Definición de entimemas retóricos

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.

La palabra entimema procede del griego entimema que significa “pieza de razonamiento”. En retórica, entimema es el nombre que recibe un silogismo en el que se ha omitido alguna de las premisas o la conclusión, por considerarse obvias o implícitas en el enunciado. Al entimema se le conoce también como silogismo truncado o silogismo retórico.

Origen del término

Aristóteles, el filósofo griego que creó el silogismo en occidente, fue también quien estableció el concepto de entimema planteando dos nociones. La primera hace referencia al silogismo basado en semejanzas o señales que indican una propiedad y que realiza la función de un término medio silogístico, por ejemplo, “de una mujer que produce leche se puede inferir que acaba de tener un hijo”. La segunda hace referencia a un silogismo incompleto en el sentido de que no se expresa una premisa, sino que se da por entendida puesto que esta implícita en la referencia.

En la actualidad el entimema se considera un silogismo abreviado, es decir, un enunciado argumentativo que contiene una conclusión y en donde una de las premisas está implícita en la otra premisa. Un enunciado como el siguiente se consideraría un entimema: “Debe ser socialista porque favorece un impuesto sobre la renta”. 

Aquí, la conclusión “es un socialista” se ha deducido de la premisa expresa, “favorece un impuesto sobre la renta”, y de una premisa implícita que puede ser, bien que “cualquiera que esté a favor de un impuesto sobre la renta es un socialista”, o bien que “un socialista es todo aquel que favorece un impuesto sobre la renta”. 

El entimema y el silogismo

El silogismo es la cadena razonada que se establece entre dos premisas dadas y una conclusión hecha por parte del lector por medio de una deducción lógica. En el entimema, en cambio, el lector debe aportar una de las partes para que la proposición sea asequible, es decir, aquí una de las premisas no está declarada, lo que genera un poco de conflicto para deducir lo que manifiesta el enunciado.

La virtud del entimema está en la vivacidad que produce al discurso, pero a la vez es un mecanismo que puede disfrazar falacias o producir equívocos. Al menos hay en él un algo que no se explicita, y entonces el razonamiento puede triunfar más por el uso del humor que por la consistencia de sus premisas. 

Los entimemas se usan generalmente por tres razones:

  1. Porque las premisas son obvias.
  2. Porque las premisas son dudosas.
  3. Porque las premisas atienden más al deseo que a la razón.

Por ello y en cualquiera de los casos, una parte siempre se suprime.

Tipos de entimemas

Los entimemas se dividen en entimemas de primer y de segundo orden. En los entimemas de primer orden la proposición principal que compone el silogismo no se expone; por el contrario, la premisa secundaria está ausente y se infiere en los entimemas que son de segundo orden, los cuales son llamados entimemas retóricos.

Fue Aristóteles quien propuso esta clasificación; sin embargo, algunos académicos proponen que hay entimemas de tercer orden, que hacen referencia a aquellos donde falta una conclusión. Aristóteles también planteó que los entimemas pueden ser verdaderos o aparentes, y estos últimos son también conocidos como falaces.

Ejemplos y observaciones

Estos son algunos ejemplos de entimemas que pueden ayudar a comprender mejor este concepto:

Ejemplo retóricoPosible análisis o conclusión
Conducir en estado de ebriedad perjudica a personas inocentes.Conducir en estado de ebriedad está mal.
Julio César se negó a aceptar la corona. Julio César no es ambicioso.
Como Sócrates es humano, es mortal. Los humanos son mortales.
Entimemas retóricos

El poder persuasivo del entimema

Aristóteles apreció el poder persuasivo del entimema al ser consciente de que cuando se trata de hablar y escribir, un argumento no tiene que ser hermético para ser tomado en serio. En su tratado Sobre la retórica, ofreció tres consejos importantes para ser persuasivos:

  1. Lo que tu audiencia piense de ti realmente importa, si no confían en ti, eres un brindis al sol.
  2. Lo que dices o escribes tiene que hacer que la gente sienta algo.
  3. Tu argumento debe ser elaborado teniendo en mente una audiencia en particular, porque usar distintos argumentos dirigidos a cada objetivo inevitablemente los pierde a todos.

Fuentes

  • Allen, J. 2007. Aristotle on the Disciplihnes of Argument: Rhetoric, Dialectic, Analytic. En Rhetorica 25. 87–108.
  • Corbett, Edward P. J., Connors, R. J. (1999). Retórica clásica para el estudiante moderno, 4ª ed.
  • Imagen diseñada por Ana, en V de Vigueras.
mm
Carolina Posada Osorio (BEd)
(Licenciada en Educación. Licenciada en Comunicación e Informática educativa) -COLABORADORA. Redactora y divulgadora.

Artículos relacionados