¿Qué es una monarquía constitucional? Definición y ejemplos

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.

Una monarquía constitucional es una forma de gobierno en la que un monarca cumple la función de jefe de Estado, pero su poder está limitado por las normas y leyes de la constitución. Algunos ejemplos de monarquías constitucionales son los gobiernos de Suecia y Noruega.

Qué es una monarquía

Una monarquía es un tipo de gobierno, en el cual el poder radica en el monarca, soberano o rey. Dicho poder puede ser absoluto o parcial, en mayor o menor medida, como ocurre en las monarquías absolutas y constitucionales, respectivamente. En algunos casos, el rey simplemente es el símbolo de unidad del país y lo representa en funciones ceremoniales y eventos internacionales.

En las monarquías clásicas, el monarca se considera como la personificación del poder divino en la Tierra, por lo tanto, debe y tiene el derecho a gobernar y su posición está por encima de las demás personas.

El título de rey o reina es único, hereditario y vitalicio. Es decir, lo recibe una sola persona y después de su muerte, se corona a su primogénito o al familiar directo en la línea de sucesión. De esta manera, el título pasa de generación en generación dentro de una misma familia. De hecho, la palabra monarquía significa, justamente “el gobierno de uno solo”, ya que deriva de las palabras griegas mono, que significa “uno”, “único”; arkhe, que significa gobernar; y el sufijo –ia, que indica “cualidad”.

Tipos de monarquías

En la actualidad, existen varios tipos de monarquías:

  • Monarquía absoluta: se trata de una forma de gobierno en donde el rey tiene todos los poderes: el ejecutivo, el legislativo y judicial. Esta monarquía surgió en la Edad Media y posteriormente evolucionó y se adaptó a los cambios sociales de la Edad Moderna. Sin embargo, todavía hay monarquías absolutas vigentes en el mundo actual, como es el caso de Arabia Saudita, Omán, Catar, Suazilandia y Brunéi.
  • Monarquía constitucional: en esta forma de gobierno, el rey puede poseer el poder ejecutivo pero no los otros poderes. Por lo general, el rey es el jefe de Estado y representante internacional, mientras que un presidente o primer ministro es el jefe de Gobierno y quien dirige la política gubernamental del país. Dependiendo de la constitución, el monarca tendrá más o menos poder y en algunas monarquías se trata de una figura simbólica. Generalmente, un parlamento o una cámara de representantes elegidos por el pueblo ostenta el poder legislativo; por ello también reciben el nombre de monarquías Los ejemplos más reconocidos de monarquía constitucional son el Reino Unido, Bélgica, España, Países Bajos y Dinamarca, entre otros.
  • Monarquía teocrática: en estas monarquías, la religión domina las políticas de Estado y la autoridad máxima ostenta el poder absoluto. Un ejemplo de ello es la Ciudad del Vaticano.

Qué es la monarquía constitucional

Teniendo en cuenta lo anterior, la monarquía constitucional se puede definir como una forma de gobierno en la cual el rey o monarca solo posee los poderes que establece la constitución del país. Comúnmente, ejerce parte del poder ejecutivo, se desempeña como jefe de Estado y sus funciones dependen de los límites constitucionales.

En las monarquías constitucionales, los poderes legislativo y judicial están a cargo de otros organismos. Pueden ejercerlos asambleas, cámaras o parlamentos elegidos por los ciudadanos; por lo general, el líder del partido con mayor cantidad de votos en el parlamento pasa a ser el presidente o primer ministro, ejerciendo funciones de jefe de gobierno. De esta manera, el poder se divide entre un monarca, un primer ministro y un gobierno cuyos integrantes han sido electos por el voto de los habitantes del país.

Origen de la monarquía constitucional

La monarquía constitucional es el resultado de un largo proceso histórico que comenzó en la Edad Media, ante las revoluciones y las demandas del pueblo, después de haber estado bajo el poder de reyes incompetentes o tiránicos. Uno de los precedentes más antiguos es la Carta Magna que firmó el rey Juan I de Inglaterra (Juan sin Tierra) en 1215, donde otorgaba nuevos derechos a los nobles.

En los siglos XVII y XIX las monarquías absolutas se encontraban en un período de decadencia debido a las presiones del pueblo, que empezó a demandar mayores derechos y libertad. Con la creación de la constitución francesa en el año 1791, se restringieron los poderes del rey Luis XVI, quien quedó solamente con el poder ejecutivo. Al año siguiente, Francia se estableció como república y posteriormente otros países europeos siguieron su ejemplo.

De esta manera, las monarquías constitucionales se convirtieron en una especie de transición o punto medio para mantener la existencia del monarca y la casa real y, al mismo tiempo, satisfacer las necesidades de la población y otorgarle un mayor poder de decisión a través de organismos gubernamentales.

Características de las monarquías constitucionales

Las monarquías constitucionales presentan características en común bastante definidas:

  • Es una forma de gobierno intermedia entre la monarquía absoluta y la democracia.
  • Es un sistema que valora la importancia del monarca y, a su vez, el derecho de los habitantes a elegir a sus gobernantes.
  • El monarca tiene funciones políticas limitadas: puede sancionar y promulgar leyes, declarar la guerra, firmar tratados de paz, convocar al parlamento o disolverlo.
  • Su rol se enfoca en los aspectos ceremoniales y simbólicos, como dirigir las relaciones exteriores y otorgar honores.
  • El poder gubernamental está dividido entre el monarca y otros organismos, como el parlamento.
  • El gobierno está liderado por un primer ministro y un gabinete que lo asesora.

Diferencia entre la monarquía constitucional y otras formas de gobierno

La diferencia principal entre la monarquía constitucional y otras formas de gobierno es la división de poderes y el grado de participación de los ciudadanos en la elección de sus gobernantes.

En la monarquía absoluta, el rey es el único que ostenta todo el poder y los ciudadanos están sujetos a su voluntad. En la monarquía constitucional, en cambio, su poder es de limitado a nulo y lo comparte con otros organismos que representan al pueblo. Por lo general, el poder radica en un parlamento y un primer ministro elegido por el pueblo, y el monarca es una figura simbólica que representa al país, no está asociado a un partido político o ideología en particular y no tiene poder político.

Las repúblicas se diferencian aún más de las monarquías constitucionales, ya que no reconocen la autoridad de un monarca, y se rigen por una constitución y un presidente electo por los ciudadanos.

Ejemplos de monarquías constitucionales y parlamentarias

En la actualidad, todavía existen monarquías constitucionales en algunos países del mundo. Entre ellos se encuentran:

  • Mónaco: es una monarquía constitucional desde 1962. A los poderes ejecutivo y judicial los ejerce el príncipe Alberto II junto con un consejo de gobierno y tribunales. El poder legislativo está a cargo del Consejo Nacional, el cual tiene 24 miembros elegidos por el pueblo.
  • Suecia: el rey Carlos XVI es el jefe de Estado y tiene una función representativa. El país es gobernado por un parlamento de 349 diputados elegidos por los ciudadanos.
  • Noruega: el rey Harald V también tiene un rol representativo y es jefe de la Iglesia Evangélica Luterana de Noruega. El primer ministro y el parlamento, elegidos por sufragio popular, son los que gobiernan al país.
  • Liechtenstein: el príncipe Hans Adam II y el parlamento electo por el pueblo lideran al país, según los límites y garantías de la constitución.
  • Bélgica: tiene una monarquía federal constitucional y parlamentaria, donde el rey Felipe de Bélgica es el jefe de Estado y el parlamento está dividido en el Senado, cuyos miembros son seleccionados por el gobierno, y la Cámara de representantes, compuesta por personas elegidas mediante sufragio popular.
  • Países Bajos: tiene un sistema monárquico constitucional parlamentario, donde el rey Guillermo Alejandro es el jefe de Estado y el gobierno del país está a cargo del parlamento elegido por el voto popular.
  • Reino Unido: posee una monarquía constitucional y parlamentaria, donde la reina Isabel II, el primer ministro y el parlamento democrático comparten el poder y gobiernan a Inglaterra, Escocia, Irlanda del Norte y Gales.
  • Tailandia: el rey Maha Vajiralongkorn es una figura representativa del país y el gobierno está a cargo del gabinete liderado por el primer ministro y la Asamblea Nacional, cuyos integrantes son elegidos por sufragio popular.
  • Japón: el emperador Naruhito cumple una función representativa y ceremonial, y el gobierno tiene un sistema parlamentario similar al de Estados Unidos.
  • Canadá: también es una monarquía parlamentaria, donde el poder está dividido entre la reina Isabel II de Inglaterra (jefa de Estado del país), un gobernador general, un primer ministro y el parlamento.

Fuentes

  • Zerolo Durán, A. La monarquía constitucional. Principios del Estado Liberal según Chateaubriand. (2017). España. Editorial Dykinson.
  • Marín García, A. Monarquía. Economipedia. Disponible aquí.
  • Manzanas, J. (2021, 19 de abril). Qué es la Monarquía y cuáles son sus tipos. OK Diario. Disponible aquí.
  • MEP Chappa. (2020, 15 de julio). Monarquía constitucional. Leyderecho.org. Disponible aquí.
  • La Moncloa. Organización del Estado. Disponible aquí.
  • Villatoro, M. P. (2020, 15 de septiembre). Monarquía constitucional: sus ventajas frente a una república. ABC. Disponible aquí.
  • El Confidencial LAB. (2014, 9 de junio). ¿Dónde están y cómo funcionan las principales monarquías del mundo? Disponible aquí.
mm
Cecilia Martinez (B.S.)
Cecilia Martinez (Licenciada en Humanidades) - AUTORA. Redactora. Divulgadora cultural y científica.

Artículos relacionados