¿Cuál es la composición química del oro blanco?

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.

El oro es un metal noble, muy dúctil y maleable y con un alto brillo muy duradero que lo hace ideal para la fabricación de las piezas de joyería más finas y valiosas. Su característica más notable es el color amarillo metálico que lo define. Sin embargo, en todas las joyerías del mundo se fabrican piezas del llamado «oro blanco».

Pero, ¿qué es el oro blanco?

El oro blanco no es oro puro, ya que, como se mencionó hace un momento, este es de color amarillo. Se trata en realidad de una aleación entre oro y otros metales, que transforman la estructura del oro y dan lugar a cambios en sus propiedades físicas y químicas, entre ellas su color.

El oro puro (marcado en joyería como oro de 24 quilates) no es el más útil para la fabricación de piezas de joyería, ya que es demasiado blando. Incluso la joyería de más calidad se suelen fabricar las piezas con oro de 18 quilates como máximo, que corresponde a una aleación que contiene un 75% de oro puro y el resto de otros metales como el cobre y el cinc.

Composición del oro blanco

Así pues, el término oro blanco incluye varias aleaciones distintas, cuyas únicas características comunes es que todas contienen oro y poseen un color blanco plateado (aunque algunas aún retienen parte de las tonalidades amarillo pálido o rosa, características de algunos de sus componentes). Estas aleaciones se crearon con la finalidad de imitar al platino, otro metal noble de alto brillo, de color blanco, muy apreciado en la joyería y mucho más costoso que el oro.

También representa una mejor opción que la plata, otro metal blanco muy utilizado en joyería, ya que es más duro y más resistente a la pérdida del lustre por la reacción con la atmósfera o con la piel, cosa que afecta mucho a la plata.

La composición del oro blanco varía de una aleación a otra, pero en general contienen:

  • Entre 58% y 75% de oro puro, lo que corresponde a oro blanco de entre 14 quilates y 18 quilates respectivamente.
  • Níquel, paladio, rodio y manganeso en cantidades variables.
  • A veces contiene cobre, cinc y/o plata.

Oro blanco en masa frente a un «baño» de oro

Para discutir adecuadamente la composición del oro blanco, debemos tener en cuenta que hay dos tipos de oro blanco. Una consiste en aquellas aleaciones que poseen en sí mismas las propiedades mecánicas y químicas que los joyeros desean, es decir, que sean maleables y se puedan trabajar para darle la forma deseada, y además resultado de aleaciones que poseen un buen brillo y mucha resistencia a la corrosión. Estas aleaciones normalmente contienen una mezcla de oro y paladio.

En cuanto al color, ninguna de las aleaciones de oro blanco son en realidad blancas, ya que el componente principal, que es el oro en sí, sigue siendo amarillo. Sin embargo, aleaciones como la de oro y paladio generalmente tiene un color amarillo muy pálido, que resulta aceptablemente blanco para todas las aplicaciones y se puede pulir y utilizar sin ninguna modificación en su superficie.

Por otro lado, algunas de las aleaciones consideradas oro blanco poseen las propiedades mecánicas deseadas, pero no el color o la apariencia característica del platino. Algunas poseen un tono gris opaco y poco atractivo, mientras que otras pueden tener tonalidades ligeramente rosas, pero poco lustrosas, por lo que no son muy adecuadas para la joyería.

En estos casos, la masa o cuerpo de la pieza se suele fabricar de esta aleación (una muy común está hecha de oro, cobre, níquel y cinc), pero luego se les añade un recubrimiento de alto brillo y resistencia al óxido, tal como rodio o platino, por medio de un proceso de electroplateado. Además de proporcionar el color y brillo adecuado, la capa de rodio o platino también ayuda a evitar reacciones alérgicas en la piel por contacto con algunos de los componentes de la aleación, en especial el níquel.

A pesar de que estas piezas parecieran estar hechas de platino a simple vista, tan solo es una delgada capa del metal la que las recubre. Por esta razón, estas piezas no pueden ser adaptadas o modificadas tras su fabricación, ya que esto expondría el interior poco llamativo de oro blanco.

Oro puro, oro amarillo y oro blanco. ¿Cuál es mejor?

El oro puro u oro 24 quilates (cuyo color es amarillo claro) es un metal muy noble que mantiene su brillo y aspecto casi indefinidamente. Además, es un material hipoalergénico, es decir, que no causa reacciones en la piel en la mayoría de las personas. Sin embargo, al ser un metal muy blando, las piezas elaboradas de este material tienden a deformarse con el uso y a desgastarse, por lo que se usa muy poco en esta forma pura.

El oro amarillo de uso más habitual en joyería contiene cantidades variables de oro, cobre y otros metales. Es un material bastante más duro que el puro y resulta adecuado para la mayoría de las aplicaciones, a excepción de aquellas que requieran un metal de color blanco.

Por otro lado, el platino es un metal noble, hipoalergénico, mucho más resistente que el oro puro y de color plateado, aunque más oscuro que la propia plata. Estas características lo hacen el candidato ideal para la mayoría de las aplicaciones en joyería que requieran un metal blanco que no pierda su brillo ni cambie su color en el tiempo. Sin embargo, el platino es mucho más caro incluso que el oro puro, lo que limita su uso.

Finalmente, el oro blanco surge como la alternativa ideal al platino, imitando sus propiedades y aspecto, pero a un coste mucho menor.

Alergias al oro blanco

Un problema que surge frecuentemente con las joyas fabricadas en oro blanco es que causan reacciones alérgicas en la piel de personas sensibles. La reacción normalmente no es ocasionada por el oro en sí, sino por los demás metales presentes en la aleación.

Al igual que el oro elemental, otros metales nobles como el platino generalmente no ocasionan reacciones alérgicas, ya que no reaccionan químicamente con la mayoría de compuestos presentes en las células. Estas reacciones generalmente se producen debido a la presencia de otros metales, como el cobre y el cinc, y en ocasiones producen inflamaciones y erupciones cutáneas.

Evitar este tipo de reacciones, además de mejorar el color y brillo de la pieza, es uno de los principales fines del proceso de electroplateado con platino o rodio. La capa de cualquiera de estos metales se interpone entre la aleación y la piel, evitando así cualquier reacción cutánea en personas sensibles.

Referencias

Helmenstine, A. (2021, 21 junio). What Is White Gold? Composition and Comparison to Platinum. Science Notes and Projects. https://sciencenotes.org/what-is-white-gold-composition-and-comparison-to-platinum/

Oui Petit. (s. f.). Oro blanco | Oui Petit. https://ouipetit.com/pages/oro-blanco

Thomas, G. P. (2020, 19 octubre). White Gold – Chemical Composition, Mechanical Properties and Common Applications. AZoM.Com. https://www.azom.com/article.aspx?ArticleID=8086

Todo lo que necesitas saber sobre el oro blanco – Mario Ramos. (2018, 22 octubre). Mario Ramos Su Joyero. https://marioramos.com.mx/blog/todo-lo-que-necesitas-saber-sobre-el-oro-blanco-b55.html

US Geological Survey. (s. f.). What is white gold? USGS. https://www.usgs.gov/faqs/what-white-gold?qt-news_science_products=0#qt-news_science_products

mm
Israel Parada (Licentiate,Professor ULA)
(Licenciado en Química) - AUTOR. Profesor universitario de Química. Divulgador científico.

Artículos relacionados