David Parker Ray secuestró, esclavizó y violó a mujeres

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

David Parker Ray fue un violador y torturador serial de mujeres; se sospecha que también fue un asesino serial. La policía de Arizona y de Nuevo México, Estados Unidos, considera que, de acuerdo a las declaraciones de sus cómplices, David Parker Ray fue el responsable del asesinato de al menos 60 mujeres.

El apodo de David Parker Ray era toy box killer (el asesino de la caja de juguetes). El mote viene de que había gastado 100.000 dólares en insonorizar y equipar un acoplado de camión con diversos dispositivos que utilizaba para torturar sexualmente a sus víctimas; el acoplado era su caja de juguetes.

David Parker Ray

David Parker Ray nació en Belen, en el estado de Nuevo México, Estados Unidos, el 6 de noviembre de 1939. Sus padres, Nettie y Cecil Ray, eran pobres y vivían con los padres de Nettie en un pequeño establecimiento agropecuario donde criaron a David y a su hermana menor, Peggy. Cecil Ray era alcohólico y violento; agredía tanto a su esposa como a sus hijos.

Cecil Ray abandonó a Nettie y a sus hijos cuando David tenía 10 años. Peggy y David fueron a vivir con sus abuelos paternos en su establecimiento agropecuario en Mountainair, Nuevo México, después de que Cecil y Nettie se divorciaran.

La convivencia con sus abuelos significó un cambio drástico en la vida de Peggy y David. Su abuelo, Ethan Ray, tenía cerca de 70 años; su forma de vida seguía estrictos preceptos a los que sus nietos fueron obligados a adherir. El incumplimiento de las estrictas reglas de la nueva familia implicaba para los niños recibir castigos corporales.

David era un niño alto, tímido y torpe, y tuvo muchas dificultades para adaptarse a la nueva escuela. Sus compañeros de clase lo acosaban frecuentemente.

David pasaba gran parte de su tiempo libre solo, bebiendo y consumiendo drogas. Fue en ese momento que comenzó a desarrollar su fascinación por el sadomasoquismo. Su hermana, Peggy, descubrió su colección de fotografías eróticas que incluían actos de sumisión y dibujos sadomasoquistas. Años más tarde, David declaró que su primera víctima fue una mujer a la que ató a un árbol, torturó y asesinó cuando era un adolescente. No se pudo confirmar la veracidad de esta historia o si fue la materialización de sus fantasías sobre sometimiento y tortura de mujeres.

Cuando terminó la escuela secundaria, Ray trabajó como mecánico de automóviles. Luego se incorporó al ejército de los Estados Unidos, donde volvió a trabajar como mecánico; dejó el ejército con una baja honorable.

Una víctima que logra escapar

Corría desesperada, desnuda, cubierta de sangre, con un collar metálico en su cuello cerrado con un candado, por las calles de Elephant Butte, en el estado de Nuevo México, el 22 de marzo de 1999. Era Cynthia Vigil y tenía 22 años. No sabía dónde estaba y pedía con desesperación que alguien la ayudara antes de que sus captores la encontraran. Vio la puerta abierta de una casa rodante y entró corriendo, suplicando al sorprendido propietario que la ayudara. La policía llegó poco después y escucharon la aterradora historia de cómo Cynthia Vigil había sido secuestrada y torturada.

Vigil contó que un hombre y una mujer la habían secuestrado, sometido y violado durante tres días. La habían torturado utilizando látigos, instrumental médico, descargas eléctricas y diversos instrumentos sexuales, hasta que finalmente logró escapar. Los moretones, las quemaduras y las heridas punzantes que cubrían todo su cuerpo eran clara evidencia de la veracidad de su historia.

Cynthia Vigil narró que conoció a sus captores en Albuquerque, en Nuevo México, donde trabajaba como prostituta. El hombre le había ofrecido 20 dólares a cambio de sexo oral, y así fueron a su casa rodante. Dentro de la casa rodante había una mujer que ayudó al hombre a atarla y amordazarla, además de colocarle un collar metálico alrededor del cuello.

Viajaron en la casa rodante durante más de una hora. Al detenerse, arrastraron a Cynthia dentro de un acoplado de camión, donde la encadenaron a un poste. Luego le pusieron una grabación que describía lo que le sucedería mientras estuviese allí.

En la grabación hablaba un hombre, que Cynthia asumió era David Ray; explicaba que ahora era una esclava sexual y que de la única manera en debía referirse a él era como maestro, y referirse a la mujer que estaba con él como amante. Y nunca debía hablar a menos que se le autorizara. Cynthia estaría desnuda y encadenada todo el tiempo; sería alimentada y atendida como a un perro. Igualmente, sería torturada y violada frente a una audiencia de amigos, y sería obligada a tener relaciones sexuales con animales; sería sometida a penetración anal con consoladores y colocada en posiciones que expondrían las partes íntimas de su cuerpo.

También se le advirtió que era una de las muchas personas que habían permanecido cautivas, y que las que no cooperaron habían muerto.

Sobrevivir

Durante los tres días que estuvo en cautiverio, Cynthia Vigil sufrió descargas eléctricas, azotes, y le introdujeron instrumental médico y consoladores en la vagina y en el recto. David Ray la colgó y la violó repetidamente.

Cynthia estaba segura de que pronto la matarían. Sin embargo, cuando David Ray dejó el acoplado pudo acceder a las llaves del candado de la cadena, soltarse y escapar. Intentó llamar al 911 pero la pareja de su captor la capturó; ambas pelearon y Cynthia pudo agarrar un picahielos y apuñalar a la mujer en el cuello. Cynthia salió corriendo del acoplado.

En su escape desesperado encontró la casa rodante en la que pudo pedir ayuda, llamar a la policía y darles la ubicación del acoplado.

La caja de juguetes

David Parker Ray y su novia, Cindy Lea Hendy, fueron detenidos por la policía. Durante el interrogatorio, ambos contaron la misma historia: que Cynthia Vigil era adicta a la heroína y estaban tratando de ayudarla a desintoxicarse. El registro que hizo la policía en la casa rodante y de las pertenencias de David Ray relataba otra versión. En la casa rodante encontraron elementos consistentes con la versión de Cynthia Vigil, incluyendo la grabación que le habían hecho escuchar.

En un acoplado estacionado al lado de la casa rodante de David Ray los investigadores de la policía encontraron lo que él llamara la caja de juguetes. Encontraron diversos instrumentos de tortura, dibujos que describían la forma en que las víctimas eran torturadas, varios elementos de sujeción, poleas, látigos e implementos sexuales. Sin embargo, la prueba más impactante fue una grabación en video que mostraba cómo se torturaba sexualmente a una mujer.

David Parker Ray y Cindy Lea Hendy fueron arrestados bajo múltiples acusaciones, incluyendo el secuestro. A medida que continuaba la investigación, la policía encontraban evidencia que revelaba que la pareja había tenido muchas víctimas más. Los investigadores también sospechaban que, además de ser un violador serial, David Ray también era un asesino serial.

Otras víctimas

Un problema que enfrentaron las autoridades al iniciar la investigación fue la credibilidad de Cynthia Vigil. Ella había reconocido que era prostituta y no había forma de demostrar que no había acudido a ese lugar voluntariamente. Sin embargo, después de que los periódicos publicaran la historia y el arresto de la pareja, otra víctima se presentó a declarar en la policía.

Angélica Montano le dijo a la policía que David Ray y Cindy Hendy también la secuestraron, violaron y torturaron durante tres días; luego la drogaron y la abandonaron en una carretera en el desierto. La policía la encontró pero por razones que se desconocen su denuncia contra la pareja nunca fue investigada. Angélica Montano decidió insistir en su denuncia después de ver que los dos torturadores habían sido arrestados.

Los investigadores de la policía pudieron identificar a la mujer que había sido grabada mientras era torturada por un tatuaje en su tobillo. Era Kelly Garrett y vivía en Colorado. Se había casado sólo unos días antes de que David Ray y su hija, Jesse Ray, la secuestraran y mantuvieran cautiva.

Jesse Ray, quien era amiga de Kelly Garrett, la invitó a ir a a un bar y puso una droga en la cerveza que estaba bebiendo. Cuando Kelly Garrett trataba de salir del bar estando drogada, David Ray la golpeó en la cabeza y la secuestraron. La violaron y torturaron durante tres días; luego la drogaron y la abandonaron en la banquina de una carretera cerca de la casa de sus suegros.

Los suegros de Kelly Garrett pensaron que había estado bajo los efectos de una sobredosis de drogas; Kelly Garrett estaba demasiado confundida para recordar lo que había sucedido. Entonces la echaron y Kelly Garrett regresó a Colorado. Luego, a medida que pasaba el tiempo, Kelly Garrett fue recuperando algunos de los recuerdos de la experiencia más terrible de su vida; sin embargo, cuando la policía la encontró, todavía sufría de amnesia.

Cindy Hendy colabora con la investigación

Inmediatamente después de que fuera detenida y se descubriera que su versión de los hechos era falsa, Cindy Hendy aceptó un trato para colaborar en la investigación que incriminaba a David Ray. A cambio de su colaboración tendría una sentencia reducida.

Cindy Hendy declaró a los investigadores que David Ray le había contado que había cometido 14 asesinatos y le había contado la ubicación en la que había arrojado algunos de los cuerpos.

Hendy describió algunas de las formas en las que David Ray torturaba a sus víctimas. Una de ellas era el uso de un espejo que estaba montado en el techo del acoplado, encima de una mesa de ginecólogo a la que ataba a sus víctimas, y que permitía observar en detalle cómo las torturaba. David Ray también colocaba a sus víctimas en dispositivos de madera que las inmovilizaban en una posición flexionada, y en esa posición instigaba a sus perros para que violaran a sus víctimas. En algunas ocasiones eran sus amigos los violadores.

Otro aporte importante de la declaración de Cindy Hendy a la investigación fue la identificación de otros cómplices, que incluían a la hija de David Ray, Glenda Jesse Ray, y a Dennis Roy Yancy. Según Cindy Hendy, Jesse Ray y Dennis Yancy habían participado en el asesinato de la ex novia de Yancy, Marie Parker, de 22 años de edad.

Dennis Roy Yancy fue interrogado y admitió que estaba presente cuando David y su hija Jesse secuestraron a Marie Parker y la llevaron a la caja de juguetes. Después de torturarla durante tres días, David Ray y su hija le indicaron a Yancy que la matara, lo cual hizo estrangulándola con una cuerda. Yancy dijo que David Ray amenazó con matarlo si alguna vez se lo contaba a alguien.

Jesse Ray negó haber tenido relación alguna con las acciones de su padre, con los secuestros ni con el asesinato de Marie Parker.

El final de las torturas y las violaciones

Debido al acuerdo de colaboración, Cindy Hendy recibió una sentencia reducida de 36 años de prisión. Hendy colaboró en la investigación y también declaró contra David Ray en los procesos judiciales.

Dennis Roy Yancy recibió dos sentencias de 15 años de prisión cada una, por asesinato en segundo grado y por conspiración para cometer asesinato en primer grado. Recobró la libertad luego de cumplir 11 años de prisión pero volvió a la cárcel tras violar las condiciones de su libertad condicional, dónde debe permanecer hasta 2021.

Jesse Ray fue declarada culpable por el secuestro de mujeres para ser torturadas sexualmente y fue sentenciada a nueve años de prisión, seis de los cuales podrían ser cumplidos bajo un régimen de libertad condicional.

El proceso judicial preveía que en el caso de David Parker Ray se realizara un juicio independiente por cada víctima identificada; Cynthia Vigil, Angélica Montano y Kelly Garrett. Más tarde Ray aceptó un acuerdo con la fiscalía y fue sentenciado a 224 años de prisión.

David Parker Ray murió el 28 de mayo de 2002 de un ataque cardíaco cuando era trasladado por la policía estatal desde el centro correccional del condado de Lea para un interrogatorio.

Fuentes

mm
Sergio Ribeiro Guevara (Ph.D.)
(Doctor en Ingeniería) - COLABORADOR. Divulgador científico. Ingeniero físico nuclear.

Artículos relacionados