Tláloc, el dios azteca de la lluvia y la fertilidad

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

Tláloc es el dios azteca de la lluvia y una de las deidades más antiguas y de culto más extendido en la Mesoamérica precolombina. Se decía que vivía en la cumbre de las montañas, especialmente en las que están cubiertas por las nubes, y que desde allí envió lluvias revitalizantes a la gente.

Había dioses de lluvia en la mayoría de las culturas mesoameamericanas. Los orígenes de Tláloc se remontan a la los olmecas y la civilización de Teotihuacán. Los antiguos mayas llamaban Chaac al dios de la lluvia, mientras que los zapotecas de Oaxaca se referían a él como Chaac.

Curiosidades

  • El dios de la lluvia era una de deidas más importantes de la cultura Azteca.
  • Tláloc gobernaba las esferas de agua, la fertilidad y la agricultura. También supervisaba el crecimiento de los cultivos, especialmente el maíz, y el ciclo regular de las estaciones.
  • La consorte femenina de Tláloc era Chalchiuhtlicue, cuyo nombre significa la que tiene una falda de jade. Ella presidía los lagos y arroyos de agua dulce y era también la deidad patrona de los nacimientos y la protectora de la navegación costera.

La capital del imperio

Los arqueólogos e historiadores sugieren que los gobernantes aztecas legitimaron su dominio sobre la región haciendo énfasis en este conocido dios. Por esta razón construyeron un santuario a Tláloc en la parte superior del Gran Templo de Tenochtitlán, la capital del imperio. Su templo estaba justo al lado del dedicado a Huitzilopochtli, la deidad patrona azteca.

  • El santuario de Tláloc en el Templo Mayor representaba la agricultura y el agua, mientras que el santuario de Huitzilopochtli representaba la guerra, la conquista militar y el tributo. Estos fueron los dos santuarios más importantes de la capital azteca, ubicados en lo que hoy es Ciudad de México.
  • El santuario de Tláloc presentaba pilares inscritos con símbolos de los ojos de Tláloc y pintados con una serie de bandas azules.
  • El sacerdote que tenía la tarea de atender el santuario era Quetzalcoatl Tláloc tlamacazqui, uno de los líderes de mayor rango en la religión azteca.
  • Muchas de las ofrendas relacionadas con este santuario contienen sacrificios de animales acuáticos y artefactos como objetos de jade, material relacionado con el agua, el mar, la fertilidad y el Inframundo.
  • Aparte de las ceremonias que se llevan a cabo en el Templo Mayor azteca, se han encontrado ofrendas a Tláloc en varias cuevas y en picos de montañas. El santuario más sagrado de Tláloc estaba ubicado en la cima del monte Tláloc, un volcán extinto ubicado al este de Ciudad de México. Los reyes aztecas y sus sacerdotes hacían peregrinaciones a este lugar, llevando ofrendas para Tláloc.

La icónica representación de Tláloc

La imagen de este dios es una de las representaciones más icónicas de la mitología azteca, similar a los dioses de la lluvia en otras culturas mesoamericanas:

Grandes ojos saltones cuyos contornos están formados por dos serpientes que se encuentran en el centro de su rostro para formar su nariz. También tiene grandes colmillos colgando de su boca y un labio superior protuberante. A menudo se le representa rodeado de gotas de lluvia y de sus asistentes, los Tlaloques.

Tláloc, dios azteca
Vasija con máscara de Tláloc, Museo del Templo Mayor, Ciudad de México.

Referencias

  • Bonifaz, R. (1986). Imagen de Tláloc: hipótesis iconográfica y textual. Disponible en: https://books.google.co.ve/books?id=Clt3Uf–o10C&dq
  • Heyden, D. (1984). Las anteojeras serpentinas de Tlalóc. Estudios de cultura Náhuatl. Disponible en: http://www.historicas.unam.mx/publicaciones/revistas/nahuatl/pdf/ecn17/263.pdf

mm
Isabel Matos (M.A.)
(Master en en Inglés como lengua extranjera.) - COLABORADORA. Redactora y divulgadora.
Artículo anterior
Artículo siguiente

Artículos relacionados