4 ejemplos de declaraciones de filosofía de enseñanza

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

Una declaración de filosofía de enseñanza o educativa es un ensayo breve que los docentes suelen escribir como guía de trabajo, soporte de los objetivos y explicación de la metodología a utilizar. Se escriben comúnmente durante la búsqueda de empleo en una institución educativa.

Qué es la filosofía de la enseñanza

La filosofía de la enseñanza, también llamada filosofía educativa, incluye las reflexiones y los objetivos de una institución educativa o un docente. Se trata de un texto organizado que busca encuadrar todas las cualidades que se necesitan para una mejor enseñanza y el aprendizaje de los contenidos, así como para crear una experiencia motivadora y enriquecedora para los alumnos.

La filosofía de la enseñanza es una actitud que apunta a tratar los desafíos de la educación, estableciendo objetivos claros que deben alcanzarse. También abarca los métodos más convenientes que permitan lograr las metas propuestas. Además, requiere de un amplio conocimiento de los conceptos más importantes sobre cuestiones psicológicas, cognitivas y sociales del ser humano.

Posteriormente, es la filosofía de la enseñanza la que influye y determina el programa escolar de los alumnos y la planificación de los docentes. También influye en otros puntos importantes como el plan de estudios, los libros de texto, las actividades diarias y los aspectos financieros, recreativos y sociales.

Qué es una declaración de filosofía de la enseñanza

Una declaración de filosofía de enseñanza es un ensayo de una o dos páginas donde el autor, que generalmente es un maestro o un profesor, reflexiona y transmite sus creencias sobre cómo debe ser la enseñanza y su práctica, así como sus propias habilidades y objetivos. La declaración de filosofía de enseñanza es un texto personal que se suele elaborar durante la búsqueda de trabajo en una institución educativa.

La declaración de filosofía educativa se refiere a las creencias y la visión de un docente sobre el propósito de la educación y su propio rol como educador.

La declaración incluye las perspectivas del autor con respecto a todo lo relacionado con el ejercicio de su profesión. También menciona lo que desea obtener a partir de la implementación de su metodología pedagógica y didáctica. Asimismo, la declaración establece las metas que el docente espera que sus alumnos alcancen durante el proceso de aprendizaje.

En definitiva, la declaración de filosofía de enseñanza ofrece una descripción del autor en su rol de maestro. Esto es esencial porque una filosofía clara de la enseñanza puede funcionar como motivación para el docente, favorecer la enseñanza y fomentar su crecimiento personal.

Cómo escribir una declaración de filosofía de la enseñanza

Como en todo texto, es conveniente mantener una estructura lo más clara y organizada posible, que transmita el mensaje de la mejor manera. Algunos de los aspectos a considerar son la reflexión previa, el estilo y la organización.

Estructura de la declaración

Aunque no suele haber un contenido o formato preestablecido, es conveniente que cuente con una disposición de ensayo, es decir, con una introducción, un cuerpo o nudo y una conclusión.

  • Introducción: aquí se puede incluir la declaración de tesis, mencionando una opinión general sobre la educación y cómo sería la forma ideal de la enseñanza.
  • Cuerpo: en esta sección se pueden desarrollar varios puntos, como por ejemplo, el ambiente que se desea lograr en la clase, las características de la clase y qué tipo de experiencia desea que sus alumnos tengan durante la clase. También es bueno añadir cómo el propio enfoque, las propias cualidades, metodologías, conocimientos y estrategias educativas convierten al autor en un mejor docente. Asimismo, es necesario mencionar las metas más importantes o ideales que desea alcanzar durante su desempeño educativo. También se pueden agregar los detalles de experiencias anteriores y su efecto o contribución en su filosofía de enseñanza actual.
  • Conclusión: en esta parte, el autor puede resumir los puntos principales del texto y de los objetivos futuros, las cualidades únicas que posee como educador y su capacidad para avanzar en su carrera y contribuir a la mejora de la educación.

Otras características

Además, para escribir de manera correcta una declaración de filosofía de enseñanza es importante tener en cuenta lo siguiente:

  • Reflexión: antes de redactar la declaración, es necesario reflexionar sobre los temas filosóficos relacionados con la educación.
  • Perfil: el texto debe representar, de la manera más fiel posible, el perfil pedagógico del autor y sus pensamientos sobre la educación.
  • Estilo: es común es escribir la declaración en prosa. Sin embargo, también se puede utilizar un formato de preguntas y respuestas, además de otros elementos como citas y gráficos, entre otros. El lenguaje debe ser formal: no necesariamente técnico, pero sin palabras vulgares o demasiado coloquiales.
  • Tamaño: es conveniente que el texto sea breve y no tenga más de dos páginas.
  • Otras características: el texto debe ser personal y, por lo tanto, original y exclusivo de la persona que lo escribe; debe tener información de sus propias experiencias y logros. También puede ser interesante incluir el origen de su filosofía o las influencias que moldearon sus creencias actuales.

Ejemplos de preguntas para escribir la declaración de filosofía de la enseñanza

A modo de disparadores para poder escribir la declaración de filosofía de la enseñanza, se pueden considerar las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál crees que es la importancia de la educación?
  • ¿Cuál te parece que es o debería ser el rol del docente en el aula?
  • ¿Cómo pueden aprender mejor los alumnos?
  • ¿Cuáles son los objetivos que te gustaría que logren los alumnos?
  • ¿Qué cualidades se deben cultivar en los alumnos?
  • ¿Qué cualidades debe tener un docente?
  • ¿Cuál es la influencia de tus experiencias previas en tus técnicas de enseñanza?
  • ¿Qué metodologías o actividades prefieres utilizar?

Ejemplos de declaraciones de filosofía de la enseñanza

A continuación hay cuatro ejemplos breves del desarrollo de las declaraciones de filosofía de enseñanza como muestra.

Ejemplo 1

“Mi filosofía de enseñanza se enfoca en atender a la formación integral de los estudiantes, no solo desde el ámbito cognitivo, sino también en los aspectos sociales, emocionales y afectivos para su pleno desarrollo personal. Es importante también fomentar la autonomía de los alumnos para que así obtengan las herramientas prácticas necesarias para desenvolverse en el futuro.

Considero que el entorno educativo debe promover el intercambio y la interacción entre los estudiantes, principalmente a través del debate de los temas relacionados con la disciplina. Es necesario también favorecer la socialización, ofreciendo un espacio adecuado para la expresión de los alumnos.

Mi formación y experiencia se enfocó siempre en la búsqueda de la excelencia, manteniendo una actitud proactiva y flexible con respecto a los nuevos desafíos y atendiendo a la diversidad en el aula. Al mismo tiempo, creo que es de vital importancia la actualización sobre las nuevas metodologías y las aportaciones de los pedagogos.

Entre las metas más importantes, me parece fundamental favorecer el desarrollo de una actitud autónoma en el alumno, por medio de la motivación para el pensamiento y la reflexión, sin descuidar las cualidades únicas de cada uno para que alcancen su máximo potencial”.

Ejemplo 2

“Creo firmemente que la educación tiene su rol fundamental en la construcción de la ciudadanía. Por tal motivo, la enseñanza debe recuperar y fortalecer los valores democráticos tanto en la construcción del conocimiento como en el análisis crítico de sus implicancias en la sociedad.

Hoy en día la información está disponible en todos lados: artículos, libros, televisión, internet; por lo tanto, los procesos de enseñanza se deben centrar en la indagación e investigación, el planteo de conjeturas y posicionamientos, la discusión y acuerdos de posibles respuestas o soluciones.

El pedagogo y filósofo brasileño Paulo Freire afirmaba que “las cabezas piensan donde los pies pisan”, haciendo referencia a la necesidad de pensar la educación en el territorio donde se da. No es posible concebir la educación sin contexto, es decir, sin tener en cuenta la realidad de los alumnos y de la cultura de la comunidad educativa.

Para el diseño de estrategias de enseñanza, recurro a los objetos y métodos característicos de la disciplina que enseño, en este caso, la matemática, que he aprendido y puesto en juego en mi propia experiencia. La enseñanza de una ciencia es, en definitiva, la enseñanza de la naturaleza de dicha ciencia”.

Ejemplo 3

“Mi filosofía de la enseñanza se basa en el conocimiento de que todos los niños son únicos y deben poder tener las mismas posibilidades. Deben disfrutar de un entorno educativo donde reciban la estimulación y motivación necesarias para su desarrollo físico, mental, emocional y social.

También me parece importante que una maestra del nivel inicial se desempeñe como una guía, buscando la manera de favorecer la confianza en los alumnos. En mi experiencia he visto cómo una actitud motivadora del docente puede contribuir al desarrollo de la autoestima del niño y cómo esto, a su vez, puede producir cambios favorables en su capacidad para desenvolverse, así como en la rapidez y la calidad del proceso de aprendizaje.

Con respecto a las explicaciones de los contenidos y la práctica de los conocimientos adquiridos, me gusta ofrecerles a los alumnos actividades creativas donde todos los temas, hasta los más complicados, se desarrollen de una manera divertida, fácil y sencilla.

Otra de las características que considero importantes en un docente y, de hecho, algo que siempre realizo, es aprender los nombres de todos los alumnos. De esta manera se establece una conexión más personalizada y cálida.

Me parece importante también mantener una postura flexible, abierta a otras perspectivas docentes y la búsqueda constante del perfeccionamiento y la capacitación”.

Ejemplo 4

“Mi filosofía con respecto a la enseñanza se basa en el desarrollo y la planificación de los contenidos fundamentales según las necesidades de mis alumnos y de la escuela, así como del sistema educativo regional y del país. También, prestando especial atención a todos los aspectos de la relación entre los docentes, los alumnos y el resto de la sociedad.

Mi experiencia personal, tanto en el ámbito familiar como en el académico, con un fuerte énfasis en la exigencia y la superación, fueron la base de mi formación y mi motivación para progresar. También intento transmitir esto en mi rol como educadora.

Me interesa fomentar el desarrollo de alumnos con un pensamiento crítico y reflexivo: que comprendan el valor del esfuerzo, la dedicación, la posibilidad de recibir una educación y su importancia para el futuro. También creo que es necesario construir una enseñanza basada en el respeto y otros valores éticos que son esenciales para la vida en la sociedad.

Para facilitar el aprendizaje, me parece que es necesario adaptar las estrategias didácticas, de manera personalizada, según el contexto y la situación de los alumnos, especialmente en entornos educativos vulnerables”.

Bibliografía

  • Caballero López, M. A. Oposiciones docentes. Planificación, métodos de estudio y estado mental. (2021). España. Grupo Editorial Círculo Rojo.
  • García Gutiérrez, J.; García Amilburu, M. Filosofía de la educación: Cuestiones de hoy y de siempre. (2017). España. Narcea Ediciones.
  • Dewey, J. Democracia y educación: Una introducción a la filosofía de la educación. (2004). España. Ediciones Morata.
mm
Cecilia Martinez (B.S.)
Cecilia Martinez (Licenciada en Humanidades) - AUTORA. Redactora. Divulgadora cultural y científica.

Artículos relacionados