Los 9 círculos: una guía a través de la estructura de “Infierno” de Dante

círculos de infierno

El Infierno, de Dante Alighieri (1265-1321), es la primera de 3 partes que componen el poema épico La Divina Comedia, escrito en el siglo XIV y considerado una de las grandes obras de la literatura mundial. El poema comienza con Infierno, sigue con Purgatorio y finalmente el lector llega al Paraíso. Aquellos que deseen encontrarse por primera vez con el Infierno de Dante, pueden servirse esta guía para iniciar la lectura. La narración describe el viaje de Dante y el poeta Virgilio a través de los 9 círculos del infierno. Al comienzo de la historia, Beatriz le facilita a Virgilio la compañía de un ángel para ayudar tanto a Dante como a él en su viaje, y para protegerlos de cualquier peligro.

Los nueve círculos del infierno

En su descenso a través del infierno, Dante y Virgilio cruzan 9 círculos o pailas, que están ordenados de menor a mayor según la gravedad del pecado y la severidad del castigo, hasta que finalmente llegan a los pies de Satanás. Son los siguientes:

  1. Limbo. Es donde se encuentran los indiferentes, los pusilánimes y los no bautizados. Estas almas fueron rechazadas por el cielo por no haber obrado bien y por el infierno por no haber hecho mal alguno. En el limbo Dante se encuentra con Ovidio, Homero, Sócrates, Aristóteles, Julio César y muchos más.
  2. Lujuria. Aquí sufren los que vivieron dominados por el deseo. Dante se encuentra con Aquiles, Helena de Troya, Paris, Tristán, Cleopatra y Dido, entre otros.
  3. Gula. Custodiado por el perro de tres cabezas, el can Cerbero, son castigados con eterna lluvia y granizo aquellos que tuvieron un apetito desmedido. Son pocos los personajes famosos con quienes se topan. El autor Giovanni Boccaccio tomó uno de los personajes de este círculo, Ciacco, y lo incorporó a su libro El Decamerón.
  4. Codicia. Es un círculo custodiado por Plutón, dios de la riqueza. Está reservado para las personas que atesoraron o dilapidaron su dinero. Dante y Virgilio no interactúan directamente con ninguno de sus habitantes. Esta es la primera vez que atraviesan un círculo sin hablar con nadie, lo que podría reflejar la opinión de Dante acerca de la codicia, para él un pecado de mucha gravedad.
  5. Ira. Dante y Virgilio sufren la amenaza de las Furias cuando intentan entrar por los muros de la ciudad de Dite (nombre en latín para Satanás). En ese círculo pelean eternamente entre sí los iracundos, atascados en el fango. Dante analiza en este punto la naturaleza del pecado. Comienza a cuestionarse a sí mismo y a su propia vida al darse cuenta de que sus acciones y su naturaleza podrían llevarlo a esta tortura permanente. 
  6. Herejía. Todoslos que rechazaron las normas religiosas o políticas se encuentran aquí, presos en tumbas ardientes. Dante se encuentra con Farinata degli Uberti, un líder militar y aristócrata que intentó ganar el trono italiano y fue condenado póstumamente por herejía en 1283. También se encuentra con Epicuro, el Papa Anastasio II y el Emperador Federico II.
  7. Violencia. Se trata del primer círculo dividido en tres giros o anillos. El primer anillo es para aquellos que fueron violentos contra las personas y la propiedad, cuyas almas hierven en un río de sangre, como Atila el Huno. Los centauros vigilan este primer anillo y disparan flechas a los que intentan salir de él. El anillo medio está formado por aquellos que son violentos contra ellos mismos, por ejemplo al cometer suicidio. Estos pecadores no tienen control sobre su cuerpo puesto que se convierten en árboles devorados perpetuamente por las Arpías. El tercer anillo está destinado a los blasfemos, usureros y sodomitas, es decir, los que fueron violentos contra Dios y la naturaleza. Uno de estos pecadores es Brunetto Latini, un sodomita que fue mentor de Dante. Aquí también están lo que blasfemaron contra los dioses, como Capaneo, que blasfemó contra Zeus.
  8. Fraude. Este círculo se distingue de los anteriores porque contiene a quienes cometen fraude de manera consciente. Dentro de este círculo está el Malebolge, que contiene diez bolgias o zanjas que dividen los tipos de fraude o similar:
  • Proxenetas y seductores, azotados con látigos.
  • Aduladores, hundidos en estiércol.
  • Simoníacos (los que negocian con asuntos espirituales), enterrados de cabeza.
  • Adivinos y falsos profetas, con la cabeza torcida hacia atrás.
  • Estafadores políticos, hundidos por demonios en resina caliente.
  • Hipócritas, vestidos con capas de oro por fuera y de plomo por dentro.
  • Ladrones y falsos consejeros, mordidos y convertidos en cenizas por serpientes.
  • Sembradores de discordia, mutilados por medio de espadas.
  • Cismáticos (aquellos que separan religiones para formar otras nuevas), desgarrados por demonios.
  • Falsificadores, que caminan aquejados por diversas enfermedades (lepra, fiebre, costras, etc).

Cada bolgia está custodiada por diferentes demonios, y los habitantes sufren diferentes castigos.

  1. Traición. Es el círculo más profundo del infierno, y en él reside Satanás. Al igual que con los dos últimos círculos, se divide en cuatro anillos. El primero es Caina, que lleva el nombre del personaje bíblico Caín, que asesinó a su hermano Abel. Este anillo es para los traidores a la familia. El segundo, Antenora, por Antenor de Troya, que traicionó a los griegos, está reservado para los traidores al país. El tercero es Tolomea, por Tolomeo el hijo de Abubus, quien fue conocido por invitar a Simón el Macabeo y a sus hijos a cenar y después asesinarlos. Este anillo es para los anfitriones que traicionan a sus invitados. Se les castiga con más dureza debido a la creencia de que tener invitados significa entablar una relación voluntaria e inquebrantable con alguien. Traicionar una relación voluntariamente establecida es más despreciable que traicionar una relación establecida por nacimiento o por cualquier otra razón. El cuarto anillo es Judeca, nombrado así por Judas Iscariote, quien traicionó a Cristo. Este anillo está reservado para los que traicionan a sus benefactores. Todas las almas penan sumergidas en hielo en distintas posiciones.

El centro del infierno

Después de atravesar los nueve círculos del infierno, Dante y Virgilio llegan al centro del mismo, que coincide con el centro de la tierra. Allí se encuentran con Satanás, a quien Dante describe como una bestia de tres cabezas. Cada boca está ocupada devorando a una persona específica: la boca izquierdadevora a Bruto, la derecha a Casio y la central a Judas Iscariote. Bruto y Casio traicionaron, provocaron y perpetraron el asesinato de Julio César, mientras que Judas traicionó a Cristo y provocó su pasión y muerte. Según Dante, son los pecadores máximos, pues conscientemente cometieron traición contra sus señores, que habían sido designados por Dios.

El agujero hasta el centro de la Tierra se formó cuando Satanás fue arrojado desde el cielo al infierno. Las tierras desplazadas que quedaron en la superficie formaron el monte del Purgatorio, donde Dante y Virgilio continúan su aventura.

Referencias

Alighieri, D. (2012). La Divina Comedia (1a. ed.). Oruro: Latina. Disponible en: http://www.cervantesvirtual.com/obra/la-divina-comedia-2/