La importancia de la entonación en el habla

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

La entonación es la sensación perceptiva provocada básicamente por las variaciones tonales, es decir, las distintas combinaciones de tonos (bajos, altos, graves y agudos) que aparecen a lo largo de un enunciado oral. La entonación adquiere un papel principal en la transmisión de las emociones, facilitando la comunicación y comprensión tanto de la lectura como de la conversación. Una modulación adecuada o entonación correcta en el discurso atrae y mantiene la atención del oyente.

Los aspectos clave de la entonación en el discurso:

  • Un texto puede buscar contagiar sentimientos, emociones o estados de ánimo tales como alegría, pena, dolor, disgusto, asombro, ironía, entre otros. Al leer y variar los tonos de voz se logra una reflexión mediante la diferenciación y medición de las inflexiones de la voz; por supuesto, estas a su vez dependen del objetivo que se quiera expresar.
  • El habla es un medio verbal de comunicación que consiste en sonidos (fonemas) específicos para cada lenguaje y para cada situación.
  • El lenguaje es un sistema compartido socialmente para representar pensamientos e ideas. Cada lenguaje es único, complejo y tiene componentes específicos.
  • Una correcta dicción (pronunciación) y una modulación adecuada de la voz hacen el texto mucho más expresivo y atractivo al lector.

La musicalidad del habla

La entonación aporta musicalidad al habla. Los múltiples aspectos de la entonación se van adquiriendo progresivamente, y el conjunto de características rítmicas y sonoras, según la situación, permiten diferenciar, por ejemplo, una pregunta de una afirmación.

La entonación no es un fenómeno lingüístico fácil y rápido de adquirir. Se inicia a una edad temprana, pero la capacidad de percibir la entonación de forma perfecta se efectúa incluso después de los 20 años de edad. Así que no es de extrañar que sea uno de los componentes que más dificultades plantea en el aprendizaje del idioma. La entonación ofrece una información sumamente personal, ya que puede indicar el estado de ánimo y las emociones. En efecto, la entonación es un mecanismo lingüístico de suma complejidad, lo que la hace un componente especial en el aprendizaje de la lengua.

En la declamación de un poema es muy importante la entonación, ya que la poesía como género literario a menudo se considera como una declaración hacia la belleza y los sentimientos producidos por la expresión de la palabra. Por ello, mediante la entonación del poema se busca profundizar en el mensaje; en conjunto con los gestos, la poesía nos lleva a expresar emociones por medio del habla, donde se puede apreciar una íntima relación del mensaje, la gestualidad y su impacto en el oyente.

Desde hace muchos años se ha buscado explicar los orígenes de las manifestaciones comunicativas y la expresión de sentimientos con el aspecto vocal y corporal. En su libro Ensayo sobre el origen de las lenguas, el pensador francés Jean-Jacques Rousseau afirma:

«Una lengua que solo tiene articulaciones y voces, tiene por lo tanto la mitad de su riqueza; expresa ideas, es cierto, pero para expresar sentimientos, imágenes, le hace falta un ritmo y sonidos, es decir, una melodía. Es lo que tenía la lengua griega y lo que le falta a la nuestra».

«La entonación es la melodía o música de un idioma», dice el británico David Crystal, autor de El pequeño libro del lenguaje. La entonación se refiere a la forma en que su voz sube y baja mientras habla.

Los tipos de entonación

La entonación tiene que ver con el sentido de percepción que inducen las variaciones en el tono de la voz (distintas combinaciones de tonos bajos y altos, graves y agudos) que aparecen a lo largo de un enunciado.

Una de las funciones distintivas de la entonación, según diversos autores, reside en los movimientos descendente o ascendente de la frecuencia fundamental al final del enunciado.

  • Un enunciado afirmativo termina con una frecuencia fundamental descendente.
  • Un enunciado interrogativo acaba con una frecuencia fundamental ascendente.

Una pregunta siempre espera obtener una respuesta, mientras que un enunciado declarativo no la espera, y por ello, la entonación nos permite hacer la distinción entre una oración declarativa de una interrogativa.

El británico John Lyons, especialista en semántica, entiende que la entonación puede ser considerada como uno de los elementos paralingüísticos. Así, la entonación, junto con el volumen y la velocidad de la voz, indican la actitud del hablante: dubitativo, irónico, impaciente, molesto, entre otros. Su importancia no solo se evidencia en situaciones de comunicación coloquial, sino que se puede entender en situaciones de mayor formalidad y en diversos contextos.

El tono y la fragmentación

Para comprender la entonación, es importante comprender dos de sus términos clave: el tono y la fragmentación. La Enciclopedia Británica señala que el tono en el lenguaje «se refiere al alto o bajo nivel de un tono de voz según lo percibe el oído, que depende del número de vibraciones por segundo producidas por las cuerdas vocales».

Todos tienen diferentes niveles de tono en su voz, señala Study.com:

«Aunque algunas personas son más propensas a un tono de voz más alto y otros a un tono más bajo, todos podemos cambiarlo dependiendo de con quién estemos hablando y sobre qué tema estemos hablando».

El timbre se refiere a la calidad del sonido que distingue una voz o instrumento musical de otro, o un sonido vocal de otro: viene determinado por la cantidad de los armónicos que tenga el sonido. El tono, pues, se refiere a la musicalidad de la voz y cómo se usa esa musicalidad o timbre para transmitir significado.

Por otra parte, la fragmentación en el discurso consiste en hacer pausas en algunas partes de la oración para dar información al oyente. La Universidad Tecnológica de Sydney (UTS) agrega que los hablantes dividen el habla en partes, que pueden ser palabras individuales o grupos de palabras para comunicar un pensamiento o idea, o para concentrarse en la información que el hablante cree que es importante. La UTS da el siguiente ejemplo de fragmentación:

«¿Realmente importa si las personas hablan con acento siempre que se puedan entender fácilmente?».

Esta oración se divide en los siguientes “fragmentos”, separados por barras: “¿Realmente importa / si las personas hablan con acento / siempre que se puedan entender fácilmente? “

En este ejemplo, en cada fragmento el tono sería ligeramente diferente para transmitir mejor su significado al oyente. La voz, esencialmente, sube y baja en cada fragmento de la oración.

En conclusión, la entonación en el discurso es un componente clave y fundamental en la comunicación oral. Así pues, no es solo un aspecto que adorna el lenguaje, sino que se considera una destreza cuando se quiere enviar determinado mensaje, y es un fenómeno complejo que se puede perfeccionar con métodos didácticos de enseñanza.

Fuente

Cortés, Maximiano.2002.  Didáctica de la prosodia del español: la acentuación y la entonación. Madrid: Editorial Edinumen.

Crystal, David. 2010. El pequeño libro del lenguaje. Universidad de Yale.

Rousseau, JJ.2008. Ensayo sobre el origen de las lenguas. Universidad Nacional de Córdoba.

https://www.lavanguardia.com/ciencia/cuerpo-humano/20170824/43779456602/cerebro-entonacion-habla.html

mm
Emilio Vadillo (MEd)
(Licenciado en Ciencias, Master en Educación) - COORDINADOR EDITORIAL. Autor y editor de libros de texto. Editor (papel y digital). Divulgador científico.

Artículos relacionados

Connotar y denotar