¿Qué es un autor implícito?

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.

En la ficción narrativa, el autor implícito es la presencia del autor real que se refleja en el texto y que el lector infiere a partir de la lectura. Además del autor implícito, existen también otros conceptos relacionados con él, entre los que se incluyen el del lector implícito, el autor explícito, el narrador y el narratario, entre otros.

El autor implícito: origen y características

La definición de autor implícito según Wayne Booth

El filósofo alemán George Hegel (1770-1831) se puede considerar como uno de los primeros en abordar las nociones sobre autor implícito en un contexto general, en su libro La Fenomenología del espíritu (1807). Sin embargo, el concepto de autor implícito en la ficción literaria surgió como tal en el siglo XX.

El crítico literario estadounidense Wayne C. Booth (1921-2005) fue quien destacó la importancia y las características del autor implícito en su libro La retórica de la ficción, que se publicó en 1961. Booth sostenía que, sin importar la intención o el significado de un texto, el autor siempre estaba implícito en su obra. Aunque el escritor intentara ser impersonal y objetivo, el lector siempre podría inferir al autor implícito en el texto.

Booth también nombró al autor implícito como “el escriba oficial” o una “versión” del autor real en una obra. Para realizar sus observaciones se basó en el estudio de las obras del escritor británico Henry Fielding: Joseph Andrews, Tom Jones y La vida y muerte del difunto Jonathan Wild El Grande. Por medio del análisis de estas obras, Booth afirmó que pueden existir varios autores implícitos o versiones de un mismo autor real.

Otro aspecto interesante a tener en cuenta es que simpre hay un autor implícito aunque el autor real sea una, dos o más personas.

El autor implícito se puede definir también como la imagen del autor que se proyecta en el texto y que el lector compone a partir de lo que lee. Se trata de un autor “virtual” que puede ser diferente en cada una de las obras del autor real. Asimismo, el autor implícito establece las normas del texto y realiza diferentes juicios, que pueden o no concordar con la opinión o filosofía consciente del autor real. Además, el autor implícito se deja entrever en el estilo y las técnicas que utiliza el escritor.

Otra característica destacada es que el autor implícito siempre está presente en el texto y pone en evidencia, de forma no intencional, la subjetividad y la individualidad del autor real.

El concepto de autor implícito según Seymour Chatman

El crítico literario estadounidense Seymour Chatman (1928-2015) también realizó aportaciones sobre el concepto de autor implícito. En su libro Historia y discurso: la estructura narrativa en la ficción y el cine, publicado en 1978, creó un diagrama para explicar los distintos componentes de la estructura narrativa de una obra de ficción:

Autor real → [Autor implícito → (Narrador) → (Narratario) → Lector implícito] → Lector real

De esta manera, estableció la existencia de diferentes participantes en una narración. El autor real y el lector real son las personas de carne y hueso que escriben y leen la historia, respectivamente. El autor implícito es la imagen del autor que el lector construye a partir de lo que lee. El narrador es la voz que relata la historia y el narratario es el personaje destinatario de dicho relato. El lector implícito es la imagen del lector real para quien el autor implícito escribe el texto.

En este diagrama, el autor implícito y el lector implícito son esenciales, pero el narrador y el narratario son opcionales. El autor real y el lector real, si bien son indispensables para la narración, se encuentran fuera de ella.

Otras definiciones de autor implícito

En la actualidad, el concepto de autor implícito se analiza desde otras perspectivas. Por ejemplo, la crítica literaria británica Kathleen Tillotson (1906-2001) denominó al autor implícito como el “segundo yo” del autor. El teórico literario francés Gérard Genette (1930-2018) recuperó estos conceptos y desarrolló su teoría sobre los narradores. Asimismo, incorporó los términos de “focalización”, “diégesis”, “narrador heterodiégetico” y “narrador homodiegético”, entre otros.

El concepto de focalización de Gennete se divide, a su vez, en varias fases. La primera es la focalización cero, donde el autor implícito es omnisciente, que ve y sabe todo. En la focalización interna, el autor implícito es un personaje de la narración, el cual se comunica a través de monólogos y cuyo conocimiento es selectivo o está restringido. En la focalización interna, el autor habla de manera objetiva de los aspectos externos de los personajes.

En su obra El autor implícito y el narrador no fiable (2011), el profesor de filología inglesa de la Universidad de Zaragoza, José Ángel García Landa, define al autor implícito de la siguiente forma:

[…] el autor textualizado, es decir, la imagen del autor que proyecta una obra determinada, o la que se trasluce a través de la lectura de la obra, a partir de sus juicios intelectuales, éticos, posicionamientos frente a los personajes y acciones, construcción de la trama, presuposiciones que deducimos del texto, etc.

Diferencia entre el autor implícito y el autor explícito

Existen casos en los cuales el autor real decide hacer explícita su presencia en la narración. Puede llevar a cabo esto mediante el prólogo, las notas al pie de página, o los agradecimientos. También, el autor puede expresarse de forma explícita a través de un personaje o como narrador.

La diferencia principal entre el autor implícito y el autor explícito es, justamente, su presencia en el texto. Mientras que el autor implícito está siempre presente, el autor explícito no siempre aparece en la obra. Además, la aparición del autor explícito es intencional, ya que el autor real decide incluir su participación. En cambio, el autor implícito se refleja en el texto aunque el autor real no tenga el propósito de hacerlo.

Además, la presencia del autor explícito contribuye a la formación de la imagen que el lector crea sobre el autor real y también permite conocer más características sobre el autor implícito.

Diferencia entre el autor implícito y el narrador sospechoso

El autor implícito se diferencia también del narrador. El narrador es la voz que cuenta la historia, pero el autor implícito, según lo mencionado anteriormente, es la imagen del autor real que construye el lector a medida que lee el texto.

El narrador puede ser confiable o sospechoso (también llamado no fiable). El narrador confiable es el que describe las acciones de manera objetiva. En cambio, el narrador no fiable oculta lo que sabe, brinda información contradictoria, miente o engaña al lector. El narrador no fiable no habla o actúa según las normas de la obra que establece el autor implícito. De hecho, lo contradice, y el lector debe prestar una mayor atención para comprender el significado en su totalidad.

Generalmente, el narrador no fiable aparece en primera o tercera persona. Un ejemplo común de narrador no fiable se puede observar en la novela El asesinato de Rogelio Ackroyd (1926), de Agatha Christie.

Bibliografía

mm
Cecilia Martinez (B.S.)
Cecilia Martinez (Licenciada en Humanidades) - AUTORA. Redactora. Divulgadora cultural y científica.

Artículos relacionados