¿Qué es el principio de Premack? Definición y ejemplos

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

El Principio de Premack, desarrollado por el psicólogo estadounidense David Premack, es una de las teorías sobre el comportamiento que establece que un comportamiento menos probable se puede reforzar con otro más probable. Por ejemplo, si es poco probable que un niño coma verduras, este comportamiento se puede lograr y reforzar si va acompañado de otro más deseado, como comer un postre u otro alimento que le guste.

Origen del Principio de Premack

Para comprender mejor el Principio de Premack es importante tener en cuenta los antecedentes históricos sobre el estudio del comportamiento, que sentaron las bases para el desarrollo de esta teoría.

El estudio del comportamiento

Durante el siglo XX, se realizaron numerosas aportaciones en el ámbito de la psicología. Diferentes psicólogos se enfocaron en el estudio de la mente, las emociones y la personalidad. Al mismo tiempo, cobró una mayor importancia el análisis del comportamiento humano.

Así surgió el conductismo, una corriente científica centrada en el estudio experimental de la conducta. Algunos referentes del conductismo fueron los psicólogos estadounidenses J. B. Watson (1878-1958) y Burrhus Frederic Skinner (1904-1990), entre otros.

Una de las aportaciones de Skinner fue, justamente, su conclusión de que el comportamiento está determinado por los refuerzos positivos o negativos que recibe posteriormente a su ejecución. Es decir, una conducta particular tiende a repetirse si hay una recompensa (refuerzo positivo), una ausencia de la recompensa o un castigo (refuerzo negativo).

Sobre David Premack

David Premack (1925-2015), otro psicólogo estadounidense, siguió y profundizó esta línea de investigación sobre la conducta y estableció la “Teoría de la relatividad del refuerzo”, más conocida como el Principio de Premack.

Premack comenzó su investigación en 1954, estudiando el comportamiento de monos capuchinos y chimpancés. En 1959 publicó su primera investigación sobre el refuerzo positivo, que posteriormente amplió en 1965, dando origen a su teoría.  

Hasta ese momento, se apoyaba la idea de que un comportamiento podía reforzarse mediante una recompensa. Premack fue más allá y le otorgó una mayor importancia al concepto de “refuerzo”, demostrando que un comportamiento más probable o menos deseado puede reforzar a otro más deseado y menos probable. 

Qué es el Principio de Premack

El Principio de Premack, cuyo nombre hace honor a su creador, sostiene que existen dos tipos de comportamiento:

  • Un comportamiento que ocurre naturalmente y no necesita refuerzo. Suele ser una actividad a la cual se le dedica una mayor cantidad de tiempo. 
  • El comportamiento contingente, es decir, que puede suceder o no. Generalmente, es una actividad poco atractiva o que no produce suficiente motivación.

A estos comportamientos, Premack los clasificó como “comportamiento de alta probabilidad” y “comportamiento de baja probabilidad”, respectivamente. Es decir, un comportamiento de alta probabilidad es una conducta deseada o que resulta placentera para el individuo. Por lo tanto, presenta mayores probabilidades de realizarse. En cambio, el comportamiento contingente, es una conducta que no es atractiva para el individuo y, por ende, tiene menores probabilidades de llevarse a cabo.

Este principio, también conocido comúnmente como “la ley de la abuela” o “refuerzo positivo”, sostiene que el comportamiento de alta probabilidad puede reforzar al comportamiento de baja probabilidad. 

Por ejemplo, comer un dulce puede ser un comportamiento de alta probabilidad para un niño, pero comer verduras puede ser una acción con una menor probabilidad de realización. Sin embargo, si al niño se le dice que si primero come las verduras, después podrá comer dulces, habrá mayores posibilidades de que se efectúe el comportamiento menos probable.

En otras palabras, si el niño realiza primero algo que le gusta menos, y después, como resultado de la acción anterior, hace algo que le gusta más, estará más predispuesto a realizar la acción que le resulta menos placentera.

Al mismo tiempo, el Principio de Premack establece que el refuerzo es relativo, ya que no todos los comportamientos tienen las mismas probabilidades para todas las personas. Esto dependerá de la preferencia personal de cada individuo y el tiempo que suela dedicarle a esa actividad.

Experimentos e investigación

Después de experimentar con primates, Premack llevó a cabo varios experimentos para probar la efectividad de su teoría en seres humanos. Algunos de sus estudios se realizaron con niños, e incluso con sus propios hijos.

En uno de esos experimentos, Premack les dio a los niños dos alternativas: comer dulces o jugar al pinball. Asimismo, analizó la probabilidad de estos comportamientos en cada niño, según sus preferencias. Posteriormente, los niños tuvieron que atravesar dos etapas definidas por las siguientes acciones:

  • Jugar al pinball para poder comer dulces. 
  • Comer dulces para poder jugar al pinball.

Los resultados comprobaron el Principio de Premack: en el primer caso, se produjo el refuerzo de la actividad menos probable (jugar al pinball) en los niños que preferían comer dulces en vez de jugar al pinball. En el segundo caso, se produjo el refuerzo de la actividad menos probable (comer dulces) en los niños que preferían jugar al pinball.

Otras investigaciones

El Principio de Premack se comprobó también con otras investigaciones posteriores tanto en animales como humanos. Los investigadores Allen e Iwata publicaron los resultados de su estudio de un grupo de personas con discapacidades mentales en su artículo Reforzando el mantenimiento del ejercicio: utilizando actividades de alta probabilidad, en 1980. 

En esta investigación, los participantes aumentaron su ejercicio físico (conducta de baja probabilidad) mediante juegos (conducta de alta probabilidad). De esta manera, se demostró el Principio de Premack.

El Principio de Premack en el trabajo

En 1988, la investigadora Dianne Welsh aplicó el Principio de Premack en un grupo de trabajadores de una cadena de comida rápida. En su estudio, demostró que los que podían pasar más tiempo en sus puestos preferidos si cumplían con ciertos estándares, mejoraban su desempeño en otros puestos.

El Principio de Premack en la enseñanza

En 1996, la investigadora Brenda Geiger descubrió que permitir a los niños jugar en el patio del colegio después de que realizaran ciertas tareas reforzaba el aprendizaje, disminuía el tiempo que tardaban en completar las tareas y aumentaba la autodisciplina de los alumnos.

Limitaciones del Principio de Premack

El Principio de Premack presenta algunas limitaciones, ya que depende casi por completo de las preferencias del individuo y de las actividades que haya disponibles en un determinado momento. Si no es posible determinar cuál de las dos actividades es la de mayor probabilidad y cuál la de menor probabilidad, o si hay más de una actividad preferida, será más difícil establecer el refuerzo de manera efectiva. 

Otra limitación es el tiempo dedicado a cada actividad. Si el tiempo de la actividad de menor probabilidad es o se percibe como mayor que el de la actividad de mayor probabilidad, es posible que el refuerzo de la primera tampoco no resulte efectivo. Por ejemplo, si un niño debe estudiar dos horas para poder jugar con su tableta diez minutos, su motivación para realizar la actividad de menor probabilidad (estudiar) no será la misma que si dispone de un mayor tiempo para llevar a cabo la acción de alta probabilidad (jugar con la tableta).

Beneficios del Principio de Premack

Sin embargo, el Principio de Premack cuenta con varios beneficios que lo convierten en una importante herramienta:

  • Se puede aplicar en niños, jóvenes, adultos, y también en animales.
  • Permite el uso de refuerzos positivos en vez de refuerzos negativos o castigos.
  • Aumenta la probabilidad de realizar actividades deseadas.
  • Facilita la modificación de conductas malas o nocivas.
  • Apoya la creación de nuevos hábitos. 

Además, este principio estudiado y comprobado en animales, también sirvió como explicación y predicción del comportamiento cuando se aplicó a seres humanos, y se ha utilizado en la psicología y la psicoterapia para el análisis y la modificación de la conducta. Actualmente, se utiliza con éxito en la crianza y educación temprana de niños y el adiestramiento de perros. 

Cómo poner en práctica el Principio de Premack

Para poner en práctica el Principio de Premack basta simplemente con realizar lo siguiente:

  • Identificar el comportamiento de menor probabilidad de un individuo, es decir, la conducta que se desea reforzar.
  • Identificar la conducta de mayor probabilidad para ese individuo en particular.
  • Dar una instrucción clara y precisa de lo que el individuo debe hacer, siguiendo el formato: “Primero….., después…”. Por ejemplo: “Primero, recoge los juguetes, después puedes mirar televisión”.
  • Esperar a que se lleve a cabo la primera actividad.
  • Una vez terminada la primera actividad, permitir que se realice la segunda actividad.

Fuentes

  • Couñago, A. (2020, 13 de julio) ¿Conoces el principio de Premack o la ley de la abuela? Eres Mamá. Disponible aquí.
  • ACRBIO. (2017, 12 de diciembre). Principio de Premack y refuerzo positivo en niños para modificar la conducta. Imágenes Educativas. Disponible aquí.
  • Sánchez Fuentes, A. Principio de Premack para cambiar las malas conductas. Educa Peques. Disponible aquí.
  • Martínez Pellicer, A. (2020, 20 de abril). Principio de Premack. Haz lo que no te gusta. Tu espacio de terapia. Disponible aquí.
  • Sierra, N. (2017, 23 de octubre). El Principio de Premack bien entendido. EFPC. Disponible aquí.
  • Premack, D. (1959). Toward empirical behaviour laws: I. Positive reinforcement. Psychological Review, 66(4), 219–233. Disponible aquí.
  • Allen, L. D., & Iwata, B. A. (1980). Reinforcing exercise maintenance: Using existing high-rate activities. Behavior Modification, 4(3), 337–354. Disponible aquí.
  • Welsh, D. (1988) The Premack Principle applied to quality performance behavior of part-time employees. The University of Nebraska. Disponible aquí.
  • Geiger, B. (1996). A time to learn, a time to play: An application of Premack’s principle to the classroom. American Secondary Education, 25, 2-6. Disponible aquí.
mm
Cecilia Martinez (B.S.)
Cecilia Martinez (Licenciada en Humanidades) - AUTORA. Redactora. Divulgadora cultural y científica.

Artículos relacionados