Cómo extraer ADN de un plátano

- Advertisement -

Este es uno de los procesos más conocidos popularmente para extraer material genético vegetal y poder observarlo en un microscopio. También se puede hacer con tomates, maracuyás u otras frutas. Se utiliza un plátano, en este caso, por la sencilla forma de manipularlo y los pocos pasos que se requieren para triturarlo en nuestro experimento.

Para extraer el ADN de un plátano o banana son necesarios:

  • Un plátano o banana.
  • Un cuchillo bien afilado.
  • Un tenedor o un pasapurés.
  • Detergente líquido o jabónpara lavar la ropa.
  • Agua mineral.
  • Un poco de sal.
  • Bicarbonato de sodio.
  • Un embudo.
  • Papel de cocina o filtros de papel.
  • Alcohol bien frío.
  • Recipientes de cualquier material para efectuar los pasos. Hará falta uno para el plátano triturado y otro para el jabón y sodio. Es útil si la mezcla final la hace en un envase transparente donde pueda ver fácilmente los contenidos desde afuera.
  • Pajita de vidrio o plástico, preferiblemente transparente. Alternativamente conviene también tener a mano una aguja de tejer con la punta de gancho.

Recuerde que debe evitar usar utensilios que podrían estar contaminados para triturar la fruta. Un rayador de queso, por ejemplo, podría tener trazas de grasa en el momento de usarlo, y no queremos que estas contaminen la muestra final.

Pasos

  • El primer paso consistirá en cortar el plátano en pequeños trozos. Seguidamente conviene aplastar el plátano de manera que resulte un puré. Al hacer esto estará rompiendo las células de esta fruta, las cuales contienen el ADN.
  • Teniendo en cuenta que las células en general están recubiertas por una membrana de lípidos, necesitaremos un método adicional para romperlas de manera más minuciosa. Para esto, en el paso siguiente haremos una solución en un recipiente separado. A esta solución suele llamársele tampón de lisis en los ambientes académicos de la química.

Para hacer el tampón de lisis debemos tomar el jabón líquido o de lavar ropa y una taza de agua mineral, y diluirlo. Si se trata del líquido, bastará con dos chorros de este que coloreen el agua. Si es detergente en polvo, con una cucharada colmada bastará.

El detergente cumplirá la función de arrastrar los lípidos (que son un tipo de grasa) y las proteínas (tipo de macronutriente esencial) que son solubles en lípidos. Debemos también agregar a esta mezcla dos cucharaditas de sal y seis cucharaditas de bicarbonato de sodio. El sodio en estos dos compuestos, con sus iones positivos, facilita la integridad de las hebras que forman el ADN. El bicarbonato en particular se encargará de neutralizar el pH de la solución, para evitar que el ADN se dañe. Las hebras del ADN en este momento están desprotegidas porque han sido despojadas de los lípidos que solían recubrirlas.

  • Recurriremos ahora a un método de separación físico. Lo que debemos hacer es agregar a nuestra solución de detergente el material biológico que extrajimos en el paso 1.  Tomamos cuatro cucharadas y las mezclamos por al menos tres minutos, con un máximo de cinco minutos.

Con el papel de cocina o los filtros de café a manera de filtro rudimentario y la ayuda de un embudo, colocamos alguno de estos filtros en el embudo y vertemos el líquido de nuestra mezcla en el recipiente. De esta mezcla será que finalmente extraeremos la muestra de ADN a observar. 

En este momento ya tendremos nuestra solución en una fase acuosa y podremos recolectar fácilmente nuestro material genético. La solución contiene ARN, ADN y algunas proteínas que son solubles en agua.

Separación química

Ahora explicaremos el método de separación químico, aprovechando las características químicas de las moléculas del material biológico que estaremos separando. Utilizaremos 5 ml de la solución que acabamos de filtrar. Mezclamos con una cantidad de alcohol frío que la triplique en volumen, en este caso, 15 ml. La fría temperatura del alcohol garantizará un mejor funcionamiento del método. Debido a que la parte que contiene ADN de la solución biológica no es soluble en alcohol, veremos como este se aglomera y se separa de los demás elementos, formando una capa fácilmente reconocible a simple vista.

Es importante considerar que el alcohol debe agregarse lentamente, preferiblemente deslizándolo por los bordes del envase donde está esperando la solución acuosa. Estamos tratando también de no dañar el ADN, que tal vez querríamos visualizar en un microscopio más tarde.

Ahora que podemos distinguir la turbia solución que porta el ADN de nuestra muestra, procederemos a extraerlo del medio acuoso. Tomamos la pajita y la introducimos en el medio acuoso hasta tocar la solución preparada previamente. Acto seguido, tapamos con un dedo el extremo exterior de la pajita para así tapar el escape de aire y que esta nos sirva para sostener la solución. Si no logramos que se adhiera la solución a la punta de la pajilla, la extraemos sin retirar nunca el dedo del otro extremo y procedemos a repetir el proceso, asegurándonos de que la pajilla haya entrado al menos visiblemente en el medio denso que contiene el material genético. Colocamos el dedo en el extremo contrario tapando bien e intentamos poco a poco extraer este medio de la solución acuosa moviendo lentamente la pajita hacia afuera.

Es probable que nos cueste atrapar esta última solución así que, si no lo logramos con el método anterior, podríamos utilizar la aguja de tejer con su punta de gancho hacia abajo para extraer del medio acuoso esta parte espesa de la solución.

Ya tenemos nuestra solución con ADN vegetal lista para ser vista por medio de un microscopio. Se recomienda colocarla inmediatamente en una placa de Petri o utensilio similar para evitar que se contamine.

Referencias

Educa y Crea. (s/f). ¿Cómo extraer el ADN de un vegetal? Disponible en: https://www.educaycrea.com/2015/09/como-extraer-el-adn-de-un-vegetal/

Ochoa, J. (2010). Extracción de ADN con material de cocina. Disponible: https://www.youtube.com/watch?v=PkjtFM_UVxk&t=243s

Artículos relacionados