El mito de Er de “La República” de Platón

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.

Platón fue un filósofo griego que vivió entre los años 427 y 347 antes de Cristo. Fundador de la Academia de Atenas, alumno de Sócrates y maestro de Aristóteles, escribió La República, una extensa obra que recoge sus ideas filosóficas. El mito de Er está contenido en La República: es la historia con la que Platón concluye su obra.

Papiro de Oxirrinco con texto de La República de Platón.
Papiro de Oxirrinco con texto de “La República” de Platón.

Er era un soldado que se cree está muerto y desciende al inframundo, pero luego revive; es enviado de regreso al mundo de los vivos para transmitirle a la humanidad lo que les espera después de la muerte. Los justos serán recompensados y los malvados castigados; las almas renacen en un nuevo cuerpo y en una nueva vida, y la vida que elijan reflejará cómo han vivido su vida anterior y cómo era su alma al morir. A continuación se transcribe una traducción del mito de Er, de Platón.

El mito de Er

«Bueno, dije, te contaré una historia; no es es uno de los cuentos que Odiseo le cuenta al héroe Alcínoo, pero sí es la historia de un héroe, Er, el hijo de Armenio, pánfilo de nacimiento. Lo mataron en batalla y diez días después, cuando los cuerpos de los muertos ya estaban corrompidos, su cuerpo no se vio afectado por la descomposición y lo llevaron a casa para enterrarlo.

En el duodécimo día, mientras yacía en la pira funeraria, volvió a la vida y les contó lo que había visto en el otro mundo. Dijo que cuando su alma dejó su cuerpo se fue de viaje con una gran compañía, y que llegaron a un lugar misterioso en el que había dos aberturas en la tierra; estas estaban juntas y frente a ellas había otras dos aberturas hacia el cielo.

En el espacio intermedio estaban sentados los jueces, los cuales ordenaban a los justos después de haberlos juzgado y haber fijado sus sentencias frente a ellos, tras lo cual ascendieron por el camino celestial a la diestra. De la misma manera, los jueces ordenaron a los injustos que descendían por el camino de la izquierda. Estos también llevaban los símbolos de sus hechos adheridos a sus espaldas.

Er se acercó y le dijeron que él sería el mensajero que informaría sobe el otro mundo a los hombres; le pidieron que escuchara y viera todo lo que debía escucharse y verse en ese lugar. Entonces contempló: vio a un lado las almas que partían por la abertura del cielo y de la tierra cuando se les había dictado sentencia; en las otras dos aberturas vio otras almas, algunas ascendiendo de la tierra, polvorientas y agotadas por el viaje; otras, descendiendo del cielo, limpias y brillantes.

Al llegar parecían haber venido de un largo viaje y salían con alegría al prado donde acampaban como en una fiesta. Los que se conocían se abrazaban y conversaban; las almas que venían de la tierra preguntaban con curiosidad sobre los asuntos de arriba; las almas que venían del cielo preguntaban sobre los asuntos de abajo.

Se contaban unos a otros lo que había sucedido en el camino. Los de abajo lloraban, afligidos por el recuerdo de lo que habían sufrido y visto en su viaje bajo la tierra, viaje que duró mil años. Mientras, los de arriba describían delicias celestiales y visiones de una belleza inconcebible.

La historia, Glaucón, tardaría demasiado en contarse, pero el resumen sería el siguiente. Er dijo que por cada daño que le habían hecho a alguien, lo habrían de sufrir diez veces, o una vez cada cien años. Se calcula que cien años es la duración de la vida del hombre y la pena se paga así diez veces cada mil años. Si, por ejemplo, había alguien que había sido la causa de muchas muertes, o había traicionado o esclavizado ciudades o ejércitos, o había sido culpable de cualquier otro comportamiento malvado, por todas y cada una de sus ofensas recibiría diez veces el castigo. Las recompensas por la beneficencia, la justicia y la santidad estaban en la misma proporción.

No necesito repetir lo que Er dijo sobre los niños pequeños que mueren casi tan pronto como nacen. Sobre piedad e impiedad hacia dioses, padres y asesinos hubo asignaciones mayores que las que describió. Mencionó que estaba presente cuando uno de los espíritus le preguntó a otro: “¿dónde está Ardiaeus el Grande?” La respuesta del otro espíritu fue: “él no viene aquí y nunca vendrá”. Y esto, dijo, fue uno de los espantosos espectáculos que nosotros mismos presenciamos.*

Estábamos en la boca de la caverna y, tras haber completado todas nuestras experiencias, estábamos a punto de volver a ascender, cuando de repente aparecieron Ardiaeus junto a otros, la mayoría de los cuales eran tiranos; además de los tiranos había personas que habían sido grandes criminales. Estaban justamente a punto de regresar al mundo superior, pero la boca, en lugar de admitirlos, soltaba un rugido cada vez que alguno de estos pecadores incurables o alguien que no había sido lo suficientemente castigado intentaba ascender; acto seguido, hombres salvajes encendidos en flamas que estaban esperando y escuchaban el sonido, los agarraban y se los llevaban. Y a Ardiaeus y a otros les ataron la cabeza, los pies y las manos, los arrojaban y los desollaban con látigos, declarando a quienes pasaban cuáles eran sus crímenes, y que su destino sería ser arrojados al infierno.

Y de todos los muchos terrores que habían soportado, Er dijo que no había ninguno como el terror que cada uno de ellos sintió en ese momento, para que no oyeran la voz. Cuando hubo silencio, ascendieron uno por uno, con gran alegría. Estas, dijo Er, eran las penas y las retribuciones; y había bendiciones igualmente grandes».

Platón y Aristóteles.
Platón y Aristóteles.

«Ahora bien, cuando los espíritus que estaban en la pradera hubiesen completado allí siete días, al octavo se veían obligados a continuar su viaje. Luego, al cuarto día dijo que habrían llegado a un lugar donde podían ver desde arriba una línea de luz, recta como una columna, que se extiende por todo el cielo y por la tierra, en un color que se asemeja al arcoíris, solo que más brillante y más puro. Otro día de viaje los llevaba a ese lugar y allí, en medio de la luz, veían cómo bajaban los extremos de las cadenas del cielo; porque esta luz es el cinturón del cielo y mantiene unido el círculo del universo, como las vigas inferiores de un trirreme.

Desde estos extremos se extiende el eje de la Necesidad, sobre el que todo gira. Tanto el eje y como su gancho están hechos de acero, mientras que la espira está hecha en parte de acero y también en parte de otros materiales.

Ahora la forma del verticilo es como la del que se utiliza en la tierra, y describirlo implicaba que hay un gran espiral hueco que está excavado, y en él se encaja otro menor, y otro, y otro, y otros cuatro, completando ocho en total, como recipientes que encajan entre sí. Los verticilos muestran sus bordes en el lado superior, mientras que en su lado inferior todos juntos forman un verticilo continuo.

Esto es perforado por el eje que se dirige a casa a través del centro del octavo. El primer verticilo, el más externo, tiene el borde más ancho, y los siete espirales internos son más estrechos. Las proporciones son las siguientes: el sexto es próximo al primero en tamaño, el cuarto es similar al sexto; luego viene el octavo; el séptimo verticilo es el quinto en tamaño, el quinto verticilo es el sexto en tamaño, el tercer verticilo es el séptimo en tamaño, y el último verticilo en tamaño es el segundo en orden.

Las estrellas más grandes, o estrellas fijas, son las más brillantes, y la séptima (o Sol) es la más brillante; la octava (o Luna) es coloreada por la luz reflejada por la séptima; la segunda y la quinta (Saturno y Mercurio) son de color similar entre sí y más amarillas que las anteriores; la tercera (Venus) es la que tiene la luz más blanca; la cuarta (Marte) es rojiza; la sexta (Júpiter) es la segunda en blancura.

Ahora, todo el eje tiene el mismo movimiento; pero, como el conjunto gira en una dirección, los siete círculos internos se mueven lentamente en la otra, y de estos el más rápido es el octavo; le siguen en rapidez el séptimo, sexto y quinto, que se mueven juntos; el tercero en rapidez parecía moverse de acuerdo con la ley del movimiento inverso del cuarto; el tercer círculo es el cuarto en rapidez, mientras que el segundo es el quinto.

El eje gira sobre las rodillas de la Necesidad y en la superficie superior de cada círculo hay una sirena, la cual gira con ellos, cantando un solo tono o nota.

Los ocho juntos forman un conjunto armónico. Alrededor, a intervalos iguales, hay otro grupo de tres figuras, cada una sentada en su trono. Estas son las Moiras, (Parcas en la mitología romana), hijas de la Necesidad. Sus nombres son Láquesis, Cloto y Átropos, están vestidas con túnicas blancas y tienen pequeñas coronas en la cabeza; acompañan con sus voces la armonía de las sirenas. Láquesis canta sobe el pasado, Cloto sobre el presente y Átropos sobre el futuro. De vez en cuando, Cloto ayuda a la revolución del círculo exterior de la espira o eje con un toque de su mano derecha; con su mano izquierda, Átropos toca y guía a los interiores, y Láquesis afianza a cada uno a su vez, primero con una mano y luego con la otra».

Platón
Platón

«Cuando Er y los espíritus llegaron, su deber era ir inmediatamente con Láquesis. Pero antes que nada vino un profeta que los ordenó; luego tomó de las rodillas de Láquesis los números y muestras de vidas. Tras subir a un alto púlpito, el profeta dijo lo siguiente: “Escucha la palabra de Láquesis, la hija de la Necesidad. Almas mortales, he aquí un nuevo ciclo de vida y mortalidad. Tu genio no te será asignado, pero elegirás tu genio; y el que sea primero tendrá la primera opción y la vida que elija será su destino. La virtud es gratuita y cuando un hombre la honra o la deshonra tendrá más o menos de ella; la responsabilidad es del que elige: Dios es justificado.”

Cuando el Intérprete hubo hablado así, distribuyó los números indistintamente entre todos, y cada uno tomó el que estaba cerca de él, todos menos Er mismo, a quien no se le permitió. Al tomarlo, cada uno supo el número que había obtenido.

Entonces el Intérprete colocó en el suelo ante ellos las muestras de vidas; había muchas más vidas que las almas presentes y eran de todo tipo. Había vidas de todos los animales y del hombre en todas las condiciones. Y entre ellas hubo tiranías; algunas duraron la vida del tirano, otras que se quebraron a la mitad y terminaron en la pobreza, el exilio y la mendicidad. Hubo vidas de hombres famosos, algunos de los cuales eran famosos por su forma y belleza, así como por su fuerza y por su éxito en los juegos, o, nuevamente, por su nacimiento y las cualidades de sus antepasados. Otros hombres eran lo contrario de los famosos por las cualidades opuestas.

Y también había vidas de mujeres; sin embargo, no tenían ningún carácter definido, porque el alma, al elegir una nueva vida, debe necesariamente volverse diferente. Pero había todas las demás cualidades y todas se mezclaban entre sí, y también con elementos de riqueza y pobreza, enfermedad y salud; igualmente, había estados mezquinos.

Y aquí, mi querido Glaucón, está el peligro supremo de nuestro estado humano y por lo tanto se debe tener el mayor cuidado. Que cada uno de nosotros deje todo otro tipo de conocimiento y busque y siga una sola cosa, si acaso puede aprender y puede encontrar a alguien que le permita aprender y discernir entre el bien y el mal, y así elegir siempre y en todas partes la mejor vida que tenga en la oportunidad.

Deberá considerar la relación de todas estas cosas que se han mencionado individual y colectivamente sobre la virtud; debe saber cuál es el efecto de la belleza cuando se combina con la pobreza o la riqueza en un alma en particular, y cuáles son las consecuencias buenas y malas del nacimiento noble y humilde, de la posición pública y privada, de la fuerza y de la debilidad, de la inteligencia y la torpeza, y de todos los dones naturales y adquiridos del alma, y el funcionamiento de ellos cuando se combinan. Solo entonces mirará la naturaleza del alma y de la consideración de todas estas cualidades podrá determinar cuál es la mejor y cuál es la peor; y así elegirá, dando el nombre de maldad a la vida que hará su alma más injusta, y buena a la vida que hará su alma más justa; todo lo demás lo ignorará.

Porque hemos visto y sabemos que esta es la mejor opción tanto en la vida como después de la muerte. Un hombre debe llevar consigo al mundo de abajo una fe inflexible en la verdad y la justicia, para que tampoco allí lo deslumbre el deseo de riqueza u otros atractivos del mal, no sea que, al caer en tiranías y villanías similares, cometa males irremediables a otros y sufra aún peor él mismo. Debe saber cómo elegir el medio y evitar los extremos de ambos lados, en la medida de lo posible, no solo en esta vida sino en toda la venidera. Porque este es el camino de la felicidad.

Y según el informe del mensajero del otro mundo, esto fue lo que dijo el profeta en ese momento: “Incluso para el último que llegue, si elige sabiamente y vive con diligencia, se le ha designado una existencia feliz y no indeseable. No se descuide el que elige primero y no se desespere el último”. Y cuando hubo hablado, el que tenía la primera opción se adelantó y en un momento eligió la mayor tiranía; su mente se había oscurecido por la locura y la sensualidad, no había pensado en todo el asunto antes de elegir, y no percibió a primera vista que estaba destinado, entre otros males, a devorar a sus propios hijos.

Pero cuando tuvo tiempo de reflexionar y vio lo que había elegido comenzó a golpearse el pecho y a lamentarse por su elección, olvidando lo proclamado por el profeta; porque en lugar de echarse la culpa de su desgracia sobre sí mismo, acusó al azar, a los dioses y a todo en lugar de a sí mismo. Ahora, era uno de los que venían del cielo y en una vida anterior había vivido en un estado bien ordenado, pero su virtud era sólo una cuestión de hábito y no tenía filosofía.

Y era cierto que otros que fueron igualmente superados, que la mayor parte de ellos venían del cielo y por lo tanto nunca habían sido educados por la experiencia, mientras que los peregrinos que venían de la tierra, habiendo sufrido y visto sufrir a otros, no tenían prisa por elegir. Y debido a esta inexperiencia, y también porque la suerte fue una casualidad, muchas de las almas cambiaron un buen destino por uno malo, o un mal por un bien.

Porque si un hombre a su llegada a este mundo se hubiera dedicado desde el principio a la sana filosofía y hubiera sido moderadamente afortunado en el número obtenido, podría, como informó el mensajero, ser feliz aquí; su viaje a otra vida, en lugar de ser áspero y subterráneo, sería suave y celestial. Lo más curioso, dijo, era el espectáculo: triste, risible y extraño, porque la elección de las almas se basaba, en la mayoría de los casos, en su experiencia de una vida anterior.

Allí vio al alma que había sido Orfeo eligiendo la vida de un cisne por enemistad con la raza de las mujeres; odiaba nacer de una mujer porque habían sido sus asesinas. También contempló el alma de Tamiris elegir la vida de un ruiseñor; en cambio, pájaros como el cisne y otros cantores querían ser hombres.

El alma que obtuvo el vigésimo número eligió la vida de un león y esta era el alma de Áyax, hijo de Telamón, que no quiso ser hombre, recordando la injusticia que se le cometió en el juicio sobre las armas. El siguiente fue Agamenón, quien se dio la vida de un águila porque, como Áyax, odiaba la naturaleza humana a causa de sus sufrimientos.

Hacia la mitad llegó el turno de Atalanta; ella, viendo la gran fama de un atleta, no pudo resistir la tentación. Y tras ella siguió el alma de Epeo, el hijo de Panopeo, quien pasó a la naturaleza de una mujer astuta en las artes; y a lo lejos, entre los últimos que eligieron, el alma del bufón Tersites elegía la forma de un mono.

También llegó el alma de Odiseo, que aún no había tomado una decisión, y su elección resultó ser la última de todas. Ahora, el recuerdo de los trabajos anteriores lo había desencantado de la ambición, y anduvo durante un tiempo considerable en busca de la vida de un hombre sencillo que no tenía preocupaciones; tuvo alguna dificultad para encontrar esta vida, que había sido descuidada por todos los demás. Cuando lo vio dijo que él habría hecho lo mismo si su turno hubiera sido el primero en lugar del último y que estaba encantado de elegirla».

Platón
Platón

«Y no solo los hombres pasaron a ser animales, sino que también debo mencionar que hubo animales mansos y salvajes que se transformaron unos en otros y en las correspondientes naturalezas humanas: el bueno en gentil y el malo en salvaje, en todo tipo de combinaciones.

Todas las almas habían elegido ahora sus vidas y fueron en el orden de su elección con Láquesis, quien envió con ellas al genio que habían elegido solidariamente para que fuera el guardián de sus vidas y el cumplidor de la elección. Este genio condujo a las almas primero con Cloto y las atrajo dentro de la revolución del eje impulsado por su mano, ratificando así el destino de cada una; y luego, cuando se sujetaron al eje, llevaron a las almas con Átropos, quien trenzaba los hilos y los hacía irreversibles, de donde sin volverse pasaron bajo el trono de la Necesidad. Cuando todos pasaron, marcharon en un calor abrasador hacia la llanura del Olvido, que era un desierto estéril, desprovisto de árboles y verdor. Luego, al anochecer, acamparon junto al río del Olvido, cuyas aguas no pueden contenerse en ningún recipiente; todos estaban obligados a beber una cierta cantidad, y los que no fueron salvados por la sabiduría bebieron más de lo necesario. Y, mientras bebía, cada uno olvidó todo.

Ahora, después de que se habían ido a descansar, alrededor de la medianoche hubo una tormenta eléctrica y un terremoto. Acto seguido, en un instante, se les llevó hacia arriba en todo tipo de formas hacia su nacimiento, como estrellas disparadas. El mismo Er se vio impedido de beber el agua. De qué manera o por qué medio regresó a su cuerpo cuerpo, no pudo decirlo; solo que, por la mañana, al despertar repentinamente, se encontró tendido en la pira.

Y así, Glaucón, el cuento se ha salvado y no ha perecido, y nos salvará si somos obedientes a la palabra dicha; pasaremos a salvo el río del Olvido y nuestra alma no se contaminará. Por lo tanto, mi consejo es que nos aferremos siempre al camino celestial y sigamos siempre la justicia y la virtud, considerando que el alma es inmortal y capaz de soportar todo tipo de bien y todo tipo de mal.

Así viviremos queriéndonos unos a otros, y a los dioses, tanto mientras permanecemos aquí como cuando, como los vencedores en los juegos que van a recoger los premios, recibamos nuestra recompensa. Y nos irá bien tanto en esta vida como en la peregrinación de mil años que hemos descrito».

*Ardiaeos vivió mil años antes de la época de Er: había sido el tirano de alguna ciudad de Panfilia, y había asesinado a su anciano padre y a su hermano mayor; se decía que había cometido muchos otros crímenes abominables.

Fuentes

G. M. A. Grube. El pensamiento de Platón. Editorial Gredos, Madrid, España, 1988.

Platón. Diálogos IV – La República. Traducción de Conrado Enggers Lans. Editorial Gredos, Madrid, España, 1988.

mm
Sergio Ribeiro Guevara (Ph.D.)
(Doctor en Ingeniería) - COLABORADOR. Divulgador científico. Ingeniero físico nuclear.
Artículo anteriorChoque inelástico perfecto
Artículo siguiente¿Qué fue el reino de Kush?

Artículos relacionados