Niños que matan: Alex y Derek King

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

El asesinato de Terry King en el año 2001 fue uno de los casos policiales más impactantes de Estados Unidos. Sus hijos, Alex y Derek King, dos niños de 12 y 13 años respectivamente, fueron declarados culpables de su asesinato.

Quién era Terry King

Terry King era un hombre de 40 años que vivía en la localidad rural de Cantonment, Florida. En 1985, Terry conoció a Janet French, quien ahora se llama Kelly Marino. Con ella tuvo a sus dos hijos, Derek en 1988 y Alex en 1989.

En los años siguientes, la pareja se enfrentó una crisis cuando Kelly quedó embarazada de otro hombre y tuvo mellizos. Sin embargo, ella y Terry decidieron darse una nueva oportunidad, y volvieron a vivir juntos con los cuatro niños.

Sin embargo, un tiempo después, Kelly comenzó a consumir drogas y a mostrar síntomas de depresión. En 1994 se fue del hogar, dejando a sus cuatro hijos a cargo de su pareja. Más tarde, confesó que en el momento de abandonar a sus hijos se sentía abrumada por las responsabilidades de su rol como madre.

Las personas que conocían Terry King lo describieron como un hombre responsable, sensato y tranquilo que amaba a sus hijos. Incluso la misma Kelly dijo que Terry era un hombre amable y un padre estricto pero cariñoso.

La infancia de Alex y Derek King

A Terry, como padre soltero, cada vez le resultó más difícil mantener a los cuatro niños. Por eso, después de que Kelly se marchara, tuvo que dejarlos al cuidado de familias de acogida. En 1995 los mellizos fueron entregados en adopción y Derek se fue a vivir a la casa del director de la escuela Pace High School, Frank Lay. Alex quedó bajo la protección del Estado y vivió durante un tiempo junto a una familia de acogida. Debido al abandono de la madre y las dificultades económicas, los hermanos King pasaron su infancia lejos de sus padres y tuvieron una vida bastante inestable.

En el año 2001, Alex pudo volver a vivir con su padre. Al poco tiempo, la familia Lay, preocupada por el comportamiento problemático de Derek, lo envió de vuelta con su padre. Derek había comenzado a drogarse, especialmente inhalando sustancias combustibles, y a beber alcohol. En ese tiempo también surgió su fascinación por el fuego.

Según algunos testimonios, Alex parecía estar contento de poder vivir nuevamente con su padre, pero las cosas cambiaron cuando Derek se mudó con ellos.

La reunión de la familia

Nuevamente en el hogar familiar, la convivencia de Terry y sus hijos se tornó cada vez más tensa. A Derek no le gustaba vivir alejado de todo en esa zona rural. La casa era muy básica y a veces incluso faltaba la electricidad. Y tampoco le gustaba vivir bajo las reglas estrictas de su padre.

En las semanas posteriores a su llegada a la casa familiar, Terry dejó de administrarle su medicamento a Derek, que este tomaba para tratar su trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Terry también notó que la música contribuía al comportamiento agresivo de su hijo, por lo que decidió quitar la televisión y el equipo musical. También les impuso ciertas reglas que debían respetar. Esto, en vez de mejorar la situación, solo provocó mayor frustación y tensión en el hogar de los King, y probablemente aumentó el resentimiento de Derek y Alex hacia su padre.

La familia King y Rick Chavis

Rick Chavis era un amigo y vecino de Terry King. Mientras que en su casa Alex y Derek debían acatar las reglas de su padre, en la de Rick Chavis podían hacer todo lo que querían. Se cree que la relación entre Chavis y la familia King era estrecha, y los niños solían pasar mucho tiempo con él. Incluso Chavis solía recogerlos de la escuela y les permitía ver la televisión y jugar a los videojuegos.

Sin embargo, en los días previos a su muerte, parece que algo cambió, ya que Terry dejó de autorizar que Chavis los recogiera en la escuela y no les permitió pasar más tiempo con él.

Alex y Derek, tal vez por la falta de límites, la continua inestabilidad a la que estuvieron sujetos durante los momentos claves de su desarrollo y el débil vínculo con sus padres, se sintieron cada vez más oprimidos. Tanto, que el 16 de noviembre de 2001, solo diez días antes del asesinato de Terry King, ambos se escaparon de casa

Incendio y escena del crimen

El 26 de noviembre, los bomberos respondieron a una llamada sobre un incendio en una comunidad rural, cerca de Pensacola. En esta zona eran frecuentes los incendios, porque la mayoría de las casas eran antiguas y de madera, por lo tanto, muy inflamables.

Por eso, al llegar al lugar, los bomberos creyeron que se trataba solo de un incendio. Sin embargo, después de apagar las llamas, descubrieron el cuerpo quemado de un hombre recostado en un sofá. Era Terry King.

Primero, las autoridades encargadas del caso creyeron que Terry inhaló humo y murió en el incendio. Pero al realizar un breve examen de su cuerpo, fue evidente que su muerte se había debido a un fortísimo traumatismo en la cabeza. Posteriormente, la autopsia confirmó que Terry tenía parte del rostro destrozado y había muerto por los golpes que recibió en la cabeza con un objeto duro.

Inicio de la investigación

El detective John Sanderson fue asignado al caso y comenzó a interrogar a los posibles testigos. Los vecinos le informaron de que King tenía dos hijos que vivían con él, Alex y Derek. Alex había estado viviendo allí desde el verano anterior, y Derek había llegado solo unas semanas atrás. Si bien no fueron víctimas del incendio, nadie sabía nada sobre su paradero. Durante los testimonios de familiares y personas allegadas a la familia, apareció el nombre de Rick Chavis, y a partir de allí la policía intentó establecer la conexión entre él y los King.

Durante la investigación, se determinó que Terry King y Rick Chavis habían sido amigos durante varios años y se descubrió que Chavis tenía antecedentes penales. En 1984 se había enfrentado a cargos por abuso sexual de dos niños y había sido sentenciado a seis meses de cárcel y cinco años de libertad condicional. Además, en 1986, fue declarado culpable de robo y estuvo tres años en prisión. Aunque se desconoce si Terry conocía el historial delictivo de Chavis, lo más probable es que no supiera nada sobre ello.

Aparición de los hermanos King y primeros resultados de la investigación

El 27 de noviembre, un día después de la muerte de Terry, Chavis llevó a ambos niños a la estación de policía. Se identificó como un amigo de la familia y explicó que había encontrado a Alex y Derek en Santa Rosa, una localidad cercana. Esto levantó aún más las sospechas de la policía sobre él, su relación con los King y su rol en el crimen.

En las primeras entrevistas, los investigadores rápidamente se dieron cuenta que estaban ante un caso de parricidio. Al interrogarlos por separado, ambos niños confesaron que mataron a su padre, y que después se ocultaron en el bosque. También quedó en claro que Alex y Rick Chavis tenían una relación sentimental.

Otro detalle relevante para el caso, que se conoció durante la investigación, fue que Terry sufría de narcolepsia, un trastorno del sueño que causa somnolencia y una gran dificultad para mantenerse despierto. Por eso, era común encontrarlo dormido en distintos momentos del día.

Sin embargo, todavía faltaba descubrir más información y detalles para armar el rompecabezas de los acontecimientos antes, durante y después del asesinato.

Confesión inicial de Alex y Derek King

En su declaración inicial, Alex confesó haber sido el autor intelectual del asesinato de su padre y Derek admitió ser el autor material del hecho. Alex le sugirió que matara a su padre y Derek esperó hasta que su progenitor se durmiera. Después, tomó un bate de béisbol de aluminio y golpeó a Terry diez veces en la cabeza. Posteriormente, le prendió fuego a la casa para ocultar el crimen.

Ante esta declaración, Alex y Derek fueron acusados de homicidio en primer grado y detenidos en centro juvenil hasta que empezara el juicio.

En la evidencia que se encontró en la casa de los King y de Rick Chavis había notas y cartas de Alex para Rick Chavis en las que le declaraba su amor y otras pruebas de la relación entre ambos. Aunque todavía no se sabía hasta qué punto Chavis participó en el crimen, fue detenido con derecho a fianza de 50.000 dólares, y también quedó a la espera de su juicio.

El motivo del crimen

En las primeras etapas de la investigación y después en el juicio, se llegó a la conclusión de que el motivo por el cual Alex y Derek decidieron a matar a su padre fue evitar el castigo por haber huido de su casa unos días antes. Aunque su padre nunca los había golpeado, dijeron que a veces los empujaba y que les resultaba amenazante. Especialmente, cuando los sentaba en una habitación y se quedaba mirándolos fijamente. A pesar de estas declaraciones, los detectives no encontraron evidencia que sugiriera ningún tipo de abuso de parte de Terry hacia los niños.

Los juicios por el asesinato de Terry King

En abril de 2002, hermanos King testificaron en contra de Chavis, afirmando que él fue quien le propinó el golpe fatal a su padre. Alex también explicó cómo él y Derek habían ensayado la historia que le iban a contar a la policía para proteger a Chavis. Cuando le preguntaron por qué estaba dando otra versión de lo ocurrido, Alex dijo que no quería pasar toda su vida en prisión.

Después de esto, Rick Chavis fue acusado de asesinato en primer grado de Terry King, incendio premeditado, alteración de evidencia y agresión sexual a un menor de edad.

Otros testimonios y contradicciones

Durante estos procesos, se escucharon los testimonios de varias personas allegadas a la familia King. La familia Lay testificó sobre la creciente agresividad de Derek, razón por la cual prefirieron que volviera a vivir con su padre.

Otro testigo fue James Walker, el abuelo de los niños. Él declaró que había llegado a la casa de Terry King después de que los bomberos extinguieran el incendio. Se había enterado de lo ocurrido por una llamada telefónica de Chavis, quien le había contado que Terry estaba muerto y que los niños habían huido de nuevo. En ese momento, Chavis también le dijo que los bomberos le habían permitido entrar a la casa y había podido ver el cuerpo quemado de Terry.

Sin embargo, la primera vez que Sanderson interrogó a Chavis, este declaró que los bomberos no lo habían dejado entrar y que no sabía donde estaban los niños. Esta y otras contradicciones en su testimonios, aumentaron las sospechas sobre su participación en el crimen.

El juicio de Rick Chavis

El juicio de Chavis por el asesinato de Terry King se desarrolló antes del juicio de los niños, pero se acordó que el veredicto se daría después del proceso penal de los hermanos King.

Declaración de Alex King

En el juicio de Chavis, Alex dio muchos detalles sobre su relación con Chavis y reveló que éste quería que vivieran con él y que eso sólo sería posible si Terry moría. También testificó que Chavis les dijo que estaría en su casa a la medianoche del 26 de noviembre y que dejaran la puerta trasera abierta. Cuando llegó Chavis, les pidió a los niños que fueran a su coche y se metieran en el maletero. Luego Chavis entró en la propiedad. Cuando regresó, los llevó a su propia casa y les confesó que había asesinado a Terry y provocado el incendio.

Alex incluso declaró que amaba a Chavis y que éste le hizo descubrir que era homosexual. También se explayó aún más en los detalles de su relación con Chavis. Los investigadores pudieron determinar que mantenía un contacto estrecho con los niños y estaba al tanto de lo que hacían.

Sin embargo, Chavis negó estar involucrado en el asesinato, pero admitió que Alex lo llamó después del crimen para pedirle ayuda. Y que pasó a buscar a los niños y les lavó la ropa manchada con sangre. También reconoció haber escondido a Alex y Derek después de que mataron a su padre.

Declaración de Derek King

A diferencia de Alex, Derek brindó un testimonio bastante vago, y declaró que no recordaba algunos de los acontecimientos. Tanto él como su hermano reconocieron que solo admitieron que habían matado a su padre para evitar que Chavis fuera a prisión. Supuestamente, él les había dicho que se culparan del hecho porque al ser menores de edad, podrían alegar que mataron a su padre en defensa propia y recibirían una pena menor.

Después de las declaraciones contradictorias de los hermanos King, no se encontró evidencia en contra de Chavis que las corroborara. Al final del juicio, Chavis fue absuelto de los cargos de asesinato e incendio premeditado. Más tarde también fue absuelto por el cargo de abuso sexual de un menor, por falta de pruebas.

Juicio de los hermanos King

El juez a cargo del juicio de Derek y Alex King determinó que habían ocurrido varias irregularidades durante el proceso y les ordenó a la defensa y los fiscales a ir a una mediación para llegar a un acuerdo. De lo contrario, deberían realizar un juicio nuevo.

El 14 de noviembre de 2002, finalmente, ambos niños reafirmaron su declaración inicial de los acontecimientos y aceptaron su responsabilidad en el asesinato. También reconocieron haber mentido en el juicio de Chavis.

Sentencia final

Después de dos días, el jurado condenó a Derek y Alex por homicidio en segundo grado con arma letal e incendio premeditado, a ocho y siete años de prisión respectivamente. En Estados Unidos, generalmente, cuando los acusados se declaran culpables, pueden obtener una reducción de la pena. En caso contrario, los hermanos King hubieran podido recibir condenas de más de veinte años de prisión.

Chavis recibió una sentencia de treinta y cinco años de prisión: cinco años por ser declarado culpable de detención ilegal de Alex y Derek King y treinta años por ser cómplice de homicidio y manipular evidencias.

Derek y Alex King en la actualidad

Después de cumplir sus condenas, Alex y Derek King, fueron liberados en 2008 y 2009, respectivamente. A los quince años de edad, Alex intentó huir de la prisión y eso extendió su período de libertad condicional.

Como se trató de un parricidio y debido a la edad de los asesinos, el caso tuvo un gran impacto en la prensa estadounidense. Muchas personas creyeron que los niños fueron víctimas de la manipulación de un depredador sexual. Algunas celebridades intercedieron para que los hermanos King pudieran tener un juicio justo y rehabilitarse después de cumplir su condena. Al principio del juicio, la comediante Rosie O’Donnel contrató a la reconocida abogada penal Jayne Weintrab para que defendiera a Alex y Derek.

Más tarde, la periodista Kathryn Medico, se comunicó con ellos e incluso los visitó durante los años que pasaron en prisión. Cuando salieron de la cárcel los acogió en su familia y los apoyó para que continuaran con terapia psicológica y el proceso de rehabilitación.

Actualmente, Derek vive en Florida. Alex fue encarcelado en el 2011 por violación de libertad condicional y por huir de la escena de un accidente de tráfico. Posteriormente, se mudó a Texas. Chavis continúa encarcelado y se estima que su liberación se producirá en el año 2028.

Bibliografía

mm
Cecilia Martinez (B.S.)
Cecilia Martinez (Licenciada en Humanidades) - AUTORA. Redactora. Divulgadora cultural y científica.

Artículos relacionados