Las brujas en ‘Macbeth’ de Shakespeare, clave de la trama

Macbeth, de William Shakespeare.
The Tragedie of Macbeth. Illustrated by Moyr Smith. 1889. S334.1889

No queremos que avances sin anunciarte que encontrarás varios spoilers importantes en este artículo. Si puedes vivir con ellos, o bien ya leíste el libro o viste la obra, aquí te explicamos el papel de las tres brujas en Macbeth.

Macbeth es una tragedia de William Shakespeare sobre un soldado cuya ambición desmedida y ansias de poder le llevan a abandonar su moral y a provocar la casi destrucción del reino que pretendía gobernar. Al principio, el conflicto es entre Macbeth y él mismo, la mayoría de las veces persuadido por las tres brujas. Más adelante, el conflicto es entre él y su esposa, Lady Macbeth, que lo empuja a adoptar acciones que él se resiste a seguir. Las decisiones de Macbeth le dan desarrollo a toda la obra, con giros impredecibles e inesperados.

Macbeth: influencia de las tres brujas

En Macbeth, la obra de Shakespeare, la influencia de las brujas sobre el personaje juega un papel de suma importancia, sobre todo en la contribución a su eventual destrucción. El papel de las brujas se desarrolla cuando buscan crear caos profetizando diferentes situaciones para que Macbeth actúe conforme a las profecías. De esta forma, plantan la semilla de duda e intranquilidad en la cabeza de Macbeth y esta crece hasta terminar dominando su mente.

Sin embargo, es Macbeth quién toma, por su propia cuenta, todas las decisiones que forjan su destino. Aunque en toda la obra las brujas emiten mensajes que confunden a Macbeth, es él quien toma la decisión de asesinar a todas sus víctimas. Ahora bien, después de uno de los asesinatos cometidos, Macbeth pierde la cordura, hecho que facilita el que las brujas tomen completo dominio de su mente.

Así, las tres brujas, llamadas también “las hermanas extrañas”, son la raíz del problema de Macbeth y parte del elenco principal durante toda la obra. Es cierto, no pueden causar ningún tipo de daño directo a Macbeth, pero sí hacen predicciones sobre su futuro. Macbeth, extremadamente influenciable, actúa conforme a estas predicciones.

Las profecías de las brujas     

Durante la obra, salen a relucir cinco profecías dictadas por las brujas:

Macbeth thane (señor) de Cawdor y rey de Escocia

La primera profecía de las brujas buscaba despertar en Macbeth un espíritu de codicia y maldad. “Te convertirás en thane de Cawdor y luego en rey de Escocia”, le dijeron. Aunque para este momento Macbeth no creyó ciegamente en esta profecía, sí despertó en él ambición por la corona. Cuando Macbeth es proclamado thane de Cawdor, no para de pensar en que, tal vez, las profecías son ciertas y no cuestión de coincidencia. Este es el primer pensamiento que lo conduce a lo que fue su destino final.

Una vez las brujas supieron que la primera profecía debilitó la mente de Macbeth, reforzaron en él la idea de ser rey de Escocia. Debido a esto, planea su primer asesinato, con el fin de quitarle la corona a Duncan. Tras el asesinato de Duncan, Macbeth oscila entre pensamientos que lo llevan a no importarle matar a más personas y, al tiempo, de temor por ser descubierto. Estos pensamientos lo llevan a asesinar a los guardias de Duncan, con el fin de que no testifiquen en su contra.

Los hijos de Banquo pueden reinar

Los asesinatos cometidos por Macbeth no causan en él ningún remordimiento, pero lo llevan a pensar constantemente en ello. Esta angustia abrede nuevo las puertas a las brujas, pues saben que ahora Macbeth podrá ser persuadido con mayor facilidad. Las siguientes profecías de las brujas involucran a su amigo Banquo. Las brujas le dan a entender que Banquo nunca sería rey, pero que sus hijos sí. Esta profecía hace que Macbeth pierda un poco más su cordura, pues para ese momento su obsesión por la corona ya no tiene límites.

Desesperado al pensar que no llegará a ser rey debido a los hijos de Banquo, Macbeth decide contratar a dos hombres para que maten a Banquo y a sus hijos.

No pasa mucho tiempo antes de que los pensamientos de estos asesinatos empiecen a robar la calma de Macbeth. Empieza a sufrir de insomnio, falta de apetito y alucinaciones. Un día, mientras ofrece un banquete en un castillo, Macbeth imagina el fantasma de Banquo y reacciona con violencia ante sus invitados. Todos lo tachan de loco.

Macduff representa un peligro y nadie puede hacer daño a Macbeth

Antes del mencionado banquete, Macbeth visita a las brujas. Esta vez hacen tres profecías:

  1. La única persona de la que debe desconfiar es Macduff.
  2. Nadie a quien haya dado a luz una mujer “de forma natural” puede hacerle daño con las palabras: “Sé sanguinario, audaz y resuelto. Ningún hombre nacido naturalmente de mujer puede hacerte daño”.
  3. No será derrotado hasta que Birnam Wood avance contra él.

Macbeth sale de su visita a las brujas con el pensamiento de que es imbatible. Durante el banquete, nota la ausencia de Macduff y empieza a pensar insistentemente en la profecía de las brujas. Macduff en ese momento está en Inglaterra intentando convencer a Malcolm, hijo de Duncan, de que luche contra Macbeth. Lleno de ira, Macbeth manda a asesinar a la familia de Macduff.

Con la ayuda de Hécate, su guía, las brujas planean llevar a Macbeth a su muerte, exacerbando la confianza en sí mismo. Esta confianza hace que Macbeth crea que Macduff, al enterarse del asesinato de su familia, intentará matarlo y no podrá.

Macbeth no será derrotado sino hasta que Birnam Wood avance contra él

Durante su visita a las brujas en la cueva, para la tercera profecía, las brujas le muestran una aparición. En esta, ve a un niño con una corona en la cabeza, sosteniendo las ramas de un árbol. Con esta aparición le dicen a Macbeth que nadie podrá derrotarlohasta que Great Brinam Wood llegue a la alta colina de Dunsinane y desde allí avance contra él.

Mientras tanto, Macduff y Malcolm llegan a Escocia con un ejército. De camino al castillo de Macbeth, su objetivo, cortan ramas de los árboles del bosque de Birnam para usarlas como camuflaje. Macbeth lleva a la batalla a su ejército para enfrentarse contra Macduff. Una vez allí, un mensajero le anuncia que, al parecer, Birnam Wood está avanzando hacia Dunsinane. En este momento, Macbeth se da cuenta de que todo el tiempo ha sido engañado por las brujas. Sin embargo, su orgullo le impide retirarse de batalla y comprende que ese será su fin.

Una vez se encuentra con Macduff, este le aclara a Macbeth que él no nació de forma natural, sino gracias a una cesárea. Macbeth confirma el engaño, pero ratifica su incapacidad de retirarse del campo de la lucha. Su ira al saberse engañado lo ciega y se lanza contra Macduff. En la pelea, Macbeth es asesinado.

 Fuentes

  • Pimentel, L. (2012). Las brujas en Macbeth: ¿hermanas fatídicas o sirvientas del destino?
  • Shakespeare, W. (1606). Macbeth. Libro online en Freeditorial.