Mecanismos de Defensa: Como los animales evitan convertirse en presa

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

¿Qué son los mecanismos de defensa?

Los mecanismos de defensa son una serie de adaptaciones, incluyendo órganos, que poseen algunos animales y que les permiten evitar ser cazados por sus depredadores. Son ventajas evolutivas conservadas debido a que aumentan la probabilidad de supervivencia de la especie en un mundo en el que los depredadores naturales están constantemente tratando de cazarlos.

Tipos de mecanismos de defensa en el reino animal

Cualquier adaptación que de una u otra manera permita a un animal evadir a un depredador, ahuyentarlo o sobrevivir a su ataque puede considerarse como un mecanismo de defensa. En este sentido, los mecanismos de defensa animal son muchos y muy variados. Sin embargo, se pueden clasificar en las siguientes categorías:

  • Mecanismos de huida.
  • Escondite.
  • Mimetismo animal.
  • Bioluminiscencia.
  • Secreción de sustancias químicas.
  • Generación de sonidos.
  • Rasgos físicos protectores.
  • Armas de defensa animal.
  • Defensa por comportamiento (hacerse el muerto, comportamiento agresivo).
  • Desprendimiento de partes corporales.
  • Astucia.
  • Vigilancia grupal.
  • Asociación con otras especies.

Mecanismos de huida

Uno de las primeras formas como los animales evitan convertirse en presa es por medio de la huida. En este sentido, la agilidad y la velocidad son las claves del éxito, y existen múltiples ejemplos de animales que son capaces de sobrevivir y evadir los ataques de sus depredadores gracias a su capacidad para la huida. Son múltiples los ejemplos de esto en la sabana africana, en la que animales como la gacela, el impala y la cebra dependen de su capacidad para correr largas distancias a gran velocidad para evadir a leones, guepardos y leopardos.

Mecanismos de defensa animal

Sin embargo, la capacidad para correr no es la única forma de defensa por huida. Las aves también utilizan su capacidad para despegar rápidamente y emprender el vuelo para evitar ser comidas por depredadores terrestres o acuáticos. En el caso de la mariposa Morpho azul, esta se caracteriza por emprender un vuelo errático e impredecible que hace muy difícil para sus depredadores atraparla.

Así mismo, en el mar muchos peces dependen de su habilidad para nadar velozmente en línea recta y para ejecutar cambios bruscos de dirección que confunden a sus depredadores.

Escondite

Al hablar de escondite nos referimos a la habilidad de muchos animales para encontrar sitios en los que los depredadores no los puedan alcanzar. No nos referimos al camuflaje, que se tratará en el siguiente punto, sino en la capacidad para esconderse en agujeros, entre las rocas o en la altura de la copa de los árboles. Muchos animales dependen de su habilidad para esconderse para que los depredadores no los encuentren. Animales como la comadreja y el escorpión se esconden en cuevas para defenderse de sus depredadores.

Mecanismos de defensa animal

Otras especies de animales viven y se esconden en madrigueras construidas por ellos mismos o por otros que las abandonaron. Ejemplos comunes de animales que viven en madrigueras incluyen a los topos, los zorros, las marmotas y el pez diablo.

El color

El color es un elemento importante de defensa en el reino animal. La mayoría de animales venenosos o tóxicos presentan colores vivos y llamativos, y muchas especies de depredadores han aprendido a no meterse con estos animales. Así, la presencia de colores vivos en otras especies animales inofensivas también sirve de mecanismo de defensa y de advertencia que disuade a muchos atacantes.

Mimetismo animal

Quizá uno de los mecanismos más llamativos y conocidos de defensa animal es el mimetismo. Este se refiere a la capacidad de algunos animales para imitar el aspecto o alguna otra característica de su entorno natural o de otros animales.

La forma más conocida de mimetismo animal es el camuflaje, el cual consiste en la capacidad para confundirse con el entorno hasta tornarse casi indistinguible del mismo. En algunos casos, el camuflaje es permanente y solo funciona en ciertos entornos, como por ejemplo los búhos, cuyo plumaje los hace casi indistinguibles de los troncos en los que anidan.

Por otro lado, otros mecanismos de mimetismo resultan más espectaculares, como es el caso del popular camaleón, que es capaz de alterar el color de su piel imitando el color de sus alrededores, efectivamente fundiéndose en el mismo a los ojos de sus depredadores (y también de sus presas, por cierto).

También hay casos más extremos en los que el animal pareciera ser invisible o transparente, tal como es el caso de la mariposa cristal, la cual literalmente deja ver a través de sus alas.

Mecanismos de defensa animal

Pero el mimetismo no se utiliza únicamente para volverse invisible a los ojos de los depredadores. En algunos casos, los animales presentan rasgos físicos e incluso comportamientos que mimetizan los de otros animales peligrosos o repugnantes, de manera que espantan a sus depredadores. Este mimetismo, denominado mimetismo batesiano, es muy común en el reino animal. Por ejemplo, tal es el caso de la oruga de la mariposa Hemeroplanes triptolemus, que tiene la peculiaridad de presentar un engrosamiento en uno de sus extremos con dos manchas laterales que hace que su cola sea casi idéntica a una serpiente.

Mecanismos de defensa animal

Existen distintas especies de esta oruga que se asemejan a distintas serpientes, pero su semejanza no termina con su apariencia, sino que esta oruga, aparentemente enterada del miedo que infunden las serpientes en el reino animal, también imita a las serpientes levantando su cola y moviéndola de la misma manera que una serpiente movería su cabeza.

Otro ejemplo de mimetismo batesiano es el utilizado por la falsa coral o Lampropeltis triangulum, la cual posee un tamaño y presenta una combinación anillos de colores muy similar a la de la serpiente coral (Micrurus frontalis altirostris) la cual es altamente venenosa.

Bioluminiscencia

La bioluminiscencia o capacidad de un organismo vivo para producir y emitir luz, puede utilizarse como mecanismo de defensa en el reino animal. En estos casos, el animal en cuestión se enciende como un bombillo cuando se siente amenazado por algún depredador, lo cual, en algunos casos, logra espantarlo o, por lo menos, confundirlo. Una especie que utiliza esta clase de mecanismo de defensa es el milpiés, el cual, además, es capaz de secretar una sustancia tóxica como mecanismo alternativo de defensa, en caso de que la advertencia luminosa no sea suficiente, lo cual nos lleva al siguiente mecanismo de defensa animal.

Secreción de sustancias químicas y otros fluidos

La bioluminiscencia como mecanismo de defensa es poco común en el reino animal (de hecho, la bioluminiscencia en general es poco común). En cambio, la secreción de sustancias químicas de distintos tipos es un mecanismo común y efectivo presente en todo tipo de animales, desde animales terrestres a acuáticos, vertebrados o invertebrados. Los tipos de sustancias químicas resultan muy variadas y su función también. Algunos ejemplos del uso de sustancias químicas como medios de defensa son:

  • Venenos y otras sustancias tóxicas: muchos animales poseen glándulas especiales que secretan toxinas potentes capaces de envenenar a sus depredadores. En algunos casos estas sustancias se limitan a causar malestar, pero en otros casos pueden llegar a ser mortales. Algunos ejemplos comunes de este mecanismo lo encontramos en muchas especies de sapos (tales como el sapo corredor, por ejemplo), en los que las sustancias suelen ser irritantes y en algunos casos alucinógenas. Sin embargo, las ranas son famosas por lo peligroso de sus secreciones. Por ejemplo, la rana dardo dorada encontrada en las selvas colombianas es considerada uno de los animales más venenosos de la tierra.
Mecanismos de defensa animal

Este pequeño anfibio de cinco centímetros de longitud, libera una neurotoxina que inhibe la conducción neuromuscular, llevando a un paro respiratorio y cardíaco casi instantáneo y ocasionando la muerte a todo aquel que se atreva a amenazarla. Una solo rana dardo dorada puede liberar suficiente toxina para matar a 100 seres humanos adultos.

  • Sustancias irritantes: en algunos casos, el animal es capaz de liberar e incluso rociar alguna sustancia que resulte irritante para su depredador. Muchos coleópteros y otros insectos como las hormigas tienen la capacidad de liberar ácido fórmico. En el caso del escarabajo bombardero, este combina un conjunto de sustancias químicas en una cámara abdominal especial, las cuales reaccionan de manera explosiva para luego ser expulsadas a temperaturas de ebullición en forma de un rocío hirviente e irritante.
Mecanismos de defensa animal
  • Sustancias apestosas: otro ejemplo clásico de defensa por medio de sustancias químicas es la liberación de sustancias de olor intenso y desagradable. Las mofetas, los mapurites y los zorrillos son ejemplos de animales que, al sentirse amenazados, contraen unas glándulas especializadas que rocían un apestoso almizcle que además es irritante para los ojos.
  • Secreción de sangre: existen casos en que el animal amenazado rocía sangre al depredador para espantarlo. Este es el caso del lagarto cornudo, el cual libera chorros de sangre por medio de dos lanzaderas que tiene en cada uno de sus ojos.
Mecanismos de defensa animal

Generación de sonidos

Ciertos animales emiten sonidos particulares como advertencia para sus depredadores. Por ejemplo, la serpiente de cascabel es conocida principalmente por la presencia de una estructura en su cola que al ser agitada emite un sonido característico como una maraca. Siempre que esta serpiente siente que una amenaza se aproxima, comienza a agitar la cola en señal de advertencia.

En otros casos, utilizan los sonidos para alertar a los demás miembros de su comunidad sobre la presencia de un depredador. Por ejemplo, muchos monos gritan y hacen distintos ruidos para comunicarse entre sí y tienen distintas señales de advertencia para distintos depredadores.

Rasgos físicos protectores

Los mecanismos de defensa mecánica también son típicos en el reino animal. En el mar podemos encontrar muchas especies animales tales como los moluscos que poseen un exoesqueleto o concha dura protectora que les permite evitar ser el almuerzo de peces y pulpos. Algunos cangrejos también utilizan conchas de otros animales como escudos para protegerse de depredadores.

En el caso de los animales terrestres, podemos encontrar animales con caparazones casi indestructibles, tales como los de las tortugas. También existen animales cuya piel es extremadamente gruesa y difícil de penetrar, tal como la de los elefantes y los rinocerontes.

Mecanismos de defensa animal

Por otro lado, animales como el armadillo y el cachicamo también poseen estructuras cuticulares duras alrededor de su cuerpo que les permite proteger las partes más blandas como su vientre. Muchos animales prehistóricos también contaban con este mismo tipo de mecanismos de defensa para protegerse de los grandes carnívoros.

Finalmente, algunos animales, tales como los erizos y los puercoespines, están forrados de espinas que se clavan en la boca de los depredadores que intenten comerlos. Incluso son capaces de proyectar estas espinas a manera de ataque defensivo.

Armas de defensa animal

Si bien los escudos tales como los caparazones y las conchas permiten protegerse de manera defensiva en contra de un depredador, hay animales que poseen armas que pueden utilizar para enfrentarse a los depredadores y, literalmente, luchar por sus vidas. Los cuernos son el ejemplo más común de este tipo de mecanismo de defensa, aunque existían en la prehistoria otros tipos de armas tales como la cola del estegosaurio o la cola maciza en forma de bola o martillo del anquilosaurio.

Defensa por comportamiento

Existen dos clases de defensa muy distintas que se relacionan con el comportamiento de un animal al sentirse amenazado.

La primera consiste en hacerse el muerto. A diferencia de los carroñeros, los depredadores solo comen lo que cazan ellos u otros depredadores y, por lo general, dejarán quieto a un animal que parece haber muerto por causas naturales como una enfermedad. Algunos animales se aprovechan de esto y se hacen los muertos cuando sienten que el peligro está cerca. Un ejemplo clásico de un animal que utiliza este mecanismo de defensa es la zarigüeya norteamericana, la cual, para ser más convincente, se tiende inmóvil con la boca abierta y la lengua afuera, y además de vaciar sus intestinos, segrega sustancias de olor fétido que hacen parecer que el animal llevara varios días en descomposición.

En el otro extremo, tenemos a animales realmente inofensivos que, al sentirse amenazados por un depredador, asumen un comportamiento extremadamente agresivo con la finalidad de intimidar al depredador y ahuyentarlo.

Desprendimiento de partes corporales

Aquellas especies que tienen la capacidad de regeneración corporal suelen aprovechar esta habilidad como mecanismo de defensa. En estos casos, el animal se desprende de alguna parte poco importante de su cuerpo para confundir y entretener al depredador mientras que emprende la huida. Un ejemplo de este mecanismo de defensa son las lagartijas que se desprenden de su cola, la cual sigue moviéndose incluso luego de separarse del cuerpo del animal.

Por otro lado, los pepinos de mar tienen la particularidad de que puede expedir parte de sus órganos internos a través de su ano.

Comportamiento de enjambre y otros mecanismos de defensa colectivos

Algo que algunas especies animales entienden muy bien es que en la unión está la fuerza. Cuando se es una criatura pequeña e indefensa como una hormiga, no hay forma de hacerle frente a un gran depredador de manera individual. Sin embargo, cuando en lugar de una hormiga se presenta un ejército de miles de ellas, las cosas cambian. Muchos insectos tienen sistemas de defensa colectivos que les permite hacer frente a amenazas mucho más grandes que ellos. Las hormigas son solo un ejemplo. Las abejas y las avispas también lo son.

Mecanismos de defensa animal

En el caso del mundo marino, muchos peces se mueven en grandes cardúmenes formados a veces por miles de peces. En estos grupos, los peces se mueven al unísono, como si se tratara de un solo organismo. Este comportamiento colectivo coordinado es una de las claves para evitar que los tiburones, delfines, ballenas y otros depredadores puedan atraparlos.

Mecanismos de defensa animal

Asociación con otras especies

En último lugar, algunos animales desarrollan relaciones simbióticas con otras especies de animales o con algunas especies vegetales, aprovechando las características de estos para defenderse de sus depredadores naturales. Existen muchos ejemplos de este tipo de mecanismo de defensa en el reino animal, pero tal vez el más conocido sea el que utiliza el pez payaso, popularizado por la película de Pixar, Buscando a Nemo. Esta especie de pez es capaz de vivir entre las venenosas anémonas recubriéndose de una película que los hace indetectables para estas. Las anémonas son muy venenosas para la mayoría de los demás peces y especies marinas, por lo que vivir entre anémonas le proporciona al pez payaso una muy buena protección contra los depredadores.

Mecanismos de defensa animal

Por otro lado, las orugas de mariposa de la familia Lycaenidae secretan un líquido dulce cuando se sienten amenazadas. A las hormigas les encanta este líquido y se sienten atraídas por el mismo, defendiendo a la oruga en contra de sus depredadores para poder disfrutarlo.

Referencias

Andrea, R. (s. f.). Tipos de Mecanismos de Defensa de Los Animales. Scribd. https://www.scribd.com/doc/312232151/Tipos-de-Mecanismos-de-Defensa-de-Los-Animales

Cuida el Medio Ambiente. (2020, 27 marzo). Mecanismos de defensa de los animales, las estrategias de las presas. https://www.cuidaelmedioambiente.com/mecanismos-de-defensa-de-los-animales/

Ecoosfera. (2015, 20 julio). 5 de los mecanismos de defensa animal más extraños. Ecoosfera. https://ecoosfera.com/medio-ambiente/5-de-los-mecanismos-de-defensa-animal-mas-extranos/

Editorial. (2019, 14 agosto). Cómo se protegen los animales de sus. . . Botanical-online. https://www.botanical-online.com/animales/mecanismos-defensa-animales

Equipo editorial, Etecé. (2020, 5 septiembre). Mimetismo – Concepto, función, tipos, ejemplos y camuflaje. Concepto.de. https://concepto.de/mimetismo/

Fundación Aquae. (2021, 12 febrero). Mimetismo animal: camuflaje de impacto. https://www.fundacionaquae.org/wiki/animales-que-se-camuflan/

QueCuriosidades.com. (2019, 22 marzo). 10 mecanismos de defensa de los animales. https://quecuriosidades.com/mecanismos-defensa-animales/#sonidos-de-advertencia

Smit, S. W. (2018, 9 mayo). ¿Qué misterio encierran las anémonas de mar? Si observamos detenidamente a las Leer más. Noticias de Náutica, Turismo, Barcos | NNT. https://www.nauticalnewstoday.com/anemonas-de-mar-y-sus-peligros/

Team Mariposa Club. (2018, 5 junio). Mecanismos de defensa de las mariposas y orugas. Mariposas. https://mariposas.net/mecanismos-de-defensa-de-las-mariposas-y-orugas/

Univisión. (2018, 14 marzo). Univision,. https://www.univision.com/explora/9-curiosos-mecanismos-de-defensa-en-el-reino-animal-que-tienes-que-ver

mm
Israel Parada (Licentiate,Professor ULA)
(Licenciado en Química) - AUTOR. Profesor universitario de Química. Divulgador científico.

Artículos relacionados