El manto de los moluscos

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

¿Qué son los moluscos?

Los moluscos son una clase de invertebrados que está formada por especies animales caracterizadas por poseer un cuerpo blando y, en la mayoría de los casos, una concha, caparazón o exoesqueleto que los protege. Después de los artrópodos, los moluscos forman el segundo grupo más grande de invertebrados, incluyendo hasta 85.000 especies diferentes.

Algunas especies de moluscos viven en agua salada, otras en agua dulce y otras son animales terrestres. Todos se reproducen por reproducción sexual. Algunas especies lo hacen por fecundación externa y hay algunas especies que son hermafroditas, mientras que otras especies se reproducen por fecundación interna. Adicionalmente, son ovíparos.

Existen ocho clases distintas de moluscos, que son:

  • Gasterópodos
  • Cefalópodos
  • Bivalvos
  • Escafópodos
  • Caudofoveados solenogastros
  • Poliplacóforos
  • Monoplacóforos

Algunos ejemplos típicos de estos invertebrados son:

  • Las almejas
  • Las distintas especies de pulpos
  • Los calamares
  • Las ostras
  • Los mejillones
  • Los nautilos
  • Las babosas
  • Las distintas especies de caracoles

La anatomía de un molusco

Además de ser invertebrados y de poseer un cuerpo blando, las ocho clases de moluscos se caracterizan por poseer las siguientes características: un pie muscular que les sirve para la locomoción, un sistema circulatorio formado por uno o más corazones, una aorta y un sistema de vasos sanguíneos. Muchas especies de moluscos están protegidos por una concha o un caparazón, y todos se caracterizan por poseer un manto que recubre a todos los órganos viscerales. La siguiente imagen muestra la anatomía de un caracol, el cual es representativo de los moluscos y de su anatomía.

FILO MOLLUSCA

Este manto es una de las partes anatómicas más importantes y características de los moluscos y puede cumplir una serie de funciones que son vitales para su supervivencia, las cuales se describirán a continuación.

¿Qué es el manto de los moluscos y para qué sirve?

El manto de un molusco forma la capa externa de su cuerpo y, por lo tanto, encierra al conjunto de órganos internos que forman la masa visceral. Se trata de un tejido formado por tres pliegues o capas. La capa externa produce el material que forma la concha en algunos moluscos, la intermedia generalmente es sensorial, mientras que la capa interna es musculosa. En pocas palabras, se trata de un órgano musculoso característico de estos invertebrados y que ha evolucionado en cada especie para cumplir distintas funciones.

En muchas especies de moluscos, el manto está completamente escondido dentro de las conchas o caparazones del animal. Sin embargo, en otras especies el manto se extiende más allá de los bordes del caparazón. A esta parte que sobresale se le llama solapa del manto y a veces le da la apariencia de una capa o de una manta que recubre al animal, que es de donde obtiene su nombre. Además de llamársele manto, a esta parte del cuerpo del molusco también se le suele denominar pallium o palio, que no es más que el mismo término en latín.

Funciones del manto de los moluscos

Como se mencionó anteriormente, el manto puede cumplir una gran variedad de funciones para los moluscos. Las más importantes y comunes se explican a continuación.

Protege la masa visceral

Esta es la función principal del manto. Corresponde a una capa gruesa de tejido que incluye tanto tejido epitelial como tejido muscular, el cual sirve de barrera entre el medio ambiente y los delicados órganos internos del molusco. Podríamos decir que es el equivalente en los moluscos a la piel de los animales vertebrados. A pesar de que muchas especies de moluscos también están protegidos por un caparazón, en algunos casos el manto es lo único que separa la masa visceral del medio ambiente y de los depredadores.

Produce las conchas, caparazones o exoesqueletos de algunas especies de moluscos

El manto de los moluscos

Incluso en los casos de especies como las ostras, las almejas y los caracoles, que poseen una gruesa concha calcárea externa que proporciona una capa de protección adicional, esta protección se la deben a al manto. Esto se debe a que, en todos estos casos, es el manto el que, por medio de las células de su superficie, segrega el carbonato de calcio y las demás sustancias que forman la matriz de la concha.

Ayuda en la respiración, la alimentación y la excreción

En todos los moluscos, el manto envuelve una zona hueca denominada cavidad paleal o cavidad del manto. Esta pequeña cámara normalmente se encuentra en la parte posterior del cuerpo del animal y contiene, entre otras cosas, los ctenidios. Estos son órganos planos que sirven tanto para la respiración (cumpliendo una función similar a las branquias) como para la absorción de algunos nutrientes directamente del agua.

La cavidad paleal también contiene la desembocadura del sistema digestivo, por medio de la cual el animal excreta los desechos no digeridos de sus alimentos. Gracias a la forma de sifón y a la musculatura del manto, este ayuda a hacer fluir agua fresca y oxigenada desde el exterior hacia la cavidad paleal, trayendo oxígeno y nutrientes para que el ctenidio los absorba; luego ayuda a expulsar el agua nuevamente, arrastrando consigo los residuos excretados por el molusco.

Sirve para locomoción

Como se mencionó anteriormente, el manto es un órgano musculoso. Gracias a esto, algunas especies evolucionaron para utilizar la solapa del manto a manera de aletas que le permiten moverse en el agua.

El manto de los moluscos

Por otro lado, los cefalópodos desarrollaron la habilidad de utilizar el manto como un sistema de propulsión “a chorro”. Para ello, estas especies de moluscos llenan la cavidad del manto de agua y luego contraen el manto expulsando el agua a alta velocidad a través de un sifón formado por el mismo manto. Esta técnica es tan efectiva que es la principal forma de locomoción de los calamares, pulpos y demás cefalópodos, a pesar de que algunos poseen tentáculos con los cuales también pueden moverse a través de la superficie del suelo marino.

El manto de los moluscos

Asiste en la reproducción

Además de contener el ctenidio y la desembocadura del ano de los moluscos, la cavidad paleal también contiene las gónadas de los moluscos. A través del mismo mecanismo de sifón que permite la evacuación de los excrementos del molusco, el manto también ayuda en la liberación de los gametos o células sexuales para permitir la fecundación externa en muchas especies de moluscos.

Camuflaje y comunicación

Una particularidad de algunas especies de moluscos, tales como el pulpo mimo, es que en la superficie del manto poseen unas células especializadas denominadas cromatóforos, que son sensibles a la luz y permiten que el animal cambie de color. Esto confiere a estas especies la capacidad de camuflarse y de pasar desapercibidos tanto para defenderse de depredadores como para esconderse y acechar a sus presas sin ser detectados.

El manto de los moluscos

Por otro lado, algunas especies poseen mantos muy coloridos y de por sí llamativos que los hacen útiles para comunicarse con otros miembros de su especie.

Referencias

mm
Israel Parada (Licentiate,Professor ULA)
(Licenciado en Química) - AUTOR. Profesor universitario de Química. Divulgador científico.

Artículos relacionados