¿Qué es el lenguaje figurado?

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

El lenguaje figurado es una forma de expresión que va más allá del significado literal de las palabras para transmitir un mensaje o una idea. Este concepto se remonta a mediados del siglo XIX y procede del término francés antiguo “figuratif”, que significa “metafórico”.

Uso del lenguaje figurado

El lenguaje figurado es el uso intencionado de palabras o frases que implica un significado no literal, es decir, que tiene sentido, pero que también podría ser cierto. Esto significa que un lenguaje figurado puede parecer literal, al igual que un doble sentido o una metáfora, aunque estos claramente son no literales.

Las figuras retóricas, que forman parte esencial de todas las lenguas, se encuentran tanto en la literatura oral primitiva como en la poesía y la prosa refinada. Las tarjetas de felicitación, los eslóganes, los titulares de los periódicos y los pies de foto de los dibujos animados utilizan a menudo figuras retóricas generalmente con fines humorísticos, mnemotécnicos (técnica de memorización) o estéticos.

La mayoría de las figuras retóricas se forman utilizando lo que es familiar para el usuario, y pueden llegar a ser bien conocidas dentro de la lengua. Por ejemplo, no es raro que las metáforas con parecidos implícitos combinen la fisiología humana y la naturaleza o los objetos inanimados y decir, por ejemplo, “las entrañas de la tierra” o “el ojo de una aguja”. Del mismo modo, las semejanzas con los fenómenos naturales se aplican a menudo a otros ámbitos, como en las expresiones “una ola de entusiasmo”, “una onda de excitación” o “un torbellino de emociones”.

Categorías del lenguaje figurado

El lenguaje figurado se divide en cinco categorías: relación o semejanza, énfasis o eufemismo, figuras de sonido, juegos verbales y errores.

Relación o semejanza

Dentro del lenguaje figurado usamos las relaciones o semejanzas para hacer analogías; dentro de esta categoría hay varias figuras, que son las siguientes:

  1. Alusión. La alusión se produce cuando un texto hace referencia a otro texto externo, o quizá a una persona, un lugar o un acontecimiento, y puede ser explícita o implícita. “Hemos entrado en el Jardín del Edén” es una alusión al lugar bíblico, por ejemplo.
  2. Símil. Un símil es una figura retórica que compara dos conceptos distintos mediante el uso de una palabra de conexión clara, en este caso “como”. Ejemplos de símil son las frases “era astuto como un zorro” o “dormí como un tronco”.
  3. Metáfora. Una metáfora cumple las funciones de un símil sin palabras de conexión. Con esta se plantea que dos cosas distintas son iguales. Por ejemplo, “el culpable, un auténtico zorro, se libró del castigo” o “lloró un río de lágrimas”.
  4. Metáfora implícita. La metáfora adopta diferentes formas. A veces, el objeto de la comparación está implícito en lugar de referirse directamente, como en la frase “ladró órdenes al equipo”, que implica la comparación con un perro.
  5. Metonimia. La metonimia es una figura retórica en la que el nombre de un objeto o concepto se sustituye por una palabra estrechamente relacionada o semejante por el original, como corona por rey.
  6. Personificación. La personificación proyecta cualidades humanas en objetos inanimados, animales o elementos naturales. “El viento aulló”, “las palabras saltaron de la página” y “el tiempo avanza a pasos agigantados” son ejemplos de personificación.

Énfasis o eufemismo

El énfasis es la contundencia que se le da a lago que se quiere resaltar al considerarse importante, mientras que el eufemismo es una declaración decorosa de alguna expresión o palabra que no lo es tanto. Dentro de esta categoría podemos encontrar las siguientes figuras:

  1. Hipérbole. La hipérbole es una exageración extravagante e intencionada. “Tengo un millón de cosas que hacer hoy” es un ejemplo común de hipérbole.
  2. Oxímoron. Es una figura retórica en la que un par de términos opuestos o contradictorios se utilizan juntos para dar énfasis. como en los versos “¡O amor pendenciero! ¡Oh, odio amoroso! ¡Oh, nada de lo que se crea primero! ¡Oh pesada ligereza, grave vanidad!” de Romeo y Julieta de Shakespeare.
  3. Paradoja. Enunciado o proposición que es autocontradictoria, irracional o ilógica,similar a un oxímoron, aunque sin necesidad de opuestos. Por ejemplo, “esta afirmación es una mentira”. Las paradojas no deben confundirse con cuestiones como la paradoja del tiempo, que es un recurso argumental y no una técnica narrativa.

Figuras de sonido

Las figuras sonoras hacen referencia a las figuras de dicción que son capaces de introducir un sonido en un escrito, dentro de estas se encuentran:

  1. Aliteración. La aliteración es considerada un ejemplo de lenguaje figurado, aunque no implique figuras retóricas. Esta es un recurso sonoro que añade un significado adicional al lenguaje literal del texto. Se produce cuando una serie de palabras comienza con el mismo sonido de letra, como “bruja malvada” o “de los lomos fatales de estos dos enemigos”. Esto puede ayudar a construir imágenes o estados de ánimo, de ahí la conexión con el lenguaje figurado.
  2. Asonancia. Este recurso consiste en la repetición de sonidos vocálicos y se describe como una rima parcial en la que los sonidos vocálicos acentuados pueden ser diferentes. “Soy una rosa distante y latente que busca sentir tu abrazo, tu beso y tu fuego” es un ejemplo de esta figura.
  3. Onomatopeya. En la onomatopeya las palabras suenan como lo que describen. Efectos sonoros como “tic-tac” y “ding-dong” son ejemplos cotidianos, así como palabras como “zap” e “hipo”. A veces las palabras individuales no son onomatopéyicas, pero lo serán en el contexto de las palabras que las rodean, como en “de repente llegó un golpeteo, como de alguien que golpea suavemente, golpeando la puerta de mi habitación” de Edgar Allan Poe.

Juegos verbales

El juego de palabras, también conocido como paronomasia, aprovecha los diferentes significados de una palabra o sus homónimos, para conseguir un efecto humorístico o retórico, como “los dos pianistas tenían un buen matrimonio. Siempre estaban en sintonía”. Otro ejemplo de juego de palabras es “yo loco, loco, y ella loquita / Yo lo coloco y ella lo quita”.

Dentro de esta figura también encontramos la idiomática, que son giros no literales (expresiones) comunes entre las personas que hablan el mismo idioma y según región y cultura.

Errores

Los errores en el lenguaje figurado suelen utilizarse para conseguir efectos cómicos que suelen considerarse deslices de la lengua, pero pueden usarse deliberadamente con diversos fines. Dentro de este encontramos el malapropismo que consiste en utilizar palabras que no tienen el significado que uno pretende pero que suenan de forma similar a otras que sí lo tienen. “Qué bonita estuata” o “me da miedo los murciégalos” son ejemplos de este error.

Fuentes

  • Lenguaje figurado. Algunas definiciones y ejemplos. En REEDCOLLEGE.
  • Lenguaje figurado. Definición y ejemplos de términos literarios. En Literary Devices.
mm
Carolina Posada Osorio (BEd)
(Licenciada en Educación. Licenciada en Comunicación e Informática educativa) -COLABORADORA. Redactora y divulgadora.

Artículos relacionados