las leyes establecidas por el Congreso que le permitan al gobierno federal ejecutar los poderes otorgados al mismo por la Constitución.

A pesar de que la decisión de la Corte Suprema no pudo evitar la caída del segundo banco federal de los Estados Unidos luego de que el Presidente Andrew Jackson ordenara que todos sus fondos fueran trasferidos a los bancos estatales, la verdadera relevancia de este caso no solo abarcó el mundo financiero.

Muchos historiadores y académicos consideran que la decisión de Marshall y los demás jueces de la Corte Suprema marcó el surgimiento del “estado administrativo” en los Estados Unidos. Esto se refiere a la creación de un sistema de gobierno central en el que este emplea oficiales gubernamentales para vigilar y controlar muchos aspectos de la vida diaria de los estadounidenses. Para algunos esto es algo bueno o, en el peor de los casos, inconsecuente. Sin embargo, para otros, representa una catástrofe liberticida con la que deben lidiar todos los días.

Referencias

History.com Editors. (2022, 11 enero). McCulloch v. Maryland. HISTORY. https://www.history.com/topics/united-states-constitution/mcculloch-v-maryland

Khan Academy. (2019). McCulloch v. Maryland (1819) (article). https://www.khanacademy.org/humanities/ap-us-government-and-politics/foundations-of-american-democracy/constitutional-interpretations-of-federalism/a/mcculloch-v-maryland-1819

McCulloch v. Maryland. (s. f.). Oyez. https://www.oyez.org/cases/1789-1850/17us316

The Editors of Encyclopaedia Britannica. (2021, 14 octubre). McCulloch v. Maryland | Summary, Impact, & Facts. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/event/McCulloch-v-Maryland

U.S. National Archives and Records Administration. (2022, 10 mayo). McCulloch v. Maryland (1819). National Archives. https://www.archives.gov/milestone-documents/mcculloch-v-maryland

mm
Israel Parada (Licentiate,Professor ULA)
(Licenciado en Química) - AUTOR. Profesor universitario de Química. Divulgador científico.

Artículos relacionados