La teoría de la asociación diferencial de Sutherland

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

La teoría de la asociación diferencial propone que las interacciones sociales otorgan valores, actitudes, técnicas e incluso motivación para que las personas lleguen al comportamiento delictivo. Es una teoría propuesta inicialmente por el sociólogo Edwin Sutherland en 1939 y revisada posteriormente en 1947, y que tiene una gran incidencia en el estudio de la criminología hasta hoy en día.

Edwin Sutherland
Edwin Sutherland

Antes de que Edwin Sutherland propusiese su teoría de la asociación diferencial, las explicaciones sobre el comportamiento delictivo de las personas eran variadas e inconsistentes. En esta situación, el profesor de Derecho Jerome Michael y el filósofo Mortimer J. Adler argumentaron que la criminología no había producido ninguna teoría respaldada científicamente que explicara la actividad criminal, lo cual motivó al sociólogo Edwin Sutherland a desarrollar su teoría de la asociación diferencial.

Sutherland desarrolló su pensamiento en el marco de la escuela de Sociología de Chicago. Para su teoría, se inspiró en tres fuentes: el trabajo de Shaw y McKay, el cual investigó la forma en que la delincuencia se distribuía geográficamente en Chicago; el trabajo de Sellin, Wirth y del propio Sutherland, que identificó que el crimen en las sociedades modernas era el resultado de conflictos entre diferentes culturas; y su propia investigación sobre los ladrones profesionales, en el que descubrió que una persona, para ser un ladrón profesional, debe convertirse en miembro de un grupo de ladrones profesionales y aprender a través de ellos.

Edwin Sutherland esbozó su teoría en 1939 en la tercera edición de su libro Principles of Criminology (Principios de criminología) y la revisó luego en la cuarta edición del libro en 1947. La teoría de la asociación diferencial se ha difundido ampliamente en el campo de la criminología, motivando gran cantidad de trabajos de investigación. La vigencia e incidencia de la teoría se sustenta en su capacidad de explicar todo tipo de actividad delictiva, abarcando tanto la delincuencia juvenil como los llamados delitos de cuello blanco.

La teoría de la asociación diferencial

La teoría de la asociación diferencial no explica por qué un individuo se convierte en delincuente, sino cómo sucede. La teoría se sustenta en nueve definiciones

1. Todo comportamiento criminal se aprende.

2. El comportamiento delictivo se aprende a través de interacciones con otras personas, lo cual involucra un proceso de comunicación.

3. La mayor parte del aprendizaje del comportamiento delictivo ocurre en grupos y a través de relaciones personales estrechas.

4. El proceso de aprendizaje de la conducta delictiva puede incluir el aprendizaje de técnicas para llevar a cabo la conducta, los motivos y los análisis que justificarían la actividad delictiva y también las actitudes necesarias para orientar a un individuo en esa actividad.

5. Los motivos e impulsos que generan la conducta delictiva se incorporan a través de la interpretación de los códigos en el área geográfica de pertenencia de la persona, categorizándose como favorables o desfavorables.

6. Cuando los argumentos que apoyan la violación de la ley superan a los desfavorables, una persona elegirá convertirse en criminal.

7. Las asociaciones diferenciales no son todas iguales y pueden variar en frecuencia, intensidad, prioridad y duración.

8. El proceso de aprendizaje de comportamientos delictivos a través de las interacciones con otras personas se basa en los mismos mecanismos que se utilizan para aprender cualquier otro comportamiento.

9. El comportamiento delictivo puede ser una expresión de necesidades y valores, pero no explican el comportamiento, porque se puede producir una respuesta no criminal que exprese las mismas necesidades y valores.

La teoría de la asociación diferencial toma un enfoque sicológico social para explicar cómo una persona se convierte en criminal. Postula que un individuo adoptará un comportamiento delictivo cuando los aspectos favorables a la violación de la ley se perciben como mayores a los que están asociados a su cumplimiento. Estos aspectos pueden ser específicos; por ejemplo, el comercio está asegurado, por lo tanto, robar artículos de este comercio es un crimen sin víctimas. También pueden ser más generales; por ejemplo, este es un terreno público, y por lo tanto puedo hacer en él lo que quiera. Los aspectos asociados al cumplimiento de las leyes pueden ser sentencias generales como “robar es inmoral” o “violar la ley siempre está mal2.

La valoración que una persona hace de cada uno de los aspectos asociados a un comportamiento delictivo es disímil, y las diferencias dependen de la frecuencia con que se presente la situación, del momento de la vida en el que se plantea la situación por primera vez y de cómo valora a la persona que le plantea dicha situación. Si bien es más probable que la persona se vea influenciada por individuos de su entorno como amigos o familiares, el proceso de aprendizaje también puede transcurrir en la escuela o a través de los medios de comunicación. Si la persona gusta de historias de la mafia, por ejemplo, estas pueden incidir en el aprendizaje, ya que implican mensajes que favorecen la infracción de la ley y contribuyen así a reafirmar el comportamiento delictivo de la persona.

Incluso si por estos factores una persona tiene cierta inclinación a cometer un delito, debe tener las posibilidades materiales y la habilidad para hacerlo; estos aspectos pueden ser complejos y difíciles de conseguir. Un ejemplo es la piratería informática, contrapuesto a una situación de abordaje más sencillo como puede ser el hurto de productos de un comercio.

Cuestionamientos a la teoría

La teoría de la asociación diferencial constituyó un hito en la criminología en su época; sin embargo, se ha cuestionado que no considerar factores individuales. Aspectos como los rasgos de la personalidad pueden incidir en el entorno de una persona para producir efectos que la teoría no puede explicar. Por ejemplo, las personas pueden incidir en su entorno buscando la forma de que se adapte a su perspectiva. También pueden estar insertos en un medio social que valore el respeto de la ley y elegir rebelarse y actuar por contraste, transformándose posteriormente en criminales.

En los casos anteriores, las personas actúan en forma independiente, con motivaciones individuales, aspectos que serán determinantes en su transformación en delincuentes; estos aspectos no están contemplados en la teoría de la asociación diferencial.

Fuentes

Cid Moliné, José, Larrauri Pijoan, Elena. Teorías criminológicas. Explicación y prevención de la delincuencia. Editorial Bosch, 2013.

Cressey, Donald R. The Theory of Differential Association: An Introduction. Social Problems, vol. 8, No. 1, 1960.

Matsueda, Ross L. The Current State of Differential Association Theory. Crime & Delinquency, vol. 34, No. 3, 1988.

Matsueda, Ross L. Differential Association Theory and Differential Social Organization. Encyclopedia of Criminological Theory, editors Francis T. Cullen y Pamela Wilcox. Sage Publications, 2010.

Sutherland, Edwin H. Principios de Criminología. Universidad de Chicago, Chicago, 1939.

Sutherland, Edwin H. Delincuencia de cuello blanco. Holt, Rinehart y Winston, Nueva York, 1949.

Ward, Jeffrey T. and Chelsea N. Brown. Social Learning Theory and Crime. International Encyclopedia of the Social & Behavioral Sciences. Segunda edición. Editor James D. Wright. Elsevier, 2015.

mm
Sergio Ribeiro Guevara (Ph.D.)
(Doctor en Ingeniería) - COLABORADOR. Divulgador científico. Ingeniero físico nuclear.

Artículos relacionados