¿Cuál es la diferencia entre células somáticas y gametos?

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.

La reproducción sexual es aquella en la cual dos células sexuales, llamadas gametos, se unen mediante un proceso denominado fecundación, dando origen a una nueva célula llamada cigoto.

Además de gametos, los seres vivos multicelulares que se reproducen sexualmente tienen un tipo de células llamadas somáticas, que son cualquier célula del cuerpo excepto los óvulos y los espermatozoides.

Las células somáticas

Las células somáticas forman parte de los tejidos y órganos de los individuos multicelulares. Son diploides, es decir, poseen dos juegos de cromosomas: un juego proviene del espermatozoide del progenitor masculino y el otro del óvulo del progenitor femenino.

Células de tejido muscular liso.
Las células que conforman este tejido de músculo liso son somáticas. Foto de Juan Carlos Fonseca Mata, bajo licencia CC BY-SA 4.0.

Por ejemplo, cada una de las al menos 30 billones de células que forman el cuerpo humano tiene 46 cromosomas (excepto los gametos). De esos 46, 23 provienen del padre y 23 de la madre. Cada par de cromosomas se conoce como cromosomas homólogos o hermanos; cada homólogo es de un progenitor diferente. Como los cromosomas van en parejas, las células tienen dos copias de cada gen. Las formas alternativas de un gen también se conocen como alelos. Ejemplos de alelos son los que determinan el grupo sanguíneo: A, B y O; dependiendo de los alelos heredados del padre y de la madre, el hijo tendrá cierto tipo de sangre.

Las células somáticas se originan a partir de un proceso llamado mitosis. Durante la mitosis, se duplican los cromosomas de la célula madre, se divide su núcleo y se forman dos núcleos hijos idénticos entre sí y al original. De este modo, las células somáticas solo generan copias de sí mismas. Esto sucede a menos que ocurra una alteración del ADN o mutación, la cual puede causar enfermedades como la formación de tumores; las mutaciones en las células somáticas no se heredan a los hijos.

La composición genética de las células diploides se representa como 2n, siendo n la cantidad de pares de cromosomas. En el ser humano, las células diploides tienen un número de cromosomas 2n = 46 o 2(23) = 46, lo que significa que tienen 46 cromosomas, organizados en 23 pares.

Los gametos

Las células sexuales o gametos son células haploides, lo que significa que contienen un solo juego de cromosomas. Las células haploides del ser humano tienen 23 cromosomas, la mitad de los cuales tienen las células somáticas. En los seres humanos, las células sexuales son los óvulos y los espermatozoides.

Espermatozoides teñidos en una muestra de semen.
Espermatozoides teñidos en una muestra de semen. Foto de Ajay Kumar Chaurasiya, bajo licencia CC BY-SA 4.0.

Los gametos se originan mediante un proceso conocido como meiosis, a partir de un tipo de célula llamada germinal. Durante la meiosis se duplican los cromosomas de la célula germinal diploide, ocurren dos divisiones nucleares sucesivas y se forman cuatro núcleos haploides n, cada uno perteneciente a un gameto. De este modo, los cuatro gametos resultantes contendrán la mitad de la información genética de la célula germinal de la que se formaron.

Los gametos no son iguales a la célula de la que se formaron, no solo porque tienen menos cromosomas, sino porque los genes en sus cromosomas son diferentes: antes de la primera de las dos divisiones sucesivas de la meiosis, los cromosomas intercambian información genética, lo que permite que cada gameto tenga cromosomas con genes diferentes; esto explica, por ejemplo, que cada hijo de unos padres no sea idéntico a sus hermanos.

Cuando ocurre una mutación en un gen de un óvulo o un espermatozoide que dieron lugar a un cigoto, esta mutación se añade al ADN de todas las células del hijo que se desarrolló a partir de tal cigoto. Así, las mutaciones de las células germinales pasan de padres a hijos y también se llaman mutaciones germinales, mutaciones hereditarias y variantes de la línea germinal.

La composición genética de las células haploides se indica como n. En el ser humano, las células haploides tienen un número de cromosomas n = 23, lo que significa que tienen 23 cromosomas que no están organizados en pares.

Fuentes

Curtis, H., Barnes, N.S., Schnek, A., Massarini, A. Biología. 7ª edición. Editorial Médica Panamericana., Buenos Aires, 2013.

Instituto Nacional de Cáncer. Mutación de la línea germinal, s.f.

Instituto Nacional de Cáncer. Mutación somática, s.f.

Paniagua, R., Nistal, M., Sesma, P., Álvarez-Uría, M., Fraile, B., Anadón, R., Sáez, F. Biología Celular. 3ª edición. McGraw Hill Interamericana., Madrid, 2007.

mm
Maria de los Ángeles Gamba (B.S.)
(Licenciada en Ciencias) - AUTORA. Editora y divulgadora científica. Coordinadora editorial (papel y digital).

Artículos relacionados