Ashley Marie Pond: biografía de una víctima de asesinato

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

El 25 de agosto de 2002 el FBI encontró los restos de Ashley Marie Pond dentro de un barril escondido debajo de una losa de hormigón en el fondo de la casa de Ward Francis Weaver. Un día antes habían encontrado los restos de Miranda Gaddis, amiga de Ashley, también en la casa de Weaver. Ambas niñas, de 12 y 13 años, habían desaparecido. Ward Francis Weaver se declaró culpable de su asesinato dos años después.

Ashley provenía de una familia con muchos problemas cuando se hizo amiga de Mallori Weaver, compañera de escuela en la ciudad de Oregón, también amiga de Miranda Gaddis. Comenzó a visitar la casa de Mallori donde conoció a su padre, Ward Francis Weaver. La relación de Ashley con la familia de Mallori se hizo entonces más intensa, compartiendo unas vacaciones de dos semanas en California en el verano de 2001. Ashley desapareció seis meses después del viaje con la familia Weaver, después de salir de la casa de su madre para tomar el autobús escolar.

Ashley Marie Pond

Ashley Marie Pond nació el 1 de marzo de 1989; su madre, Lori Davis, tenía apenas 16 años cuando nació Ashley. Durante los primeros años, Ashley vivió con su madre y el novio de su madre, David Pond, que lo era desde que estudiaron juntos en el instituto. Finalmente Lori y David se casaron y David fue la figura paterna de Ashley. Ashley era una niña tranquila y sociable, que adoraba que la abrazaran y las muestras de cariño en general; desarrollaba una vida normal a pesar de ser la hija de una pareja muy joven. Pero cuando Ashley tenía 9 o 10 años Lori y David se divorciaron y el mundo de Ashley cambió drásticamente pa ra mal. En el transcurso del divorcio se generó un conflicto por la pensión alimenticia de la niña, y hasta se cuestionó la paternidad biológica de David Pond. Un análisis de paternidad demostró que David no era el padre biológico de Ashley; un tal Wesley Roettger era su padre biológico.

A partir de esa comprobación Ashley comenzó a visitar a Wesley Roettger los fines de semana. Pero tanto los amigos como los familiares notaron un cambio en la actitud de Ashley, que se tornó hosca y propensa a las discusiones y disputas. Se resistía a visitar a su padre biológico, y finalmente le dijo a su madre que Wesley Roettger había estado abusando sexualmente de ella. Wesley Roettger fue acusado en enero de 2001 de 40 cargos por violar y abusar sexualmente Ashley, pero ocho meses después se retiraron la mayoría de estos cargos. Uno de ellos no fue impugnado, pero fue puesto en libertad condicional.

Durante los meses siguientes se registraron varias denuncias a la policía, que tuvo que acudir al apartamento de Lori Davis; las denuncias eran por alcoholismo y por descuido materno. Y fue en este marco cuando, en abril de 2001, Ashley comenzó a pasar gran parte de su tiempo en la casa de su amiga Mallori.

A principios de la primavera de 2001 Linda Virden, la maestra de lengua de Ashley, le informó al director de primaria del colegio Gaffney Lane, Chris Mills, que había visto a Ward Francis Weaver besar a Ashley en los labios. Según informó el Portland Tribune, Ashley pasó la mayor parte de la primera mitad de 2001 con la familia Weaver, e incluso acompañó ese verano a Ward Weaver, a su novia y a la hija de Weaver, Mallori, en unas vacaciones de dos semanas en California. Por otra parte, las denuncias a la policía sobre conflictos en la casa de Lori Davis continuaron durante los meses siguientes.

A principios de agosto de 2001, Ashley le confesó a Linda Virden que Ward Weaver había intentado abusar sexualmente de ella. El hecho fue informado a la policía, pero no se produjo una acusación formal. En abril ya había acusado a otros dos hombres de abusar de ella, aunque después se retractó y no se presentó una acusación formal. Tras la acusación fallida sobre el intento de abuso de Ward Weaver, Ashley se sintió rechazada por la familia Weaver, por su amiga Mallori y por los amigos de esta.

En el otoño siguiente la vida de Ashley pareció encarrilarse; sus calificaciones en la escuela estaban mejorando y los conflictos con su madre disminuían. Parecía que regresaba una parte de su antigua personalidad, alegre y cariñosa. Y, a medida que se acercaba Navidad, parecía que Ashley y la familia Weaver iban retomado su amistad.

El asesino

Ward Francis Weaver III provenía de una familia con muchos conflictos. Oriundo del condado de Humboldt, en el norte de California, fue criado por su madre Trish después de que su padre abandonara a la familia cuando Ward tenía cuatro años. Su padre sería luego condenado a muerte por el asesinato de una pareja en Tehachapi, California.

Algunos años después de que su padre abandonara a la familia, su madre se volvió a casar y la familia se mudó a Portland, Oregón. Su padrastro era alcohólico y violento. Durante su adolescencia exhibió un carácter antisocial. Cuando tenía 18 años fue acusado de violar y golpear repetidamente a una adolescente de la familia, pero no se lo juzgó debido a que se incorporaría a las fuerzas armadas; sirvió en la reserva de la armada de los Estados Unidos, de donde fue expulsado al año siguiente.

Durante su permanencia en la marina conoció a su esposa, con quien tuvo un hijo aunque luego se comprobó que él no era el padre biológico. A los cinco meses de embarazo, Ward Francis Weaver atacó a su esposa, por lo cual tuvo que ser internada en un hospital.

Ward Francis Weaver fue condenado a tres años de cárcel en 1986, cuando tenía 23 años, por atacar a las hijas de un amigo. Cuando fue liberado se mudó junto a su familia a Canby, en Oregón, donde nació su cuarto hijo en 1989, en este caso una niña, Mallori. Se divorció de su esposa en 1993, y en 1995 fue encarcelado por golpear a su novia, aunque no fue juzgado.

Ward Francis Weaver.
Ward Francis Weaver.

El asesinato

La madre de Ashley escuchó despedirse a su hija alrededor de las 8:15 de la mañana del 9 de enero de 2002, mientras se dirigía a tomar su autobús escolar en una parada cercana a la casa de Ward Weaver, según informó el Portland Tribune al día siguiente. Se desconoce qué le sucedió a Ashley después; lo único que se sabe es que en algún momento antes de morir, la niña de 12 años habría consumido hasta cinco vasos de whisky. Miranda Gaddis, la amiga de Ashley y de Mallori, desapareció el 8 de marzo en circunstancias similares.

Después de la desaparición de Miranda, el FBI designó un equipo especial de investigación para buscar a las niñas, considerando que ambos casos estaban relacionados.

Ward Weaver, con la ayuda de su hijastro Francis, escavó un pozo en el patio de su casa y lo cubrió con hormigón. Dijo que era el soporte de una bañera de hidromasaje. La periodista Anna Song le hizo una entrevista antes de su arresto, cuando el FBI lo consideraba sospechoso de los asesinatos; durante la entrevista Ward Weaver se puso de pie sobre la losa de hormigón donde había enterrado a Ashley. Cuando se le preguntó sobre la losa, Ward Weaver contestó al The Oregonian: «Estoy instalando un jacuzzi; la última vez que lo me informé, eso no iba contra de la ley».

El 13 de agosto de 2002 el hijastro de Ward Weaver, Francis, llamó a la policía y lo acusó de haber intentado violar a su novia de diecinueve años. Al hablar con las autoridades, Francis sugirió que su padre estaba involucrado en los asesinatos de Ashley Pond y Miranda Gaddis. Ward Weaver fue arrestado por el intento de agresión sexual denunciado por su hijastro, y la policía consiguió en ese momento una orden para investigar su propiedad. La madrastra de Ashley también sospechaba que Ward Weaver era el responsable de ambas desapariciones; puso un cartel junto a la losa de hormigón que decía: «Dig me up», es decir, «desentiérrame».

Ward Francis Weaver III fue acusado el 2 de octubre de 2002 de seis cargos de asesinato con agravantes, dos cargos de abuso de cadáver, un cargo de abuso sexual y varios otros cargos. Se declaró inocente en un principio, pero en septiembre de 2004 admitió su culpabilidad en dos de las acusaciones, sin responder a las restantes. El acuerdo que implicó su confesión lo libró de la pena de muerte; fue condenado a dos penas de prisión perpetua.

Fuentes

Linda O’Nea, Rick Watson, Philip Tennyson. The Missing Girls: A Shocking True Story of Abduction and Murder. Macmillan, 2007.

US kidnapped girls confirmed dead. BBC News. 27 de agosto, 2002.

mm
Sergio Ribeiro Guevara (Ph.D.)
(Doctor en Ingeniería) - COLABORADOR. Divulgador científico. Ingeniero físico nuclear.

Artículos relacionados