Métodos para extraer cafeína del té

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

La cafeína es un alcaloide presente en muchos alimentos. Sus propiedades son bastante conocidas: por ejemplo estimula el sistema nervioso central del organismo humano y también funciona como estimulante cardíaco. Es similar a la teobromina presente en el cacao y a la teofilina presente también en el café. La cafeína en particular se encuentra principalmente en el café, el té y la nuez de cola.

Extraer cafeína para consumo doméstico

Este es un proceso bastante básico en el hogar, aunque existen personas que por su religión o estrictas costumbres alimenticias evitan el consumo de cafeína y probablemente no sepan cómo extraer cafeína de ningún sólido. De todas maneras, es muy fácil acostumbrarse y repetirlo todos los días en la mañana.

Para extraer cafeína de las hojas de té, por ejemplo, necesitarás:

  • Al menos un gramo o dos de hojas de la planta del té secas o preparadas para uso como infusión. Esto por cada taza de infusión que requiera. No importa si las hojas están empaquetadas en bolsitas de infusión o si están sueltas. Lo importante es que estén secas justo antes de usarse.
  • Un líquido calentado especialmente para la infusión (el más común es el agua, pero también es frecuente el uso de leche caliente y otros líquidos opacos similares pero de origen vegetal, como la leche de soja, leche de almendras, de arroz, coco o avena).
  • Dependiendo del tipo de té, necesitará calentar el líquido a una temperatura distinta.
  • Si no se trata de un líquido pasteurizado o que ha hervido previamente a 100 °C, hiérvalo primero por seguridad alimentaria. Las leches de origen animal suelen aumentar bruscamente de volumen al poco tiempo de hacer ebullición. Asegúrese de que no vertió demasiado líquido en el recipiente y de retirarlo del fuego apenas empiece a hervir para evitar derrames peligrosos en su cocina.
  • Deje reposar el líquido unos minutos antes de agregar el té para que baje hasta la temperatura recomendada por el fabricante. De lo contrario, el té puede terminar demasiado amargo o con un sabor no deseado. Como regla general, el té negro suele requerir temperaturas más altas que el té verde.
  • Un termómetro de cocina le puede ayudar a determinar si el líquido está lo suficientemente frío para el tipo de té que está usando.
  • En muchos países se acostumbra dejar el té reposando en el líquido por al menos tres minutos. Dependiendo del tipo de té y su concentración de cafeína, luego de ese tiempo puede tornarse demasiado amargo y quizá su sabor no sea muy agradable.
  • Repita este proceso en distintas ocasiones para obtener la concentración de té que más le agrade. Recuerde que la cafeína tiene un sabor amargo, así que mientras más amargo sea su té, más concentración de cafeína tendrá.

Extraer cafeína en el laboratorio

Una manera de extraer la cafeína del té en un laboratorio consiste en hacer una infusión en donde el vapor de agua (el reactivo) no se pierda por evaporación.

Algunas recomendaciones de seguridad antes de continuar:

Recuerde utilizar gafas de seguridad y una bata para evitar que algún material o reactivo dañe su ropa o piel. Unos guantes para protegerse las manos del calor tampoco están de más. Manejará líquidos calientes y algunos compuestos volátiles que pueden ser irritantes o quemar su piel. También es ideal si el espacio que utiliza para la preparación tiene un extractor de aire o una campana, algunos vapores podrían ser tóxicos al ser inhalados. ¡Nunca se es demasiado precavido!

Usted necesitará:

  • -Matraz de fondo redondo.
  • -Tubo refrigerante.
  • -Sistema de filtración a presión reducida.
  • -Embudo de decantación
  • -Sulfato de sodio anhidro (una cucharada)
  • -Rotavapor
  • -Pinza de laboratorio para sostener el matraz y el tubo refrigerante.
  • -Agua suficiente para la infusión.
  • -Hojas de té suficientes

Preparación:

  • Se utiliza un matraz de fondo redondo en ebullición, con el agua y los sólidos del té.

Después se coloca la solución obtenida en un sistema de filtración a presión reducida.

  • Se coloca en un embudo de decantación la infusión con diclorometano suficiente y se separa el extracto por decantación agitando luego el embudo de decantación (dejar escapar los vapores de diclorometano cada breve momento por lo volátil del diclorometano). Tras cada extracción se decanta de nuevo la infusión y se puede repetir dos veces. Existe una fase intermedia de este proceso en el que se forma una emulsión entre la fase acuosa (infusión de té) y la fase orgánica (extracto de cafeína con diclorometano) Recoger la emulsión que sobre de la fase orgánica porque posteriormente será deshidratada con sulfato de sodio anhidro (una cucharada).  La fase orgánica se volverá completamente transparente, indicando que está deshidratada por completo.
  • Se separa la fase orgánica al matraz del rotavapor. El rotavapor separará el extracto de cafeína del diclorometano. Se puede usar el diclorometano para otras cosas y ya tenemos nuestro extracto de cafeína en el laboratorio.

Referencias

Nueve Valles (s/f). Extracción de cafeína del café. Disponible en: http://palmera.pntic.mec.es/~atola/Laboratorio/Practicas%203_%20ESO/EXTRACCION%20DE%20CAFEINA%20DEL%20CAFE.pdf

Universitat Politècnica de València (2013). Extracción de la cafeína del té | | UPV. Disponible en: https://youtu.be/eD0x11yt6S4

mm
Isabel Matos (M.A.)
(Master en en Inglés como lengua extranjera.) - COLABORADORA. Redactora y divulgadora.

Artículos relacionados