¿Por qué se ahogan más personas en agua dulce que en agua salada?

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

Según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, la muerte por ahogamiento es la tercera causa de muerte accidental o no intencional en todo el mundo. El 7% de todas las muertes relacionadas con heridas son producto del ahogamiento, sumando aproximadamente 236.000 personas al año, según las estadísticas hasta 2019.

Curiosamente, la inmensa mayoría de estas muertes ocurre en agua dulce, en lugar de en agua salada. En este sentido, un estudio determinó que aproximadamente el 90% de las muertes relacionadas con el ahogamiento ocurrieron en agua dulce, bien sea en piscinas, bañeras o ríos. De hecho, según estadísticas del Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC), la mayoría de los ahogamientos ocurre entre niños con edades comprendidas entre 1 y 4 años, ocurrieron en piscinas y bañeras, principalmente por descuido de sus padres.

Esto nos hace plantearnos las siguientes preguntas:

¿La diferencia en la frecuencia de ahogamientos en agua dulce se debe a que un mayor número de personas está expuesta al agua dulce que al agua salada? O bien, ¿acaso hay alguna diferencia real entre ahogarse en agua salada y agua dulce que hace que la segunda sea más peligrosa?

Para responder a estas preguntas, comencemos por entender qué es lo que sucede cuando una persona se ahoga.

¿Qué significa ahogarse?

Una persona se ahoga cuando agua o cualquier otro líquido entra a los pulmones, bloqueando el paso del aire que permite el intercambio gaseoso entre este y la sangre. En pocas palabras, ahogarse no es lo mismo que morirse ahogado y solo cerca de 1/3 de los ahogamientos suelen ser fatales.

¿Cómo ocurre la muerte por ahogamiento?

Al ahogarse, la muerte puede llegar por varios mecanismos:

El más obvio de todos es la asfixia, es decir, la falta de oxígeno, el cual es vital para el funcionamiento de todas las células de nuestro cuerpo. Al ahogarnos, se bloquea el acceso al oxígeno del aire, ya que nuestros pulmones no están equipados para extraer el oxígeno disuelto en el agua. Cuando esto sucede, al cabo de tan solo unos pocos minutos las células de nuestro cuerpo habrán consumido por completo todo el oxígeno presente en nuestra sangre y no podrán mantener andando el mecanismo de respiración celular que produce el ATP que, a su vez, impulsa la mayoría de procesos celulares y que hace que la vida sea posible.

Sin embargo, esta no es la única razón por la que las personas mueren ahogadas. De hecho, muchas mueren incluso después de haber retirado el agua de los pulmones y haber reestablecido el intercambio gaseoso con el aire. En estos y otros casos, las personas no mueren a causa de la hipoxia, sino por infartos u otras complicaciones relacionadas con la ingesta y respiración de grandes volúmenes de agua. Sin embargo, esto depende en gran medida de las características del agua ingerida, en particular, de la concentración osmótica del agua, como veremos a continuación.

¿Qué sucede al ahogarse en agua dulce?

Comencemos por el caso que las estadísticas indican es el más peligroso de los dos, ahogarse en agua dulce. Podría parecer contra intuitivo pensar que es peor respirar agua dulce que salada, en especial sabiendo lo desagradable y desgarrador que puede sentirse lo segundo (como lo confirmará cualquier niño que se bañe en la playa por primera vez). Sin embargo, el peligro del agua dulce reside justamente en su pureza.

Contrariamente al agua salada, el agua dulce es agua prácticamente pura. Esto significa que tiene una concentración muy baja de solutos y por lo tanto una osmolaridad muy baja. Como consecuencia, el agua dulce es hipotónica en relación a nuestra sangre. Por esta razón, cuando exponemos a las células de nuestro cuerpo a agua dulce, el agua tiende a entrar a las células a través de la membrana por medio del proceso de ósmosis.

Cuando esto sucede, pueden ocurrir dos cosas:

  • Que, al entrar agua a la célula, esta se torne hipotónica con respecto al plasma de nuestra sangre y que, por lo tanto, la célula descargue el exceso de agua al torrente sanguíneo.
  • Que la célula no descargue el exceso de agua y se hinche hasta reventar, proceso conocido como lisis osmótica.

Cualquiera de estos dos procesos resulta muy peligroso cuando nos ahogamos con agua dulce.

Consecuencias de la absorción excesiva de agua por el cuerpo

Para comenzar, el agua dulce no rompe las células de nuestra piel ya que poseemos varias capas de células muertas y queratina que no permiten el paso del agua de manera libre. Sin embargo, al respirar agua y esta entrar en nuestros pulmones, entra en contacto directo con las células pulmonares que no están protegidas por capas de piel. Todo lo contrario, están completamente optimizadas para facilitar el paso de gases desde el aire hasta el torrente sanguíneo.

Como consecuencia, el agua dulce entra fácilmente a nuestra sangre, aumentando su volumen y por lo tanto diluyéndola al mismo tiempo.

Lo mismo ocurre cuando ingerimos grandes cantidades de agua dulce (es decir, cuando la tragamos y va a nuestro estómago, luego a los intestinos). Ambas vías de acceso hacen que el cuerpo como un todo absorba grandes cantidades de agua cuando nos ahogamos en agua dulce.

Ahora vienen las consecuencias secundarias de esta absorción excesiva de agua. El exceso de agua diluye la sangre, reduciendo su osmolaridad. La disminución de la osmolaridad hace que los glóbulos rojos (que ya de por sí están más diluidos debido al exceso de agua) se hinchen y revienten (lisis osmótica de las células sanguíneas o hemólisis). Esto reduce la capacidad de la sangre para transportar oxígeno a los tejidos de nuestro cuerpo, incluso si logramos retirar toda el agua y reestablecer la respiración.

Por otro lado, la dilución altera severamente el balance iónico de la sangre y esto puede ocasionar fibrilación ventricular en el corazón seguido de un paro cardíaco en cuestión de tan solo tres minutos.

Lisis osmótica de otros tejidos

Las células sanguíneas como los glóbulos rojos no son las únicas que pueden sufrir los efectos de la lisis osmótica. Las células pulmonares también pueden estallar a causa de la absorción por ósmosis de agua pura. Esto puede causar daños severos al tejido pulmonar, limitando aún más la absorción de oxígeno luego de restablecida la respiración.

La consecuencia principal de estos efectos secundarios del contacto con el agua dulce es que muchas personas que se ahogan en agua dulce y son rescatadas a tiempo, no mueren en el momento a causa de la hipoxia sino horas después por fallas cardíacas y otras complicaciones.

Choque hipotérmico

En último lugar, cuando el agua en la que nos ahogamos está muy fría, hay un riesgo adicional que puede llegar a ser incluso más peligroso que los anteriores. El ingreso de un volumen grande de agua fría a la sangre puede reducir de golpe la temperatura corporal central, teniendo en tan solo unos pocos minutos el mismo efecto de estar expuesto a bajas temperaturas durante horas. Este choque hipotérmico también puede ocasionar un paro cardíaco rápidamente.

¿Qué cambia al ahogarse en agua salada?

A diferencia del agua dulce, el agua salada contiene una concentración alta de sales y otros solutos. Esto le da al agua salada una osmolaridad mucho mayor que la del agua dulce. Dicho esto, las consecuencias de ahogarse en agua salada dependen fuertemente de la concentración particular de la sal en el agua, ya que los distintos cuerpos de agua salada como mares y océanos no contienen siempre la misma osmolaridad.

El caso de agua salada isotónica

En promedio, el agua de mar posee una osmolaridad muy parecida a la de nuestra sangre. Esto significa que es isotónica con el plasma sanguíneo. Como consecuencia, al no haber una diferencia de osmolaridad que impulse la ósmosis, cuando las células de nuestro cuerpo entran en contacto con agua de mar, ni absorben ni liberan cantidades considerables de agua.

Esto significa que la mayoría de las consecuencias relacionadas con el agua dulce detalladas arriba no se dan cuando nos ahogamos en estos cuerpos de agua salada. Por lo general, si una persona traga y/o respira grandes cantidades de agua salada, basta con eliminar toda el agua que sea posible para restablecer la respiración y salvarle la vida.

Por su puesto, esto depende de que la persona no haya estado en condiciones de hipoxia por demasiado tiempo, en cuyo caso puede sufrir daño cerebral o la muerte, hagamos lo que hagamos para eliminar el agua.

El caso de agua salada concentrada o hipertónica

Algunos cuerpos de agua salada tales como el Mar Muerto contienen una concentración mucho mayor de sales que las de los océanos y mares promedio y, por lo tanto, son soluciones hipertónicas en comparación con nuestro plasma sanguíneo.

La exposición de nuestros pulmones a agua salada hipertónica tiene el efecto contrario al del agua dulce. En este caso, la tendencia es que el agua salga de las células hacia el agua salada, intentando diluirla. Como consecuencia, el plasma sanguíneo se torna cada vez más concentrado y viscoso, haciendo que sea más difícil bombearlo a través de nuestro sistema circulatorio. Esto exige un mayor esfuerzo por parte del corazón, el cual puede eventualmente fallar por estrés, ocasionando un paro cardíaco y la muerte.

La sangre concentrada también supone un mayor esfuerzo para nuestros riñones, los cuales ahora deben filtrar una sangre más espesa. Esto puede llevar también a una falla renal y, eventualmente, a la muerte.

Referencias

Center for Disease Control and Prevention (CDC). (2022, 10 marzo). Drowning Facts | Drowning Prevention | CDC. CDC. https://www.cdc.gov/drowning/facts/index.html

González, R. P. (2015, 16 junio). Ahogamiento por agua dulce y salada. SlideShare. https://www.slideshare.net/leafartj1/ahogamiento-por-agua-dulce-y-salada-50607559

Juya, M., Ramezani, N., & Peyravi, G. (2019, julio). Study of drowning in fresh and salt water. Journal of Injury & Violence Research. 11. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7036150/

Ramos Aguilar, J. (1999, 17 abril). SINDROME DE AHOGAMIENTO Y CASI AHOGAMIENTO. Medynet. http://www.medynet.com/usuarios/jraguilar/ahoga.htm

Rocío, M. (2019, 20 mayo). 8 Cosas poco conocidas sobre los ahogamientos que ocurren alrededor del mundo. Rolloid. https://rolloid.net/8-cosas-que-seguramente-no-sabias-sobre-los-ahogamientos-y-que-ocurren-alrededor-del-mundo-2/

World Health Organization (WHO). (2021, 27 abril). Drowning. WHO. https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/drowning

mm
Israel Parada (Licentiate,Professor ULA)
(Licenciado en Química) - AUTOR. Profesor universitario de Química. Divulgador científico.

Artículos relacionados

Qué es el bórax