Ideas y actividades para estudiantes de aprendizaje auditivo

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

Muchos estudiantes se sienten más cómodos incorporando conocimientos en forma auditiva, es decir, escuchando más que leyendo; quizás ese sea tu caso. Si tu mejor forma de captar información y entender conceptos es escuchándolos, esta guía es para ti. A continuación enumeramos algunas ideas que pueden serte útiles para aprovechar al máximo el tiempo que tienes para estudiar y hasta disfrutar del proceso de aprendizaje.

1. Pide permiso para grabar las clases

Busca un dispositivo de grabación práctico y confiable y graba tus clases para poder escucharlas luego con mayor detenimiento. No todos los profesores se sienten cómodos siendo grabados, por lo que es importante asegurarte de pedir permiso antes. Revisa que esté todo en orden haciendo una prueba de grabación antes de comenzar la clase.

2. Participa

Al involucrarte en la clase estás escuchando activamente lo que sucede, lo cual puede ser muy dinámico y ayudarte a captar la información. Participa en clase haciendo y respondiendo preguntas, exponiendo temas, formando parte de grupos de discusión, etc.

Participa en clase.
Participa en clase.

3. Estudia con audiolibros

Hoy en día es posible encontrar muchísimos libros en versión grabada; los mismos autores pueden haber grabado la versión en audio. Esta es una oportunidad maravillosa para los estudiantes auditivos, ya que les permite escuchar libros mientras conducen o en cualquier otro lugar, usando una amplia variedad de dispositivos de audio.

4. Lee en voz alta

Leer textos en voz alta, tanto si estás solo como si se los lees a otra persona, te ayudará a retener la información, ya que estarás escuchando tu propia voz. También te puede ayudar a mejorar el ritmo de lectura. Recuerda que necesitarás un lugar privado para estudiar en voz alta.

5. Estudia en un lugar tranquilo

Si la música u otros sonidos son una distracción, busca un lugar tranquilo donde estudiar, sea en casa o fuera. Una excelente opción siempre es estudiar en una biblioteca, donde tienen lugares para aislarte de los ruidos. También puedes usar audífonos especiales con cancelación de ruido, o poner ruido blanco (un sonido que tiene todas la frecuencias sin una secuencia establecida) en tus auriculares normales.

6. Estudia con un compañero

Estudiar con un amigo puede hacer que el aprendizaje sea más fácil y mucho más divertido. El solo hecho de alguien tener con quién hablar sobre el tema que estás estudiando mejorará su comprensión. Pueden turnarse para explicar los conceptos que están aprendiendo.

En general, enseñar lo que acabas de aprender es una de las mejores maneras de fijar las ideas que incorporaste de un nuevo texto. Explicar en voz alta lo que aprendiste te ayudará a darte cuenta de si realmente lo has entendido.

Estudia con un compañero.
Estudia con un compañero.

7. Pide instrucciones verbales

Para quienes aprenden mejor mediante el oído, las instrucciones escritas pueden resultar un poco confusas. No hay nada de malo en pedirle a alguien que te explique en voz alta cómo funciona algo, o incluso que lea las instrucciones contigo.

8. Busca un software que te lea

Hoy en día existen muchos softwares que leen textos en voz alta. Una buena idea es encontrar uno que te sea cómodo y escribir apuntes mientras oyes el texto.

9. Utiliza asociaciones mnemotécnicas

Los procedimientos mnemotécnicos son asociaciones mentales que te ayudarán a recordar temas de particular interés; son frases o rimas que contribuyen a recordar teorías, fórmulas, descripciones o cualquier otro tema que sea importante en tu aprendizaje.

10. Usa la música para aprender

Algunas personas pueden asociar diferentes tipos de música con ciertos temas. Si la música te ayuda a recordar nuevas ideas, intenta escuchar el mismo tipo de música cada vez que estudies un tema determinado.

Otras formas de usar la música para aprender son:

  • Canta tus apuntes. Si te gusta cantar y estás en algún lugar donde no molestas a nadie, intenta cantar tus apuntes de clase. Esto podría ser muy divertido o un completo desastre; ya lo averiguarás.
  • Ponle ritmo al estudio. Darle ritmos a las asociaciones mnemotécnicas puede ser muy divertido y hará que la memorización sea más fácil.
Escucha música mientras estudias.
Escucha música mientras estudias.

11. Habla contigo mismo

Quizá te veas un poco extraño si caminas hablando solo, pero susurrar lo que estás leyendo o memorizando puede ayudarte a retener la información que necesitas. Eso sí, ten cuidado de no molestar a los demás.

12. Expón tus informes en forma oral

Cuando los profesores te den la oportunidad, expón tus informes en clase para tu profesor y compañeros. Esta es tu fortaleza: cuanto más practiques el hablar en público, mejores serán tus exposiciones y también mejorará tu habilidad para comprender los temas que expones.

13. Desarrolla cuentos e historias

Los registros históricos, los cuentos y leyendas, e incluso las anécdotas de vida, constituyen una temática poco valorada por muchos estudiantes. Sin embargo, son particularmente útiles para quienes se sienten más cómodos con la comunicación oral. Hay mucha información que puedes aprender más fácilmente viéndola como un cuento, sobre todo en temas históricos o literarios. Asegúrate de entender el viaje del personaje que estás estudiando, no solo la secuencia de hechos. Incorpora historias en tus informes orales; trata de ayudar a otros a contar sus vidas.

Fuentes

  • Jesús Beltrán Llera, José A. Bueno Álvarez (1995). Naturaleza de las estrategias. En Marcombo, ed.Psicología de la Educación, 1995.
  • J. L. Riva Amella. Cómo estimular el aprendizaje. Editorial Océano, Barcelona, España.,2009.
mm
Sergio Ribeiro Guevara (Ph.D.)
(Doctor en Ingeniería) - COLABORADOR. Divulgador científico. Ingeniero físico nuclear.

Artículos relacionados