Veinte poemas en lengua española sobre la maternidad

- Advertisement -

La poesía que canta a la madre es extremadamente extensa, y completamente universal en el tiempo y en el espacio. Recogemos en este artículo 20 poemas de escritores de la lengua castellana sobre la maternidad.

A mi madre

Publicados en 1863, A mi madre recoge un conjunto de poemas de Rosalía de Castro, poetisa y novelista gallega. Nació en Santiago de Compostela en 1837 y fue una de las grandes poetisas españolas del siglo XIX, escribiendo en gallego y en castellano. Los poemas contenidos en A mi madre fueron escritos tras la muerte de su madre en 1862.

¡Ay, qué profunda tristeza!

¡Ay, qué terrible dolor!

¡Tendida en la negra caja

sin movimiento y sin voz,

pálida como la cera

que sus restos alumbró,

yo he visto a la pobrecita

madre de mi corazón!

Ya desde entonces no tuve

quien me prestase calor,

que el fuego que ella encendía

aterido se apagó.

Ya no tuve desde entonces

una cariñosa voz

que me dijese: ¡hija mía,

yo soy la que te parió!

¡Ay, qué profunda tristeza!

¡Ay, qué terrible dolor!…

¡Ella ha muerto y yo estoy viva!

¡Ella ha muerto y vivo yo!

Mas, ¡ay!, pájaro sin nido,

poco lo alumbrará el sol,

¡y era el pecho de mi madre

nido de mi corazón!

Rosalía de Castro
Rosalía de Castro

Madre me voy mañana a Santiago

El poema Madre me voy mañana a Santiago está incluido en Trilce, la colección de poemas más relevante de César Vallejo y una obra fundamental de la poesía de lengua castellana. César Vallejo, un poeta trascendental del siglo XX, nació en Santiago de Chuco, en Perú, en 1892.

Madre, me voy mañana a Santiago,

a mojarme en tu bendición y en tu llanto.

Acomodando estoy mis desengaños y el rosado

de llaga de mis falsos trajines.

Así, muerta inmortal.

Entre la columnata de tus huesos

que no puede caer ni a lloros,

y a cuyo lado ni el destino pudo entrometer

ni un solo dedo suyo.

Así, muerta inmortal.

Así.

César Vallejo
César Vallejo

Sufrimiento

El recuerdo de la madre en tiempos de agobio. Dolores Ventimilla fue una poetisa ecuatoriana del siglo XIX; nació en Quito el 12 de julio de 1829. 

Entonces ay! entonces, madre mía,

tus labios enjugaban

lágrimas infantiles que surcaban

mis purpúreas mejillas….Y en el día

¡Ay de mí! no estás cerca para verlas….

¡Son del color alquitaradas perlas….

Dolores Ventimilla
Dolores Ventimilla

Nanas de la cebolla

Miguel Hernández, poeta español que nació en Orihuela en 1910 y murió en Alicante a los 32 años, fue un representante de la generación del 27. Escribe este poema dedicado a su esposa Josefina Manresa y a su hijo Manuel Miguel mientras estaba preso en la cárcel de Torrijos, en Madrid.

En la cuna del hambre

mi niño estaba.

Con sangre de cebolla

se amamantaba.

Pero tu sangre

escarchaba de azúcar,

cebolla y hambre.

Una mujer morena,

resuelta en luna,

se derrama hilo a hilo

sobre la cuna.

Ríete, niño,

que te tragas la luna

cuando es preciso.

Miguel Hernández
Miguel Hernández

La mamadre

La madre de Pablo Neruda murió cuando el poeta era muy pequeño; su padre se casó luego con Trinidad Marverde, la mamadre, «nunca pude decir madrastra», a la que dedica el poema.

Oh dulce mamadre

─nunca pude

decir madrastra─,

ahora

mi boca tiembla para definirte,

porque apenas

abrí el entendimiento

vi la bondad vestida de pobre trapo oscuro,

la santidad más útil:

la del agua y la harina,

y eso fuiste: la vida te hizo pan

y allí te consumimos,

invierno largo a invierno desolado

con las goteras dentro

de la casa

y tu humildad ubicua

desgranando

el áspero

cereal de la pobreza

como si hubieras ido

repartiendo

un río de diamantes.

Pablo Neruda nació en Parral, en Chile, el 12 de julio de 1904. Uno de los más notables poetas del siglo XX fue premio Nobel de literatura en 1971. Murió en Santiago de Chile en 1973.

Pablo Neruda
Pablo Neruda

La madre ahora

En La madre ahora Mario Benedetti traduce sus sentimientos al reencontrarse con su madre después de doce años de exilio. Mario Benedetti fue un poeta y novelista uruguayo; nació en Paso de los Toros, en Tacuarembó, en 1920.

Doce años atrás

cuanto tuve que irme

dejé a mi madre junto a la ventana

mirando la avenida

ahora la recobro

solo con un bastón de diferencia

cómo quisiera comprenderla

cuando la veo igual que antes

desperdiciando la avenida

pero a esta altura qué otra cosa

puedo hacer yo que divertirla

con cuentos ciertos o inventados

comprarle una nueva tele

o alcanzarle su bastón

Mario Benedetti
Mario Benedetti

Malinche

Uno de los temas de los textos de la escritora mexicana Rosario Castellanos es la mujer desde una perspectiva feminista; en este poema habla de su madre y de su propio nacimiento.

Arrojada, expulsada

del reino, del palacio y de la entraña tibia

de la que me dio a luz en tálamo legítimo

y que me aborreció porque yo era su igual

en figura y rango

y se contempló en mí y odió su imagen

y destrozó el espejo contra el suelo.

Yo avanzo hacia el destino entre cadenas

y dejo atrás lo que todavía escucho:

los fúnebres rumores con los que se me entierra.

Y la voz de mi madre con lágrimas ¡con lágrimas!

que decreta mi muerte.

Rosario Castellanos Figueroa nació en Ciudad de México el 25 de mayo de 1925; es una de las escritoras mexicanas más importantes del siglo XX.

Rosario Castellanos
Rosario Castellanos

A mi madre

El reconocimiento a quien le dio la vida. José Martí nació en La Habana, en Cuba, el 28 de enero de 1853.

Madre del alma. madre querida,

son tus natales, quiero cantar;

porque mi alma, de amor henchida,

aunque muy joven, nunca se olvida

de la que vida me hubo de dar.

Pasan los años, vuelan las horas

que yo a tu lado no siento ir,

por tus caricias arrobadoras

y las miradas tan seductoras

que hacen mi pecho fuerte latir.

José Martí
José Martí

Palabras a mi madre

En este soneto Alfonsina Storni dialoga con su madre.

No las grandes verdades yo te pregunto, que

no las contestarías; solamente investigo

Sí, cuando me gestaste, fue la luna testigo

por los oscuros patios en flor, paseándose.

Y sí, cuando en tu seno de fervores latinos,

yo escuchando dormía, un ronco mar sonoro

te adormeció las noches, y miraste en el oro

del crepúsculo, hundirse los pájaros marinos.

Porque mi alma es toda fantástica, viajera

y la envuelve una nube de locura ligera

cuando la luna nueva sube al cielo azulino.

Y gusta si el mar abre sus fuertes pebeteros.

Arrullada en un claro cantar de marineros

mirar las grandes aves que pasan sin destino.

Alfonsina Storni, poeta y novelista argentina, nació en Capriasca, Suiza, el 29 de mayo de 1892. Fue madre soltera, algo severamente condenado por la sociedad argentina de esa época.

Alfonsina Storni
Alfonsina Storni

Madrecita

Madrecita, madrecita,

blanca flor de cantarrana,

suave encanto de mi vida,

dulce amor que nunca engaña.

Quien te mira ya te admira,

espejo que no se empaña,

la virtud bien aprendida,

de sufrir siempre callada.

Arañita perseverante,

que en el rincón de montaña,

su telita laboriosa

en silencio teje y guarda.

Una vida encantadora,

de ternura delicada,

de paciencia bondadosa,

dulce amor que nunca engaña.

Rómulo Gallegos fue uno de los escritores latinoamericanos más importantes del siglo XX. Nació en Caracas, Venezuela, el 2 de agosto de 1884.

Rómulo Gallegos
Rómulo Gallegos

Una vez

Lo existencial, la vida, comenzando en el poema por ser padre y madre. Idea Vilariño fue una poetisa uruguaya; nació en Montevideo el 18 de agosto de 1920.

Soy mi padre y mi madre

soy mis hijos

y soy el mundo

soy la vida

y no soy nada

nadie

un pedazo animado

una visita

que no estuvo

que no estará después.

Estoy estando ahora

casi no sé más nada

como una vez estaban

otras cosas que fueron

como un cielo lejano

un mes

una semana

un día de verano

que otros días del mundo

disiparon.

Idea Vilariño
dea Vilariño

Dulzura

Gabriela Mistral le escribe a su madre. Gabriela Mistral fue una poetisa chilena, premio Nobel de literatura en 1945. Nació en Vicuña, en el Valle del Elqui, el 7 de abril de 1889.

Madrecita mía,

madrecita tierna,

déjame decirte

dulzuras extremas.

Es tuyo mi cuerpo

que juntaste en ramo;

deja revolverlo

sobre tu regazo.

Juega tú a ser hoja

y yo a ser rocío:

y en tus brazos locos

tenme suspendido.

Madrecita mía,

todito mi mundo,

déjame decirte

los cariños sumos.

Gabriela Mistral
Gabriela Mistral

Dones

El sentimiento del poeta por lo que la madre infundió en su vida. Luis Gonzaga Urbina nació en Ciudad de México en 1864.

Tú pusiste en mi alma la enfermiza ternura,

el anhelo nervioso e incansable de amar;

las recónditas ansias de creer; la dulzura

de sentir la belleza de la vida, y soñar.

Del ósculo fecundo que se dieron dos seres

-el gozoso y el triste- en una hora de amor,

nació mi alma inarmónica; pero tú, madre, eres

quien me ha dado el secreto de la paz interior.

Luis Gonzaga Urbina
Luis Gonzaga Urbina

Poema de hijo no nacido

La negación del nacimiento, de la vida, se expresa en éste poema de Julia de Burgos, poetisa puertorriqueña que nació en Carolina el 17 de febrero de 1914.

Como naciste para la claridad

te fuiste no nacido.

Te perdiste sereno,

antes de mí,

y cubriste de siglos

la agonía de no verte.

Tuyo, inmensamente tuyo,

como naciste para la claridad

te fuiste no nacido,

nardo entre dos pupilas que no supieron nunca

separar el eco de la sombra.

Manantial sin rocíos lastimeros,

pie fértil caminando para siempre en la tierra.

Julia de Burgos
Julia de Burgos

A mi madre

Rubén Darío, poeta nicaragüense que nació en Metapa en 1867, dedica a su madre este poema.

Soñé que me hallaba un día

en lo profundo del mar:

sobre el coral que allí había

y las perlas, relucía

una tumba singular. Acerquéme cauteloso

a aquel lugar del dolor

y leí: “Yace en reposo

aquel amor no dichoso

pero inmenso, santo amor”

La mano en la tumba umbría

tuve y perdí la razón.

Al despertar yo tenía

la mano trémula y fría

puesta sobre el corazón.

Rubén Darío
Rubén Darío

Cuando en brazos de la madre

La felicidad del padre ante la visión de su hijo con su madre, la descripción de Antonio Machado en éste poema incluido en su libro Campos de Castilla, publicado en 1912. Antonio Machado fue un poeta español; nació en Sevilla el 26 de julio de 1875 y murió exilado en Colliure, en Francia, el 22 de febrero de 1939.

Cuando en brazos de la madre

vio la figura risueña

del primer hijo, bruñida

de rubio sol la cabeza

del niño que levantaba

las codiciosas, pequeñas

manos a la rojas guindas

y a las moradas ciruelas,

o aquella tarde de otoño

dorada, plácida y buena,

él pensó que ser podría

feliz el hombre en la tierra.

Antonio Machado
Antonio Machado

La cuna

El sentimiento de la madre a través de la cuna para su hijo. Juana de Ibarborou nació en Melo, en Uruguay, en 1892.

Si yo supiera de qué selva vino

el árbol vigoroso que dio el cedro

para tornear la cuna de mi hijo.

Quisiera bendecir su nombre exótico,

quisiera adivinar bajo qué cielo,

bajo qué brisa fue creciendo lento

el árbol que nació con el destino

de ser tan puro y diminuto lecho.

Árbol inmenso, que te hiciste humilde

para acunar a un niño entre tus gajos,

¡haz de mecer los hijos de mis hijos!

¡toda mi raza dormirá en tus brazos!

Juana de Ibarborou
Juana de Ibarborou

Mamá, yo quiero ser de plata

Mamá, yo quiero ser de plata.

Hijo, tendrás mucho frío.

Mamá, yo quiero ser de agua.

Hijo, tendrás mucho frío.

Mamá, bórdame en tu almohada.

¡Eso sí!

¡Ahora mismo!.

Federico García Lorca fue un escritor español de la generación del 27; nació en Fuente Vaqueros, en Granada, el 5 de junio de 1898.

Federico García Lorca
Federico García Lorca

La madre

La maternidad proyectada en otros hijos. Gioconda Belli es una escritora nicaragüense; nació en Managua el 9 de diciembre de 1948.

No quiere ya sólo a sus hijos,

ni se da sólo a sus hijos.

Lleva prendidas en los pechos

miles de bocas hambrientas.

Es madre de niños rotos

de muchachitos que juegan trompo en aceras polvosas

Se ha parido ella misma

sintiéndose –a ratos–

incapaz de soportar tanto amor sobre los hombros

Gioconda Belli
Gioconda Belli

Madre, la mi madre

Madre, la mi madre,

guardas me ponéis;

Que si yo no me guardo

no me guardaréis.

Dicen que está escrito,

y con gran razón,

ser la privación

causa de apetito;

crece en infinito

encerrado amor;

por eso es mejor

que no os encerréis;

que si yo no me guardo

no me guardaréis.

Es de tal manera

la fuerza amorosa,

que a la más hermosa

la vuelve en quimera,

el pecho de cera

de fuego la gana,

las manos de lana,

de fieltro los pies

que si yo no me guardo

mal me guardaréis.

Miguel de Cervantes Saavedra también escribió sobre la madre. Nació en Alcalá de Henares el 29 de septiembre de 1547; se considera el máximo exponente de la lengua hispana.

Miguel de Cervantes Saavedra
Miguel de Cervantes Saavedra

Fuentes

Biografía de Antonio Machado. Consultado en octubre de 2021.

Biografia de Miguel Hernández. Consultado en octubre de 2021.

César Vallejo. Trilce. Consultado en octubre de 2021.

Julia de Burgos: Su vida y sus poemas. Consultado en octubre de 2021.

M. Orrego. Alfonsina Storni, apuntes sobre su vida y obra. Uruguay Educa. Consultado en octubre de 2021.

Rosalía de Castro. A mi madre. Consultado en octubre de 2021.

Rosario Castellanos. En la tierra de en medio. Consultado en octubre de 2021.

Artículos relacionados