¿Cuáles son las 4 esferas de la Tierra?

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

Las cuatro esferas de la Tierra son: la atmósfera, la litósfera, la hidrósfera y la biósfera. Cada una está conectada con la otra y funciona en equilibrio como un todo. Además, las cuatro esferas presentan elementos y características definidas que las distinguen entre sí.

Las cuatro esferas de la Tierra

El planeta Tierra está formado por diferentes áreas que se conectan e interactúan entre sí. Juntas, forman un sistema completo que hace posible la vida en la Tierra. Estas áreas están cerca de la superficie de la Tierra, y se dividen en:

  • Atmósfera
  • Litósfera o litosfera
  • Hidrósfera o hidrosfera
  • Biósfera o biosfera

Las cuatro esferas no sólo se relacionan una con la otra, también pueden coexistir en el mismo lugar. Por ejemplo, en el suelo hay minerales que forman parte de la litósfera; hay elementos de la hidrósfera como la humedad; hay insectos o plantas que forman la biósfera; e incluso hay espacios de aire de la atmósfera. Para comprender mejor cada una de estas esferas, veamos sus características específicas.

La atmósfera

El término “atmósfera” proviene del griego ἀτμός o atmós, que significa “vapor” y σφαῖρα o sphaira, que quiere decir “esfera”.

La atmósfera es una capa de gases que envuelve a nuestro planeta, que a su vez se mantiene allí por la gravedad terrestre. La mayor parte de la atmósfera es más densa cerca de la superficie terrestre. Está compuesta por:

  • 79% de nitrógeno
  • 21% de oxígeno
  • vapor de agua, helio, dióxido de carbono y otros gases

Características de la atmósfera

La atmósfera está a 10.000 kilómetros de altura de la superficie terrestre. Entre sus características más importantes se destaca su protección contra la radiación solar ultravioleta a través de la capa de ozono. También protege a la Tierra de los cuerpos que provienen del espacio exterior como los meteoritos; al entrar en contacto con la atmósfera, estos se desintegran.

Además, la atmósfera se divide en capas:

  • Tropósfera: se encuentra entre 8 a 14,5 kilómetros sobre la superficie de la Tierra y es donde se encuentra el 75% de la masa de la atmósfera. Es la capa más cercana a la Tierra y es donde se desarrollan los fenómenos atmosféricos.
  • Estratósfera: se la considera como la capa protectora y se extiende 50 kilómetros sobre la superficie. Se divide en la estratósfera inferior, donde la temperatura se mantiene constante, y la estratósfera superior, donde la temperatura aumenta hasta los 60°C. Esto se debe al ozono (O3) que absorbe la radiación ultravioleta. También se la denomina ozonósfera.
  • Mesósfera: está a unos 85 kilómetros de la superficie de la Tierra, y es donde se producen las reacciones químicas y varias transformaciones energéticas. Es la parte de la atmósfera donde se desintegran los meteoritos y se convierten en “estrellas fugaces”.
  • Ionósfera: también se conoce como termósfera. Sus nombres están relacionados con su ionización y el aumento de temperatura que se produce en esta capa, ya que absorbe la radiación. Puede alcanzar los 1.500°C.
  • Exósfera: se extiende desde 600 a 800 kilómetros del suelo, es la capa más lejana a la superficie terrestre y sus gases pueden extenderse hasta 1.200 kilómetros. Solo es el 1% de la masa total de la atmósfera y es el punto de contacto con el espacio exterior.

La litósfera

La palabra litósfera deriva de las palabras griegas lithos, “piedra” y sphaira, “esfera”. También se la conoce como geósfera; y, como su nombre lo indica, está formada por rocas y minerales. Además, incluye el manto y la corteza terrestre.

  • El manto tiene un radio del 45% de la Tierra y se divide en dos capas:
    • Manto superior: se extiende entre los 40 y 700 kilómetros de profundidad.
    • Manto inferior: tiene entre 700 y 2.900 kilómetros de profundidad.
  • La corteza es la capa superficial de la Tierra. Se divide en:
    • Corteza continental: es una capa gruesa y poco densa, de aproximadamente 120 kilómetros de espesor. Incluye a los continentes, las islas y la plataforma continental y llega hasta una pendiente de 200 metros de profundidad. Está compuesta por rocas graníticas.
    • Corteza oceánica: es el fondo océanico y se trata de una capa más delgada y densa. Tiene un espesor de aproximadamente 65 kilómetros y está compuesta principalmente por rocas basálticas.

La litósfera tiene aproximadamente entre 40 y 280 kilómetros de espesor. Es una capa rígida y, aunque resistente, se puede quebrar. Se extiende hasta el punto en que los minerales de la corteza terrestre comienzan a ser fluidos o viscosos debido a la temperatura o la presión de la Tierra.

Otra característica importante de la litósfera es que está dividida en placas tectónicas que en ocasiones están unidas, en otras tienden a unirse y en otros casos, a separarse. Las catorce placas principales son:

  • Placa africana
  • Placa sudamericana
  • Placa del Pacífico
  • Placa norteamericana
  • Placa antártica
  • Placa euroasiática
  • Placa arábiga
  • Placa de Cocos
  • Placa de Juan de Fuca
  • Placa de Nazca
  • Placa del Caribe
  • Placa filipina
  • Placa indoaustraliana
  • Placa de Scotia

Estas placas están en continuo movimiento. La fricción que se produce cuando las placas tectónicas entran en contacto unas con otras causa terremotos, tsunamis, volcanes y la formación de islas, montañas y fosas oceánicas. Algunos ejemplos de la litósfera son: el monte Everest, la arena del Sahara, el volcán Nevado de Toluca, entre otros.

La hidrósfera

La hidrósfera también es una palabra que proviene del griego, hidro, “agua” y sphaira, “esfera”. Está formada por el agua de la superficie del planeta o cerca de ella. Por lo tanto, abarca a los ríos, océanos, lagos, acuíferos acuíferos subterráneos e incluso, la humedad de la atmósfera.

Se estima que hay alrededor de 1.400 trillones de kilómetros cúbicos de agua en el planeta Tierra. La mayor parte de esta, precisamente el 97%, es salada y está en los océanos. El resto es agua dulce que se encuentra en ríos, glaciares, y en la nieve.

En su totalidad, la hidrósfera incluye los siguientes elementos:

  • Los glaciares que cubren parte de la superficie continental. Sobre todo los glaciares de Groenlandia y la Antártida, pero también otros glaciares de montaña.
  • Capas de hielo flotante, llamadas banquisas, con un espesor de entre 1 y 20 metros.
  • Drenaje de agua natural que incluye arroyos, ríos y lagos.
  • Agua subterránea.
  • Vapor de agua y nubes en la atmósfera.
  • Los océanos, que abarcan dos tercios de la superficie terrestre.
  • La biósfera que está en continuo contacto con la hidrósfera, por ejemplo, en los ecosistemas marinos.

En la hidrósfera se produce el ciclo del agua, o ciclo hidrológico, a través del cual el agua cambia constantemente de estados. El vapor de agua en las nubes forma la lluvia que después cae sobre la tierra. Luego se filtra hasta las reservas de agua subterránea. Desde allí brota en manatiales o pasa por rocas porosas, formando ríos y arroyos, que más tarde desembocan en lagos, mares y océanos. El agua de estos se evapora con el sol y se eleva a la atmósfera, donde vuelve a comenzar el ciclo.

La biósfera

El geólogo Eduard Suess acuñó el término biósfera en 1875 y se usó con frecuencia en trabajos relacionados con la ecología y otras ciencias a partir del siglo XX.

Al igual que las otras esferas, la palabra biósfera deriva de palabras griegas, en este caso bio, “vida” y sphaira, “esfera”. Como su nombre lo indica, la biósfera es la esfera o el sistema que incluye a todos los organismos vivos, es decir, las plantas, los animales, los organismos unicelulares y los seres humanos.

La biósfera se extiende desde unos 3 metros bajo tierra hasta aproximadamente 30 metros sobre la superficie del planeta. En los hábitats acuáticos hay presencia de seres vivos en hasta 200 metros de profundidad. Los microorganismos y algunos animales pueden vivir a incluso mayor profundidad.

La biósfera está formada por biomas. Estos son regiones donde existen plantas y animales que tienen características en común. Algunos de ellos son:

  • Praderas: son zonas con temperatura media, entre entre -20 a 29 °C, donde predominan los pastizales y las hierbas. Generalmente tienen una época de lluvia y otra de sequía. Este bioma se encuentra en Argentina, Uruguay, Estados Unidos, Brasil, Australia y Rusia.
  • Chaparral: también llamado bosque mediterráneo, es una zona de árboles y arbustos de hojas gruesas y temperaturas moderadas, con veranos muy secos y lluvias abundantes en invierno.
  • Desiertos: son zonas con menos de 225 mm de lluvia por año. Se caracterizan por la escasez de agua, una gran evaporación, aridez, falta de vegetación y erosión eólica.
  • Taiga: se encuentra en algunas regiones de América del Norte, Europa y Asia y se destaca por su vegetación de coníferas como pinos y abetos. Se caracteriza por tener temperaturas muy bajas en invierno, de menos de -40°C, además de escasez de agua.
  • Tundras: son regiones de temperaturas bajas, entre –15 °C y 5 °C, y con poca precipitación.
  • Estepas: son zonas llanas y extensas, con pocas lluvias, un clima semiárido y temperaturas extremas en verano e invierno. Su vegetación está compuesta por plantas de raíces profundas.
  • Selva tropical: se caracteriza por tener un clima cálido durante todo el año, lluvias abundantes, árboles grandes y plantas trepadoras.
  • Sabanas: son praderas tropicales donde crecen hierbas, arbustos y árboles de copa plana. Su clima es cálido, con una estación seca y otra lluviosa.
  • Biomas acuáticos: son de agua salada o dulce. Se caracterizan por la profundidad del agua y la distancia a la costa, así como los nutrientes y la luz solar que reciben.
  • Manglar: es un bioma de árboles que toleran la sal del agua y crecen en las costas, donde baja y sube el nivel del mar.
  • Bosque caducifolio: es un bosque de temperaturas moderadas y humedad constante. Se caracteriza por tener árboles caducifolios, es decir, que pierden sus hojas en otoño, tales como robles, avellanos, castaños, y olmos, entre otros.

Bibliografía

  • Carlos, J. La geografía de la vida: la biogeografía. (2021). España. Aula Magna Proyecto Clave McGraw Hill.
  • Margulis, L.; Olendzenski, L. Evolución ambiental: Efectos del origen y evolución de la vida sobre el planeta Tierra. (1996). España.
  • Berg Martin, S. Biología. (2014). España. Cengage Learning.
  • Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad. (2021, 11 de marzo). ¿Qué es la Biosfera? Biodiversidad Mexicana. https://www.biodiversidad.gob.mx/planeta/quees.html
mm
Cecilia Martinez (B.S.)
Cecilia Martinez (Licenciada en Humanidades) - AUTORA. Redactora. Divulgadora cultural y científica.

Artículos relacionados