Junajpu y Xbalamke, los gemelos de la mitología maya

Junajpu y Xbalamke, mitología maya

Junajpu y Xbalamke, que también se encuentra escrito como Huanhpú e Ixbalanqué, son dos hermanos gemelos, personajes de la mitología maya, cuya leyenda se cuenta en el Popol Wuj.

El Popol Wuj, o Popol Vuh, el Libro del consejo o Libro de la comunidad, recoge las leyendas mayas que describen su cosmovisión y sus costumbres a través de los relatos de los mitos sobre el origen del mundo y diversos sucesos relacionados con la civilización maya y la naturaleza. El Popol Wuj fue escrito alrededor del año 1550, en las primeras épocas de la conquista española, en k’iche’ (la lengua maya) y en español. Pero los registros de las leyendas que cuenta se remontan a la cultura olmeca y a los primeros estadios de la cultura maya. Los gemelos mitológicos del Popol Wuj aparecen junto al dios del maíz en las pinturas murales encontradas en San Bartolo, Guatemala, que, creadas hacia el año 100 antes de Cristo, son hasta hoy las más antiguas de la cultura maya y muestran una continuidad estética entre la iconografía olmeca tardía y la maya. También se han asociado a los gemelos de Azuzul, dos figuras humanas similares ubicadas frente a dos jaguares, encontrados cerca de San Lorenzo, uno de los dos principales centros urbanos olmecas, junto a los gemelos mitológicos del Popol Wuj.

El propósito del Popol Wuj se explicita en su comienzo: «Aquí escribiremos, estableceremos la palabra antigua; el origen, el comienzo de todo lo acontecido en el pueblo k’iche’, nación de la gente k’iche’. Aquí iniciamos la enseñanza, la aclaración y la relación de lo oculto y lo revelado por Tz’aqol fütol,’Alom, K’ajolom, nombres de Junajpu Wuch’, Junajpu Utiw; Saqi Nim Aq Sis;·Tepew Q’ukumatz; Corazón del lago, Corazón del mar…»

Primer página del Popol Wuj.
Primer página del Popol Wuj.

Jun Junajpu y Wuqub Junajpu, los primeros gemelos del Popol Wuj

En la cronología mitológica del Popol Wuj, antes que Junajpu y Xbalamke aparecen Jun Junajpu y Wuqub Junajpu.

«…En la oscuridad al amanecer nacieron Jun Junajpu y Wuqub Junajpu de Xpiyakok e Ixmukane. Ahora bien, Jun Junajpu engendró dos hijos, dos varones: Jun Batz’ se llamaba el primogénito Jun Chowen se llamaba el segundo…»

Al igual que todas las culturas mesoamericanas, los mayas creían en los ciclos temporales, en la destrucción y renovación cósmica cíclica que eran llamadas las “edades del mundo“. Jun Junajpu y Wuqub Junajpu fueron los gemelos del maíz  y vivieron durante el segundo mundo.

«…Eran grandes sabios, tenían gran conocimiento, ellos eran adivinos aquí sobre la faz de la Tierra; de buena índole y buenas costumbres. Enseñaron las artes y el trabajo a Jun Batz’ y Jun Chowen, hijos de Jun Junajpu. En flautistas, en cantantes, en cerbataneros, en escritores; así mismo en escultores, en orfebres del jade, en orfebres de la plata se constituyeron Jun Batz’ y Jun Chowen…»

Jun Junajpu y Wuqub Junajpu fueron invitados al inframundo maya, el Xibalba, por los señores Jun Kame y Wuqub Kame para jugar el juego de pelota.

«…Como era camino a Xibalba donde jugaban, fueron escuchados por Jun Kame y Wuqub Kame, Señores de Xibalba: ¿Qué es lo que está pasando sobre la faz de la Tierra? Están saltando y corren haciendo bulla. ¡Que los vayan a traer! Que vengan a jugar pelota aquí, que habremos de derrotarlos. Ya no nos tienen deferencia, no nos respetan y tampoco tienen vergüenza. Que los vayan a jalar de allá arriba, dijeron todos los de Xibalba al tomar una decisión en conjunto. Los llamados Jun Kame y Wuqub Kame eran los jueces supremos…»

En el Xibalba, Jun Junajpu y Wuqub Junajpu fueron sometidos a varias pruebas y engañados. «…Lo que deseaban los de Xibalba eran los complementos de juego de Jun Junajpu y Wuqub Junajpu: sus protectores de cuero, sus cinturones, sus protectores de brazos, sus penachos, sus pañuelos protectores… En fin, los atavíos de Jun Junajpu y Wuqub Junajpu…» Entre las muchas pruebas a las que fueron sometidos, en la víspera del juego los enviaron a la Casa Oscura y les dieron cigarros y antorchas, y se les dijo que los mantuvieran encendidos toda la noche sin consumirlos. Fallaron en esta prueba y el castigo por el fracaso fue la muerte. Jun Junajpu y Wuqub Junajpu fueron sacrificados y enterrados, pero la cabeza de Jun Junajpu fue cortada y solo su cuerpo fue enterrado junto al de su hermano menor.

Los Señores de Xibalba colocaron la cabeza de Jun Junajpu entre las ramas de un árbol del camino, y el árbol dio frutos. «…Éste es el árbol de Jícaro que le llamamos ahora, cabeza de Jun Junajpu se le dice…». Los Señores de Xibalba prohibieron que se cortaran los frutos y que nadie visitara el árbol. Pero la docella Ixkik’, hija del Señor Kuchuma Kik’, quedó maravillada por la historia del árbol y fue sola a verlo. Allí habló con la calavera de Jun Junajpu, que le pidió que extendiera su mano, y la calavera escupió sobre su mano.

«…Ahí regresó la doncella a su casa, después de que le fueran dados muchos consejos. De inmediato fueron concebidos los hijos en su vientre por la sola virtud de la saliva y así fueron engendrados Junajpu e Xbalamke…»

El mito de la gestación de la docella Ixkik’ plantea la continuidad de la vida en sus hijos, en los gemelos Junajpu y Xbalamke, trascendiendo la traición de los Señores de Xibalba. Como le dice Jun Junajpu a la docella Ixkik’:

«…No se extingue, no desaparece la faz de los Señores, de los varones, de los sabios, de los oradores; se queda en sus hijas, sus hijos. ¡Que así sea! Esto es, pues, lo que yo he hecho contigo. Sube a la superficie de la Tierra que no has de morir, porque entras en la palabra…»

Junajpu y Xbalamke

Después de que la docella Ixkik’ escapase de Xibalba engañando a los Señores que la habían mandado matar como castigo por su embarazo, fue a vivir en la Tierra con Ixmukane, la madre de Jun Junajpu y Wuqub Junajpu, que criaba a los dos hijos de Jun Junajpu, Jun Batz’ y Jun Chowen. «…Sólo tocando flauta, sólo con el canto se entretenían. Sólo a escribir y sólo a esculpir se dedicaban todos los días. Esto consolaba el corazón de la abuela…». Así nacen Junajpu y Xbalamke.

Uno de los gemelos de Azuzul junto a la imagen de jaguar encontrada junto a los gemelos.
Uno de los gemelos de Azuzul junto a la imagen de jaguar encontrada junto a los gemelos.

Junajpu significa “el cerbatanero“, que maneja una cerbatana. Jun significa uno, aj es el posesivo y pu es el apócope de pub, que significa cerbatana. Xbalamke se puede interpretar como pequeño jaguar-venado, donde el prefijo X es el diminutivo, Balam significa jaguar y Ke es el apócope de Kej, que significa venado. Pero se ha propuesto otra interpretación de Balamq’e, y según ella se compondría de Balam, que significa “oculto”, y Q´e, “sol“: sol oculto o nocturno. Esta interpretación parece más acorde con el mito, ya que al final Junajpu se convierte en el Sol y Xbalamke en la Luna, que se puede interpretar como sol nocturno.  

Junajpu y Xbalamke fueron tratados cruelmente por su abuela y sus hermanos, y sobreviviron en el bosque cazando pájaros con sus cerbatanas.

«…Ellos ya sabían de su nacimiento, ya tenían poderes; sabían que eran los sucesores de sus padres que fueron a Xibalba y que murieron allí. Eran grandes sabios, pues Jun Batz’ y Jun Chowen en su corazón todo lo tenían claro. Sin embargo, cuando nacieron sus hermanos menores no demostraron sabiduría a causa de su envidia y sobre ellos mismos cayó el rencor que tenían en el corazón. Por ninguna otra razón fueron transformados por Junajpu e Xbalamke, quienes sólo tirando con cerbatana se mantenían todos los días. No eran amados por su abuela ni por Jun Batz’ y Jun Chowen…»

Junajpu y Xbalamke crecieron y también sus poderes, y castigaron a sus hermanos mayores convirtiéndoles en monos.

«…Sólo vamos a cambiar su naturaleza. Éste es el contenido de nuestras palabras. Que se cumpla: por los grandes sufrimientos que nos han causado. Ellos querían que muriéramos y que desapareciéramos, nosotros, que somos sus hermanos menores. Como súbditos nos trataban, de la misma manera los vamos a vencer. Es sólo una muestra lo que vamos a hacer, se dijeron entre sí…»

Junajpu y Xbalamke encontraron la pelota que su padre, Jun Junajpu, no había llevado al Xibalba, y encontraron también la cancha de pelota construida por su padre. Y estuvieron jugando durante varios días, lo cual volvió a molestar a los Señores de Xibalba. Tras muchas aventuras, Junajpu y Xbalamke descendieron al Xibalba siguiendo el mismo camino de las pruebas que sus padres recorrieran antes. Pero sortearon los engaños y trampas que les tendieron los Señores de Xibalba gracias a su astucia, venciéndolos en el juego de pelota. Pasaron la prueba de las antorchas y los cigarros encendidos engañando a los Señores de Xibalba haciendo pasar la cola de un guacamayo como el resplandor de una antorcha y poniendo luciérnagas en las puntas de sus cigarros.

«…Sus nombres no serán olvidados. ¡Que así sea! Les dijeron a sus padres cuando consolaron sus corazones. ¡Nosotros sólo hemos hecho pagar su muerte, su desaparición; las penas, los tormentos que les hicieron! Este fue, pues, su mensaje de despedida, después de vencer a todos los de Xibalba. Después ascendieron para acá, en medio de la claridad. De inmediato ascendieron al cielo: uno fue el Sol y el otro fue la Luna. Entonces se iluminó la bóveda del cielo, la faz de la Tierra, en el cielo se establecieron …

El mito de los gemelos

En los registros de los gemelos que se identifican en esculturas y pinturas, Junajpu y Xbalamke no son idénticos. Junajpu es más grande, diestro y masculino, con manchas negras en su mejilla derecha, en el hombro y en los brazos. El Sol y las astas de ciervo son los principales símbolos asociados a Junajpu, aunque a menudo ambos gemelos se asocian con símbolos de ciervos. Xbalamke es más pequeño, zurdo y a menudo con una apariencia femenina, siendo la Luna y los conejos sus símbolos. Xbalanque tiene manchas como las de la piel de jaguar en la cara y el cuerpo.

Los gemelos también están presentes en el calendario maya, indicando una relevancia que se remonta a la cultura olmeca y a los primeros estadios de la civilización maya. El mito de los gemelos se encuentra en las tradiciones de la mayoría de las culturas indígenas de América Central y América del Norte. Son parte de mitos y leyendas que cuentan como ancestros legendarios necesitan superar diversas pruebas. La muerte y el renacimiento está sugerida en la representación de los gemelos en la forma de hombre pez. En muchas culturas mesoamericanas, para los dioses los peces son embriones humanos flotando en un lago mítico. El mito de los gemelos también se encuentra registrado en artefactos de cerámica y de mimbre que se encontraron en suroeste de los Estados Unidos, influencia cultural que habrían llegado desde la costa del golfo de México alrededor del año 800.

Fuentes

Aleksandar Boskovic. The Meaning of Maya Myths. Anthropos 84 (1/3) (1989): 203–12.

Bettina L. Knapp. The Popol Vuh: Primordial Mother Participates in the Creation. Confluencia 12.2 (1997): 31–48.

Luis Enrique Sam Colop. Popol Wuj CHOLSAMAJ, Guatemala, 2008. ISBN 978-99922-53-70-0 https://popolmayab.files.wordpress.com/2018/10/popol-wuj-kaxlan-tzij.pdf

Mary E. Miller, Karl Taube. An Illustrated Dictionary of the Gods and Symbols of Ancient Mexico and the Maya. Thames and Hudson, London, 1997.

Patricia Gilman, Marc Thompson, Kristina Wyckoff. Ritual Change and the Distant: Mesoamerican Iconography, Scarlet Macaws, and Great Kivas in the Mimbres Region of Southwestern New Mexico. American Antiquity 79 (1) (2014): 90–107.

Robert J. Sharer. The Ancient Maya. Sexta edición, Stanford University Press, Stanford, California, 2006.