Observación naturalista: definición, ventajas y limitaciones

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.

La observación naturalista es un método de investigación que se utiliza en psicología y en ciencias sociales y del comportamiento, entre otras, que consiste en observar la conducta de individuos en sus entornos naturales. A diferencia de experimentos de laboratorio en los que se prueban hipótesis, se controlan variables y se toman mediciones, la observación naturalista implica el registro de lo que se observa en un contexto específico.

Ventajas del método

La observación naturalista es ventajosa teniendo en cuenta que los comportamientos observados se convierten en datos genuinos, dado que se obtuvieron en los contextos en los que surgen de manera natural. Esta autenticidad se alcanza, además, teniendo en cuenta que los entornos naturales no son replicables completamente en el laboratorio.

Otro aspecto positivo del método es que puede llevarse a cabo sin la intromisión o mediación del observador en los eventos que ocurren naturalmente, lo que aumenta la veracidad de los datos; también que es aplicable en cualquier tipo de entorno social u organizativo y que genera nuevas ideas, soluciones a hipótesis o vías de investigación específicas.

Limitaciones del método

La observación naturalista ha generado diferentes discusiones acerca de su objetividad, dados dos factores, principalmente la presencia del observador y su actitud ante lo observado.

Sobre el primer factor, se ha discutido que la presencia de un observador en un contexto en el que se examinan determinados comportamientos no puede pasar inadvertida para los sujetos de estudio. Por tanto, el observador puede, sin pretenderlo, modificar los resultados espontáneos que surgirían en su ausencia. Una solución que ha sido postulada por diferentes autores es ocultar el motivo que hay tras la observación, lo que aseguraría resultados fiables. Sin embargo, evidencia posterior demuestra que ocultar la información puede inducir a los observados a sentirse inseguros o desconfiados.

Respecto al segundo factor, se han presentado controversias acerca de si lo que más conviene en la observación naturalista es una actitud activa o pasiva del observador. La tendencia ha sido la pasividad, teniendo en cuenta que ésta resultaría interferir menos en el comportamiento de los observados. Sin embargo, la evidencia ha desmentido lo anterior, lo que ha planteado la necesidad de establecer prácticas en las que los sujetos de estudio se sientan familiarizados con el observador, cuya presencia ha de ser activa, a través de la habituación.

Fiabilidad del método

Por las limitaciones ya mencionadas, diversas investigaciones desarrolladas con el método de observación naturalista se enfrentan al problema de la fiabilidad, que ha sido entendida de múltiples maneras, lo que puede conducir a interpretaciones equivocadas. Por lo anterior, autores como Smith y Connolly (1972) han postulado que, en primera instancia, es necesario determinar qué es la fiabilidad dentro del método y después, establecer cómo se alcanza. En este sentido, enuncian que la fiabilidad, o confiabilidad, depende de tres factores: La consistencia con la cual el comportamiento observado es registrado por el observador, la estabilidad del comportamiento observado y lo adecuado de la muestra.

Ahora bien, para obtener información que cumpla con los anteriores criterios de confiabilidad, se han diseñado medidas como el porcentaje de acuerdos, la cual establece el grado en que los observadores utilizan el mismo umbral de reconocimiento para una conducta particular. Esta y otras medidas del método se obtienen a través de diferentes técnicas de muestreo.

Técnicas utilizadas en el método

En general, la observación naturalista se basa medir la frecuencia de las conductas y evaluar su secuencia. Para esto, puede hacerse un muestreo de eventos o de tiempo.

  • El muestreo por eventos consiste en medir eventos cada vez que ocurren durante un lapso prestablecido, tomando como unidad de medición la conducta, no su duración. Se considera que este tipo de muestreo tiene validez inherente, debido a que se observan los eventos tal como ocurren. Sin embargo, si las conductas observadas carecen de límites claros, se incrementa la dificultad de lograr un acuerdo entre los observadores. Este tipo de muestreo se evidencia, por ejemplo, en un estudio sobre el comportamiento de los niños en el parque. En este caso, puede que los investigadores solo se interesen en observar el modo en el que los niños deciden turnarse en el tobogán, ignorando todos los otros eventos que ocurran en el parque.
  • El muestreo por tiempo consiste en observar conductas definidas durante lapsos breves y registrar su manifestación o ausencia durante cada uno de estos períodos. Este tipo de muestreo se evidencia, por ejemplo, cuando los investigadores deciden observar a los sujetos de estudio todas las mañanas durante una hora. El muestro por tiempo puede ser momentáneo, si se registran ciertas conductas previamente definidas en el momento en que se presentan, o por intervalos, si se observan conductas, también predefinidas, en intervalos regulares de tiempo.

Fuentes

Kotliarenco, M., Méndez, B. Mirando hacia nosotros: el método de observación naturalista. UNESCO Regional Office for Education in Latin America and the Caribbean (Chile). 1998.

mm
Maria de los Ángeles Gamba (B.S.)
(Licenciada en Ciencias) - AUTORA. Editora y divulgadora científica. Coordinadora editorial (papel y digital).

Artículos relacionados