Cromátidas hermanas

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.

Las cromátidas hermanas son dos copias idénticas del mismo cromosoma, formadas por replicación del ADN, unidas la una a la otra por una estructura denominada centrómero. Las cromátidas son cada una de las dos unidades longitudinales de un cromosoma que ya se ha duplidado. Durante la división celular, cada una de las cromátidas hermanas se separan la una de la otra, y cada célula hija recibe una copia del cromosoma.

Los cromosomas se localizan dentro del núcleo celular de animales y plantas, donde además se encuentran proteínas combinadas con una sola molécula de ácido desoxirribonucleico (ADN). Ese ADN pasa a los descendientes, y cada uno de ellos tendrá una características propias y únicas (salvo en el caso de gemelos idénticos).

Diferencias entre cromátidas hermanas y cromátidas homólogas

Los organismos diploides tienen dos copias de cada cromosoma, y cada una de ellas la reciben de cada progenitor a través de sus gametos. Estos pares se denominan cromosomas homólogos y llevan información para los mismos genes, pero no son exactamente idénticos en su secuencia de ADN. Este sistema es el habitual en organismos que se reproducen sexualmente, y asegura que la población sea variada y genéticamente rica.

Durante la síntesis, es decir, la fase S del ciclo celular, todo el ADN en la célula se duplica, de manera que cada cromosoma tiene ahora una copia exacta, además de tener un par homólogo. Durante la mitosis, el ADN se condensa para formar los cromosomas visibles, y estas dos copias idénticas, o cromátidas hermanas, se unen la una a la otra, dando lugar a la “forma en X”.

Mientras que las cromátidas hermanas son copias exactas unas de otras, las cromátidas no hermanas vienen de cromosomas homólogos. Es decir, codifican los mismos genes, pero no son genéticamente idénticos.

Ocasionalmente, el material genético se intercambia entre las cromátidas no hermanas durante la meiosis, lo que permite que se transmitan nuevas variantes de genes a la descendencia. A esto se le llama entrecruzamiento o recombinación genética.

Funciones de las cromátidas hermanas

La duplicación del ADN permite a las células mantener su contenido genético a través de generaciones. La función primaria de las cromátidas hermanas es la de pasar un conjunto completo de cromosomas a las células hijas formadas como resultado de la división celular.

Durante la mitosis, la cromátidas se unen unas a otras a través del centrómetro, que es un tramo de ADN que da lugar a proteínas enzimáticas complejas. Al final de la mitosis, una serie de reacciones bioquímicas separan las dos cromátidas hermanas, que se mueven hacia los extremos opuestos de la célula en división; inmediatamente se forma una nueva membrana celular entre ellas y el ciclo de la mitosis termina con la formación de dos células hijas. Ambas células son genéticamente idénticas a la células madre. La mitosis es el proceso de división celular por el que se obtienen dos células idénticas a partir de una sola célula.

Además de esta función básica, las cromáticas hermanas juegan un papel importante a la hora de mantener la integridad del genoma mediante la reparación del ADN que eventualmente pudiera quedar dañado. En comparación con los pares de cromosomas homólogos, las cromátidas hermanas están muy cerca una de la otra y, gracias a la intervención de ciertas enzimas y a su capacidad de autorreplicación, el ADN se replica en las zonas en las que la secuencia ha quedado dañada, recobrando el orden original de sus bases y, consecuentemente, la información genética.

Fuentes

mm
Laura Benítez (MEd)
(Licenciada en Química. Master en Educación) - AUTORA. Profesora de Química (Educación Secundaria). Redactora científica.

Artículos relacionados