Método sencillo para preparar una disolución

cómo preparar una solución

Una de las formas más comunes de plantear la preparación de una disolución es proporcionando la concentración final deseada en moles por litro de disolución (M). La molaridad de una solución siempre es útil como referencia respecto a otras disoluciones en el laboratorio.

Primero, antes de disolver el soluto a utilizar en el disolvente que corresponda, debemos conocer la masa de dicho soluto. Conociendo la molaridad de la disolución tendremos suficiente información para saber cuánto soluto necesitamos. La molaridad está expresada en los moles del soluto por cada litro de disolución final.

¿Cómo conocemos la masa de soluto que vamos a usar?

En este caso utilizaremos cloruro de sodio (NaCl) y para saber la masa molar de este compuesto químico debemos sumar la masa de un mol de cloro (35,45 gramos por mol) a la masa de un mol de sodio (22,99 g/mol). El resultado es 58,44 g/mol. Esta será la cantidad de soluto que necesitará para que sla concentración de la disolución sea de un mol de disolvente por litro de disolución, es decir, 1 molar.

¿Cómo preparamos correctamente la disolución?

Basta con pesar exactamente esta cantidad que obtuvimos previamente como resultado. Pesa el NaCl en una balanza y colócalo en un recipiente que posea una medida correspondiente a un litro; después disuelve con agua adecuada para el laboratorio (desionizada y destilada) sin llegar a utilizar 1 litro todavía. De momento sólo necesitas disolver el soluto. Cuando el compuesto esté disuelto en el agua, puedes agregar más agua pero con cuidado para no rebasar el litro de disolución. Recuerda que debes medir los litros de la disolución completa, no del disolvente. Por lo tanto, evita vaciar en el recipiente todo el litro de disolvente.

En caso de necesitar una molaridad mayor o menor siempre puede multiplicar la masa molecular del soluto por el factor que corresponda. Por ejemplo, si se necesita un cuarto de esta molaridad, multiplicaremos por 0,25 la masa molecular del compuesto que se esté utilizando.

También se debe recordar que si es necesario alterar alguna característica de la disolución, hay que hacerlo antes de que esté lista. Por ejemplo, si se requiere de un cambio de pH, algo que suele ser bastante común, se debe hacer antes de colocar la totalidad del disolvente, el agua en el caso del ejemplo. De hacerlo con la disolución ya preparada estaríamos alterando su volumen, y por lo tanto la concentración ya no sería la buscada.

Referencias

A Ciencia Cierta. (2019). ¿Qué es una SOLUCIÓN, SOLUTO Y SOLVENTE? Disponible en: https://youtu.be/XtqzGh-VTt4

Tp Laboratorio Químico. (2021). ¿Qué es una solución?. Disponible en:https://www.tplaboratorioquimico.com/quimica-general/reacciones-quimicas/que-es-una-solucion.html