La Triple Alianza azteca

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

La Triple Alianza fue un pacto militar y político que surgió en el año 1428 entre tres ciudades-estado mesoamericanas (Tenochtitlan, Texcoco y Tlacopan) que compartían tierras en la cuenca de México. Esta alianza estaba conformada por unidades sociopolíticas que comprendían los pueblos mexicas-tenochcas, así como sus aliados, los tetzcocanos y los tlacopanecas.

La alianza surgió tras la muerte de Huehue Tezozómoc, de Azcapotzalco, anterior líder de la triple alianza formada por tepanecas, coatlichantlacas y culhuacanos. Tras su muerte se produjeron una serie de tensiones que provocaron problemas sucesorios y conflictos entre los Estados; esto desestabilizó la región y provocó nuevos reagrupamientos sociales y políticos.

La formación de una nueva Triple Alianza entre Tenochtitlan, Tetzcoco y Tlacopan (en sustitución de Azcapotzalco, Coatlichan y Culhuacan) reorganizó el territorio y la distribución de tierras en una nueva entidad sociopolítica. Esta conformación administrativa permitía que las ciudades-estado obtuvieran tributos de los pueblos sometidos; los ingresos se distribuían de acuerdo al poderío militar de cada una de las tres capitales. Algunos autores reportan que la distribución correspondía a 2/5 para Tenochtitlan, 2/5 para Tetzcoco y 1/5 para Tlacopan; en consecuencia, las tres ciudades recibían ingresos de las provincias o pueblos sometidos. Esta confederación entre ciudades-estado es una característica del período posclásico del mundo prehispánico.

Contexto

  • Los mexicas se establecieron en Tenochtitlan en el año 1325, después de una larga peregrinación en Aztlán (lugar de origen de los mexicas). Posteriormente, en este territorio se fundaría la ciudad de México.
  • Al finalizar el siglo XIV surgieron dos conformaciones dominantes: en el lado occidental de la cuenca, los líderes era los tepanecas, mientras que los dominantes en el lado oriental eran los acolhua.
  • La constitución de la Triple Alianza se inicia en el año 1428 y duraría casi un siglo, hasta la Conquista española iniciada en 1519. La extensión territorial del dominio de los reinos de la Triple Alianza se ubicó en la cuenca de México; tiempo después sería la capital de su magnífico imperio, una de las mayores ciudades de su época en todo el mundo, que además dominaba una gran parte de Mesoamérica.
  • La Triple Alianza incluía a los tres grupos étnicos más importantes de la altiplanicie: la rama colhua (Mexico-Tenochtitlan); la rama tolteca-acolhua, con el agregado de los pueblos chichimecas (Tetzcoco) y la rama otomiana (Tlacopan). Las alianzas entre ellos se fueron construyendo y manteniendo por medio de una red comercial vital y un vínculo común de símbolos y estilos artísticos. Esta mezcla de etnias marcaría la ubicación y cosmología de la alianza, a saber, que los colhua-mexicas eran guerreros, pertenecientes al Sol; los acolhuas estaban dedicados a funciones intelectuales (legislativas, literarias, de ingeniería), pertenecientes al Cielo Alto y los tepanecas ejercían funciones de producción y comercio, pertenecientes al Inframundo.
  • Los mexicas le exigían tributo a los pueblos que rodeaban los lagos. De esta manera empezaron a generar muchos enemigos, ya que estos pueblos empezaron a resistirse a la sumisión.
  • Con la llegada de los conquistadores españoles, numerosas naciones indígenas se intentarían aliar con ellos con el fin de poder enfrentar la Triple Alianza, particularmente a los guerreros de México-Tenochtitlan.

Conformación de la Triple Alianza

Se considera que la guerra entre las ciudades de México-Tenochtitlan y Azcapotzalco en el siglo XV fue el punto de partida para la conformación y el surgimiento de la Triple Alianza entre Tenochtitlan, Tetzcoco y Tlacopan. 

Este tipo de alianzas no era desconocido entre los pueblos de Mesoamérica. Existen referencias de otras alianzas conocidas, como la de Tollan, Culhuacan y Otompan; luego Azcapotzalco, Coatlichan y Culhuacan en la cuenca lacustre. En el norte de la península de Yucatán se sabe de alianzas entre Mayapán, Uxmal y Chichén Itzá primero y Mayapán, Izamal y Chichén Itzá después.

Durante el período posclásico tardío o período azteca en la cuenca de México, hubo una rápida centralización de la autoridad política. Las relaciones entre la ciudad y el Estado se consolidaron cuando se conformó la Triple Alianza, la cual trajo más poder político, militar y económico. Cada ciudad estaba gobernada por un pequeño rey y se mantenía en conflicto con los pueblos sometidos a los que les exigían tributos y guerreros; no había paz sino pequeñas y frecuentes guerras. Cada rey de región o tlatoque (Señor Supremo en náhuatl) recibió un particular título:

  • Itzcóatl (de Tenochtitlan) el de Colhuatecuhtli.
  • Nezahualcóyotl (de Tetzcoco) el de Acolhuatecuhtli.
  • Totoquihuatzin (de Tlacopan) el de Tepanecatecuhtli.

Los pueblos sometidos por la Triple Alianza participaban con sus guerreros en expediciones militares (guarniciones militares) y aportaban mano de obra y materiales para las obras. También muchos de los guerreros de los pueblos sometidos eran capturados como ofrendas para hacer sacrificios a los dioses. Por otra parte, los pueblos más lejanos pagaban tributos especiales por cada región; en muchos casos, los tributos conformaban objetos de lujo y alimentos.

Alianzas para dominar más territorio

En el año 1428 aparecería una gran confederación de pueblos mesoamericanos del mundo prehispánico en México, algo que se transformaría en una enorme y feroz batalla en la búsqueda de poder y dominio en la región. Así, tres de sus ciudades decidirían combinar sus fuerzas y conformar una alianza para combatir a sus opositores: Azcapotzalco, Tenochtitlan (posteriormente conocida como México-Tenochtitlan) y Texcoco. La alianza tuvo un gran desarrollo en sus inicios, tras tomar el poder de la ciudad de Azcapotzaldo; de allí en adelante continuarían sus planes en el sometimiento de otras ciudades-estado.

La Triple Alianza buscó someter a las otras ciudades-estado en la cuenca de México. Primero conquistaron el sur (1432), luego se dirigieron al oeste (1435) y posteriormente tomaron el este (1440). Así se fue imponiendo el control y cada capital fiscalizaba sus ciudades-estado, con Tenochtitlán al sur, Texcoco al noreste y Tlacopan al noroeste. 

Durante el reinado de Ahuitzotl, penúltimo emperador azteca (1487-1502), la Triple Alianza se consolidaba como un estado militarista. Su principal ideología era la guerra y la mayor virtud el valor de sus guerreros; los ejercicios militares empezaban a partir de los 15 años de edad y a los 20 años ya los hombres estaban habilitados para ir a la guerra, con la enseñanza principal de capturar prisioneros de los pueblos bajo su dominio para ser ofrendados en sacrificio.

La gran evolución en Mesoamérica

Las principales funciones de la Triple Alianza se orientaron a establecer coaliciones militares con fines hegemónicos para expandir el dominio que garantizara su poder; de igual forma, podían mantener el control de las rutas comerciales y la centralización de la riqueza gracias a los tributos. De acuerdo con el investigador Carrasco, en casos de conflictos que afectaran a dos o más de los reinos de la triple alianza de Tenochtitlan, Tetzcoco y Tlacopan, se celebraban tribunales colegiados de los tres tlatoques aliados cada ochenta días, y la sede de la reunión se determinaba “por su rueda y turno” en cada una de las capitales.

Hubo un gran impacto en términos políticos, comerciales y militares entre los pueblos que le daban tributo a la alianza. Tenochtitlan sería el Estado con mejor posición en la coalición, consolidando su poder y dominio de manera más eficiente, por lo que se constituyeron en los líderes de esta alianza. Con las conquistas y pactos, México-Tenochtitlan se convirtió en la ciudad con mayor poder político, militar y mejor economía de gran parte del mundo mesoamericano; mientras, Texcoco mantuvo la prominencia en la ley, la ingeniería y las artes. Así mismo, la Triple Alianza impuso su manera de centrarse en el desarrollo urbano, dividiendo las áreas en barrios y fomentando la afluencia de inmigrantes a sus capitales.

Sin embargo, la Triple Alianza no tuvo dominio total en todos los poblados: Tlaxcala y Michoacán fueron dos pueblos que lograron prevalecer independientes de este dominio, llegando el primero a ser conocido y nombrado como la república de Tlaxcala. Michoacán también logró sobresalir como una región con fuerte organización política, independiente del dominio de la Triple Alianza; incluso logró ampliar sus fronteras, algo poco común en el mundo mesoamericano.

Autonomía política en los Estados asociados de la unión

Cada uno de los Estados asociados en la Triple Alianza controlaba su dominio territorial como ciudades-estado independientes. Sus fuerzas militares, sin embargo, compartían los objetivos expansionistas del Imperio, así como los mercados y la distribución de tributos a través de las fronteras de la alianza.   

Cada uno de los Estados asociados era políticamente autónomo, así cada rey (tlatoque) tomaba sus decisiones por separado, al igual que su manera de establecer políticas. Las familias con poder de estas tres ciudades establecieron lazos y fomentaron interacciones sociales y políticas a través de alianzas y matrimonios entre las élites de los tres socios y en todo su imperio para mantener el estatus. Sin embargo, comenzaron a notarse las diferencias en sus sociedades; se irguió el tlatoque de Tenochtitlán, el cual impuso su política de Estado y supremacía militar.

Fin de la alianza

El tlatoque de Tenochtitlán pronto sería la cara suprema de esta alianza y tomaría la decisión final sobre todas las acciones militares de la unión. Llegó un momento en que Tenochtitlán comenzó a incomodar a sus aliados, por lo que inevitablemente se disolvió la coalición; primero se dio la independencia de Tlacopan y luego la de Texcoco.

Sin embargo, persistieron las hostilidades entre la Triple Alianza, y fue con la ayuda de las fuerzas de Texcoco que Hernán Cortés pudo derrocar a Tenochtitlán en 1591.

Fuentes

Chapman, Anne M. Raíces y consecuencias de la guerra de los aztecas contra los tepanecas de Azcapotzalco. México, Escuela Nacional de Antropología e Historia. 1959. 

Carrasco, Pedro. Estructura político-territorial del Imperio tenochca. La Triple Alianza de Tenochtitlan, Tetzcoco y Tlacopan. México, FCE. 1996.

Gibson, Charles. Structure of the Aztec empire. En Handbook of Middle American Indians, Austin, University of Texas Press, vol. 10. 1971.

mm
Emilio Vadillo (MEd)
(Licenciado en Ciencias, Master en Educación) - COORDINADOR EDITORIAL. Autor y editor de libros de texto. Editor (papel y digital). Divulgador científico.

Artículos relacionados