¿Cómo se organizaba una tripulación pirata?

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

La piratería, es decir, el ataque y saqueo de embarcaciones e instalaciones, es una actividad que se remonta a la antigüedad y que tiene algunas manifestaciones aún hoy en día. Los primeros registros sobre piratería son del siglo V antes de Cristo, en el Golfo Pérsico, y después diversas formas de piratería se extendieron por todo el planeta. Por ejemplo, Julio César, el político romano, fue secuestrado en su juventud por piratas macedonios, de los que después se vengó.

La piratería predominante en el imaginario popular es la que se produjo en el mar Caribe y en el océano Atlántico durante los siglos XVII y XVIII. El desarrollo de las colonias de Inglaterra, Francia y los Países Bajos se asoció a un incremento importante en el comercio marítimo y a una mejora económica general. Es decir, había dinero para robar y gran parte de las mercancías valiosas, el oro y la plata viajaban en barco. A esto se sumaba el transporte de riquezas desde las colonias españolas hacia la metrópoli.

Había piratas que robaban por su cuenta, pero otros eran contratados por los estados mediante patentes de corso para atacar y saquear objetivos de países rivales, como fue el caso de Francis Drake, que tenía patente de corso otorgada por Inglaterra. El crecimiento de la piratería en la isla de Tortuga se asoció a la de Jamaica por parte de Inglaterra en 1655. Los primeros gobernadores ingleses de Jamaica otorgaron patentes de corso a los bucaneros de Tortuga, al tiempo que el crecimiento de Port Royal proporcionaba a estos piratas un lugar mucho más rentable y accesible para vender su botín. En la década de 1660 el nuevo gobernador francés de Tortuga, Bertrand d’Ogeron, proporcionó de manera similar patentes de corso tanto a sus propios súbditos como a los piratas ingleses de Port Royal. Estas condiciones llevaron a la piratería caribeña a su cenit.

El saqueo de Puerto Príncipe por Henry Morgan en 1668.
El saqueo de Puerto Príncipe por Henry Morgan en 1668.

La organización en un barco pirata era similar a la de una embarcación mercante o militar. Cada miembro de la tripulación tenía un rol específico y un conjunto de obligaciones. Sin embargo, las normas en un barco pirata eran menos estrictas que en un barco militar inglés, por ejemplo, o que en un barco de transporte comercial. Al igual que en cualquier otro tipo de nave, en un barco bucanero había una estructura de mando y una jerarquía en las funciones. Su organización se veía reflejada en el éxito de sus conquistas; los barcos que carecían de disciplina o tenían un liderazgo débil generalmente no duraban mucho tiempo.

En los barcos mercantes o de los barcos militares ingleses, el capitán accedía a ese cargo teniendo una amplia experiencia marítima y ostentaba la autoridad absoluta. Pero en un barco pirata el capitán era elegido por la tripulación y sólo tenía completa autoridad en el marco de una batalla o de la persecución de una presa. En otras circunstancias, las decisiones de los capitanes de barcos bucaneros podían ser anuladas por la votación de la tripulación. En la elección del capitán, los piratas optaban por hombres ecuánimes, con personalidad pero que no fuesen muy agresivos. Un buen capitán debía ser capaz de evaluar si un barco rival podía superarlos o si era una presa fácil, para así tomar las decisiones más adecuadas.

Capitanes bucaneros como Barba Negra o el pirata galés Bartholomew Roberts tenían gran carisma y por ende les resultaba sencillo reclutar nuevos piratas para sus tripulaciones. Otros piratas de amplia trayectoria fueron el galés Henry Morgan, los franceses El Olonés y Michel de Grammont, y el neerlandés Laurens de Graff.

La captura de Barba Negra por Robert Maynard en 1718.
La captura de Barba Negra por Robert Maynard en 1718.

En la tripulación de todo barco era muy importante el rol del navegante, la persona que se podía guiar en el mar a través de la posición de las estrellas para definir el curso de la embarcación. En un barco bucanero el navegante era particularmente importante ya que se desplazaban por diversas regiones, ya sea buscando o bien persiguiendo a sus presas. Por ejemplo, Bartholomew Roberts efectuó saqueos en gran parte del océano Atlántico, desde el mar Caribe hasta Brasil y África. Cuando los piratas identificaban un navegante en el barco que apresaban, lo secuestraban y lo obligaban a unirse a la tripulación. Del mismo modo, las cartas de navegación eran extremadamente valiosas y se consideraban un bien muy preciado dentro del botín.

En orden de autoridad, tras el capitán del barco se situaba el intendente, que era el encargado de verificar que se cumpliesen las órdenes del capitán y organizaba la vida cotidiana del barco. Era el intendente el que repartía el botín entre la tripulación. Tanto el intendente como el capitán recibían doble parte en el reparto del botín. El intendente también estaba a cargo de imponer disciplina en temas menores, como rencillas o incumplimientos leves de los deberes de los tripulantes, castigando las faltas con azotes. Las faltas graves eran evaluadas por un tribunal de piratas.

Francis Drake
Francis Drake

El contramaestre estaba a cargo del mantenimiento del barco, tanto para la navegación como para enfrentar una batalla. Debía tener cuidando de preservar la madera, las lonas y las cuerdas que eran vitales para una navegación rápida y segura. El contramaestre solía dirigir a los equipos de tripulantes que bajaban a tierra a reabastecer el navío de suministros o a buscar materiales para las reparaciones, si esto era necesario. Supervisaba actividades como tirar y levantar el ancla, poner las velas y asegurarse de que se limpiara la cubierta. Un contramaestre experimentado era un hombre muy valioso, que a menudo obtenía una parte y media del botín.

Junto al contramaestre trabajaba el carpintero del barco, que estaba encargado de cuidar la integridad estructural del navío. Arreglaba los daños que se habían producido durante un combate o durante una tormenta, mantenía los mástiles en buen estado y determinaba cuándo era necesario varar el barco para hacer mantenimiento o reparaciones. Dado que los bucaneros no podían usar los diques secos de los puertos, el trabajo del carpintero en muchas ocasiones consistían en improvisar utilizando lo que tuviese a mano, y efectuando las reparaciones en una isla desierta o en una playa distante, utilizando sólo los materiales que pudiese encontrar o canibalizando otras partes de la estructura del barco o de otros barcos. Los carpinteros a menudo también ejercían como cirujanos, amputando miembros de los tripulantes heridos durante una batalla.

El tonelero era otro miembro importante en la tripulación de un barco pirata. Los toneles eran fundamentales para almacenar alimentos, agua y otros elementos esenciales para sobrevivir navegando en el mar, por lo cual contar con una persona que los supiese fabricar y dar un mantenimiento adecuado era muy importante. Los barriles tenían que ser inspeccionados regularmente para asegurarse de que estuvieran en buen estado y los barriles vacíos se desmantelaron para dejar espacio libre, ya que las zonas de carga del barco eran limitadas. El tonelero los volvía a ensamblar cuando era necesario, si el barco se detenía para cargar alimentos, agua u otras provisiones.

Mural que representa el ataque a la ciudad de Sebastián de la Gomera, en las islas Canarias. Por su ubicación geográfica, las islas Canarias eran una encrucijada de rutas marítimas y puente comercial entre Europa, África y América, lo que conllevó el desarrollo de la piratería en el archipiélago.
Mural que representa el ataque a la ciudad de Sebastián de la Gomera, en las islas Canarias. Por su ubicación geográfica, las islas Canarias eran una encrucijada de rutas marítimas y puente comercial entre Europa, África y América, lo que conllevó el desarrollo de la piratería en el archipiélago.

El objetivo principal de un barco bucanero era la captura de naves e instalaciones, así como defenderse de los barcos que los persiguiesen, por lo que el cargo del maestro artillero era fundamental en una embarcación pirata. Disparar un cañón durante la navegación era un procedimiento complejo y peligroso. La ubicación del blanco, la administración correcta de la cantidad de pólvora, la selección y colocación de la mecha y la articulación de las partes funcionales del cañón mismo eran tareas que debían ser ejecutadas con precisión para obtener buenos resultados. De lo contrario, las consecuencias podían ser desastrosas. Un artillero habilidoso era un integrante muy valioso de cualquier tripulación pirata. Por lo general eran entrenados por la marina inglesa y habían sido antes ayudantes de artillero, corriendo de un lado a otro llevando pólvora a los cañones durante las batallas.

Los barcos piratas no podían acudir a los puertos en busca de ayuda, por lo que solían tener un médico a bordo, aunque era difícil encontrar médicos capacitados para integrar la tripulación. Si no se contaba con un médico, era un marinero el que hacía las veces de médico. Debido a su actividad, las lesiones graves eran frecuentes entre los piratas. También estaban expuestos a enfermedades venéreas, como la sífilis, o a enfermedades tropicales, como la malaria. Otra enfermedad frecuente entre los marinos era el escorbuto, afección originada en la deficiencia de vitamina C que se producía al estar mucho tiempo embarcados sin acceso a frutas o verduras frescas. Los medicamentos eran muy valiosos para los bucaneros. Cuando Barba Negra bloqueó el puerto de Charleston, lo único que pidió fue un cofre con medicamentos.

Fuentes

El escorbuto, la enfermedad de los marineros. El Historiador. Consultado diciembre de 2021.

Esteban Mira Caballos. Corsarios, tábanos del imperio. La Aventura de la Historia No. 88, Arlanza Ediciones, Madrid, 2006.

Germán Vázquez Chamorro. Mujeres piratas. La Aventura de la Historia No. 75, Arlanza Ediciones, Madrid, 2005.

mm
Sergio Ribeiro Guevara (Ph.D.)
(Doctor en Ingeniería) - COLABORADOR. Divulgador científico. Ingeniero físico nuclear.

Artículos relacionados