Historia de la antigua columna toscana romana

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.

La columna toscana romana, lisa, sin relieves ni ornamentos, representa uno de los cinco órdenes de la arquitectura clásica, y es un elemento definitorio de la arquitectura neoclásica actual. La Toscana es una de las formas arquitectónicas más antiguas y sencillas, desarrollada en la antigua Italia. La columna que lleva el nombre de la región italiana de Toscana es uno de los estilos de columna más populares en la estructura de los porches en Estados Unidos.

Una columna consta de una basa, un fuste y un capitel. La columna toscana tiene una basa muy simple, sobre la que se asienta un fuste muy sencillo. El fuste suele ser liso, sin estrías ni ranuras, y también es delgado, con proporciones similares a las de una columna jónica griega. En la parte superior del fuste la columna tiene un capitel redondo muy simple. La columna toscana no tiene relieves ni otros ornamentos.

Los aspectos claves de la columna toscana romana

  • Tiene un fuste delgado y liso, sin estrías ni ranuras.
  • La basa es simple.
  • El capitel es redondo con bandas sin adornos.
  • También se la conoce como columna dórica romana o columna dórica de carpintero.

Comparación de columnas toscanas y dóricas

Una columna toscana romana se asemeja a una columna dórica de la antigua Grecia. Ambos estilos de columna son simples, sin relieves ni adornos. Sin embargo, una columna toscana es más delgada que una columna dórica. Una columna dórica es robusta y generalmente sin basa. Además, el fuste de una columna toscana suele ser liso, mientras que una columna dórica suele tener estrías. Las columnas toscanas a veces se llaman dóricas romanas o dóricas de carpintero debido a las similitudes.

Orígenes del Orden Toscano

Los historiadores debaten el momento de surgimiento del orden toscano. Algunos dicen que el toscano fue un estilo primitivo que surgió antes que los famosos órdenes griegos dórico, jónico y corintio. Pero otros historiadores dicen que los órdenes griegos clásicos se desarrollaron primero, y los arquitectos italianos adaptaron las ideas griegas para desarrollar un estilo dórico romano que se convirtió en el orden toscano.

Iglesia de St. Paul, Londres
Iglesia St. Paul, Londres.

Edificios con columnas toscanas

Consideradas fuertes y sobrias, las columnas toscanas originalmente se usaban en edificios comunitarios y militares. En su Tratado de Arquitectura, el arquitecto italiano Sebastiano Serlio (1475-1554) caracterizó al orden toscano como ‘adecuado para lugares fortificados, como puertas de ciudades, fortalezas, castillos, tesorerías o donde se guarda artillería y municiones, prisiones, puertos y estructuras similares utilizadas en la guerra’. La figura superior muestra un ejemplo de columnas toscanas; la iglesia St. Paul, en Londres.

En los Estados Unidos, las casas de muchas plantaciones, construidas antes de la Guerra de Secesión, estaban adornadas con columnas toscanas, ya que el estilo del Renacimiento Griego se adecuaba a la imagen de autoridad que debía exhibir la casa de un esclavista. Las columnas toscanas proyectaban la fuerza incuestionable del amo. Algunos ejemplos son el Boone Hall en Carolina del Sur, la Rosalie Mansion en Natchez, Mississippi, la plantación Houmas House cerca de Nueva Orleans, Louisiana, y la casa de plantación Gaineswood de 1861, en Demopolis, Alabama. El Long Branch Estate en Millwood, Virginia, fue construido con un estilo federal en 1813, pero cuando se agregaron pórticos y columnas, alrededor de 1845, el estilo del edificio se convirtió al del Renacimiento Clásico (o griego), evidenciado en las columnas toscanas en el norte y jónicas en el sur, características de la arquitectura clásica.

En el siglo XX, los arquitectos en los Estados Unidos adoptaron el sencillo estilo toscano en las arcadas de madera de las casas construidas con estilos del Renacimiento Gótico, Renacimiento Colonial Georgiano, Renacimiento Neoclásico o Renacimiento Clásico. Con columnas simples y fáciles de construir, las casas sencillas se volvían magníficas. Los ejemplos abundan en todos los Estados Unidos. En 1932, el entonces futuro presidente Franklin Delano Roosevelt construyó una casa en Warm Springs, Georgia, con la esperanza de encontrar una cura para la polio que padecía nadando en las cálidas aguas del sur. Franklin Delano Roosevelt eligió un estilo clásico para su “Pequeña Casa Blanca”, con un frontón apoyado en la fuerza de las columnas toscanas.

Porche con columnas en una casa de Texas.
Porche con columnas en una casa de tejas.

Agregar un pórtico con columnas, incluso columnas simples, puede engalanar una casa modificando totalmente su estilo arquitectónico. Incluso un frente con un revestimiento de tejas sencillo se puede transformar y embellecer con simples columnas blancas, como se ve en la foto anterior. La columna toscana se ve en todo el mundo en la arquitectura residencial. En la figura siguiente se las puede apreciar en un hermoso patio interior en España. Los carpinteros podían fácilmente desbastar y dar forma a piezas largas de madera de la altura deseada. Hoy en día, los fabricantes producen todo tipo de columnas de diversos materiales. Sin embargo, si se vive en un barrio antiguo, hay que considerar el tipo de columna y la forma de fabricación cuando es necesario repararlas. Aunque el propietario puede lograr el aspecto de una columna toscana con una columna de plástico, fabricada con polímero, los conservacionistas insisten en reemplazar las columnas de madera podridas por nuevas columnas de madera. Podría ser peor: hay que recordar que las columnas toscanas se tallaban en mármol, una alternativa de reemplazo que ninguna comisión histórica aprobaría.

Patio de columnas en España
Columnas toscanas en un patio interior, España.

Las columnas toscanas delgadas y sin adornos son perfectas para balcones de varios pisos. Al pintarlas del mismo color que las molduras, las columnas se integran en el diseño.

Una columnata, una estructura constituida por una serie de columnas, a menudo se compone de columnas toscanas. La simplicidad de su diseño individual se transforma en majestuosidad cuando muchas columnas están distribuidas uniformemente. La columnata de la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, que se muestra en la foto de presentación del artículo, es un conocido ejemplo de columnas toscanas. 

mm
Sergio Ribeiro Guevara (Ph.D.)
(Doctor en Ingeniería) - COLABORADOR. Divulgador científico. Ingeniero físico nuclear.

Artículos relacionados