¿Qué es el reflejo condicionado?

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

Un reflejo condicionado es una reacción involuntaria frente a un estímulo que, antes de generarse el reflejo, era intrascendente. El reflejo condicionado es un componente fundamental del condicionamiento clásico, teoría del aprendizaje desarrollada por Ivan Pavlov.

Los aspectos clave de los reflejos condicionados

  • Un reflejo condicionado es una reacción involuntaria frente a un estímulo que, antes de generarse el reflejo, era intrascendente.
  • El concepto de reflejo condicionado es parte del condicionamiento clásico, teoría del aprendizaje desarrollada por Ivan Pavlov.
  • Ivan Pavlov desarrolló el concepto de reflejo condicionado a partir de una serie de experimentos con perros. Al darle de comer a un perro al mismo tiempo que encendía una luz, Pavlov observó que, al cabo de pocas repeticiones, el perro desarrollaba un acto reflejo, la secreción de saliva al estímulo de la luz, que antes de que lo asociara a la alimentación era intrascendente. El acto reflejo se mantenía aún cuando no se suministrara alimento al perro.

Los orígenes

El concepto de reflejo condicionado es parte fundamental del condicionamiento clásico. Ivan Pavlov observó la generación de reflejos condicionados mientras realizaba experiencias con perros, en las que registraba la secreción de saliva. Pavlov primero observó que, si bien los perros secretaban saliva cuando tenían comida en la boca como parte del proceso digestivo, en realidad el comienzo de la secreción era previo, comenzando al ver la comida. Algunos perros incluso secretaban saliva cuando escuchaban los pasos de la persona que les daba de comer al acercarse por el pasillo. Esta última observación le sugirió que la respuesta natural de secretar saliva al iniciar el proceso digestivo se había extendido a un estímulo que era intrascendente antes de la asociación.

Pavlov realizó varios experimentos para determinar la posibilidad de la generación de un reflejo condicionado asociado a otros estímulos no relacionados al proceso en sí. Es uno de los experimentos, al darle de comer a un perro al mismo tiempo que encendía una luz, Pavlov observó que tras repetirlo varias veces el perro desarrollaba un acto reflejo, la secreción de saliva. El acto reflejo se mantenía al encenderse la luz aún cuando no se suministrara alimento al perro.

Pavlov clasificó cada estímulo y su respuesta en lo que constituía el proceso de condicionamiento clásico. En el experimento anterior, la visión de la comida era un estímulo no condicionado, ya que el perro no necesitaba atravesar un proceso de aprendizaje para asociar la presencia del alimento con la secreción de saliva. La luz era un estímulo intrascendente antes del experimento, ya que el perro no la asociaba al acto reflejo de secretar saliva. Después del experimento, que implicó para el perro un proceso de aprendizaje, la luz se convierte en un estímulo que el perro ha aprendido a relacionar con la presencia de comida. La secreción de saliva ante la presencia de comida es un reflejo no condicionado; la secreción como respuesta a la luz es un reflejo condicionado, generado en un proceso de aprendizaje.

Algunos ejemplos de reflejo condicionado

En la vida cotidiana se pueden encontrar varios ejemplos de reflejos condicionados. Miedos y fobias pueden ser el resultado de reflejos condicionados. Por ejemplo, si un individuo es empujado a una piscina sin saber nadar y sólo puede hacer movimientos impulsivos, ineficaces, hasta que es rescatado por otra persona, puede desarrollar resistencia y miedo a sumergirse en cualquier situación. La situación traumática genera miedo al agua en sí misma, independientemente de la situación, y eso puede ser un reflejo condicionado.

Veamos otros ejemplos de reflejos condicionadas.

  • Si en un hogar los niños pequeños siempre escuchan que se abre la puerta del garaje antes de que su madre entre en casa al regresar del trabajo, aprenderán a asociar el sonido de la puerta del garaje al abrirse con su regreso. Como resultado, los niños sentirán emociones asociadas al regreso de su madre, como alegría o ansiedad en cuanto escuchen el sonido de la puerta del garaje al abrirse, aún antes de haber visto a su madre. La asociación entre el sonido de la puerta del garaje al abrirse con la llegada de su madre ha desarrollado un reflejo condicionado emocional en los niños.
  • Si cada vez que se acude al dentista para realizar una limpieza de los dientes la experiencia resulta desagradable o dolorosa, permaneciendo su efecto durante un lapso prolongado, puede suceder que la sola mención de la posibilidad de realizar una limpieza de los dientes desencadene emociones y sensaciones sin causa directa.
  • Las personas aprenden a asociar el sonido de una sirena con la aproximación de un vehículo en una situación de emergencia, como una ambulancia, un vehículo policial o un vehículo de bomberos. Cuando se aprende a conducir se incorpora la necesidad de detener el vehículo que se conduce al escuchar una sirena, de forma tal de permitir el paso del vehículo de emergencia. La reacción espontanea de un conductor al percibir una sirena es un reflejo condicionado. De hecho, muchas reacciones ante las circunstancias del tráfico son reflejos condicionados.

Si bien muchas fobias y miedos son en sí mismos reflejos condicionados, también se pueden desarrollar reflejos condicionados para superarlos. El condicionamiento clásico se puede aplicar para desensibilizar lenta y sistemáticamente a un individuo que padece una fobia hasta que se haya reducido su efecto o hasta que haya desaparecido. Por ejemplo, si una persona tiene miedo a las alturas, puede probar a estar de pie en un lugar elevado mientras practica técnicas de relajación, elevando la altura a medida que desarrolla confianza en un determinado nivel. Repitiendo el proceso, es posible que la persona pueda superar su fobia.

Inhibición de los reflejos condicionados

Un primer aspecto a dirimir es si un cierto acto reflejo es un reflejo condicionado. La diferencia radica en que un reflejo no condicionado no se incorporó mediante un proceso de aprendizaje, mientras que un reflejo condicionado es necesariamente un acto reflejo aprendido, asociando un estímulo condicionado con otro no condicionado.

Por lo tanto, dado que la generación de un reflejo condicionado necesariamente implica un proceso de aprendizaje, es posible inhibir un reflejo condicionado. Como parte de sus investigaciones, Pavlov diseñó experimentos para estudiar la inhibición de un reflejo condicionado. Después de generar el reflejo condicionado de secretar saliva en un perro al encender una luz, repitió varias veces el proceso de desencadenar el reflejo condicionado encendiendo la luz pero sin darle comida, y observó que la secreción de saliva disminuía hasta desaparecer.

La inhibición de reflejos condicionados también se puede observar en la vida diaria. En el ejemplo anterior de la limpieza periódica de los dientes, un nuevo dentistaque utilice técnicas menos dolorosas podría, tras varias visitas, inhibir el reflejo condicionado del paciente.

Fuentes

  • Cherry, Kendra. Conditioned Response in Classical Conditioning. Verywell Mind, consultado el 10 de marzo de 2019.  https://www.verywellmind.com/what-is-a-conditioned-response-2794974
  • Crain, William. Theories of Development: Concepts and Applications. Quinta edición, Pearson Prentice Hall. 2005.
  • Beaumont, Leland R. Conditioned Responses.  Emotional Competency, 2009. HTTP://www.emotionalcompetency.com/conditioned.htm

mm
Sergio Ribeiro Guevara (Ph.D.)
(Doctor en Ingeniería) - COLABORADOR. Divulgador científico. Ingeniero físico nuclear.

Artículos relacionados