Cronología de la antigua Grecia

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.

La historia de la civilización griega antigua se remonta a la Edad de Bronce, a pequeños pueblos rurales alrededor de los años 2600 a. C., y se extendió hasta la conquista de Grecia por los romanos. La batalla de Corinto en el año 146 a. C. se considera el hito que clausura este período de la historia de la humanidad.

Veamos a continuación una sucinta cronología de las cuatro etapas en la que se divide la historia de la Grecia antigua, una civilización que impregnaría el desarrollo de la civilización romana y que tendría una incidencia fundamental en la cultura occidental.

Micenas y el período oscuro

Máscara de Agamenón
Máscara de Agamenón, Museo Arqueológico Nacional de Atenas, aproximadamente del 1550 a. C.

Hacia el final de la Edad de Bronce se desarrolla en Grecia la civilización micénica; entre el siglo XVII y el XII a. C.

Es la primera civilización griega, que se despliega en ciudades como Pilos y Tirinto en el Peloponeso, Tebas y Atenas en Grecia central, y Troya en Anatolia; sin embargo, su centro principal fue Micenas. También tuvo influencia en Chipre, en Asia Menor, en el Medio Oriente del Mediterráneo, y en la península itálica.

Los micénicos desarrollaron un sistema de escritura y en su religión se encuentran los antecedentes de los dioses griegos posteriores, siendo este período el escenario de muchos mitos y leyendas de la Grecia antigua. Construyeron ciudades y palacios, y tenían ejércitos poderosos al tiempo que comerciaban por el Mediterráneo. La civilización micénica colapsa sin que haya acuerdo sobre las causas; algunas hipótesis incluyen invasiones de los dorios u otros pueblos, desastres naturales y climáticos.

Al período micénico le siguió el período oscuro, desde el siglo XII hasta el VIII a. C., denominación que proviene de la ausencia de registros escritos, ya que solo se han recuperado vestigios arqueológicos de esta época. El sistema de escritura desarrollado en el período micénico estaba restringido a las élites, y desaparece cuando se extingue la cultura micénica. La tradición oral recogida en los años posteriores es la que conserva para la historia diversos sucesos desde la Edad de Bronce.

La economía se empobrece y las migraciones de dorios y jonios modifican, junto a aqueos, eolios y arcadios, la distribución poblacional y sus características, sin que se registre una organización política fuerte como en el período micénico.

La Grecia arcaica

Heracles en reposo, Andócides
Heracles en reposo, obra del pintor de Andócides, Staatliche Antikensammlungen de Múnich, aproximadamente del 520 a. C.

El comienzo del período arcaico se establece en la celebración de los primeros Juegos Olímpicos, en el año 776 a. C. El período se clausura en el año 499 a. C. con el levantamiento jónico frente al imperio persa, antecedente de las guerras médicas.

En este período las pequeñas comunidades agropecuarias se agrupan y se desarrollan las ciudades estado: las polis. Las ciudades estado griegas se ubican en la Grecia continental, en la islas y en Asia Menor, y se proyectan colonizando el Mediterráneo y compitiendo con los fenicios.

Las polis se regían por reyes en un principio pero luego fueron gobernadas por magistrados elegidos por los ciudadanos. En este período se desarrolla el alfabeto griego, el cual surge al adaptar el alfabeto fenicio a su idioma; los primeros registros históricos aparecen hacia el año 740 a. C.

Por esta época se escriben y se difunden La Ilíada y La Odisea. Ambas obras narraban los mitos que conformarían el imaginario griego antiguo.

El período clásico griego

El período clásico griego comienza con las guerras médicas, que se extendieron desde el año 490 hasta el 479 a. C., en la que las polis griegas rechazan la invasión del imperio persa y lo derrotan en las batallas de Maratón, Salamina y Platea. Finaliza con el reinado de Alejandro Magno, que se desarrolló desde el año 336 al 323 a. C., dando comienzo al período helénico.

En el período clásico griego hay un gran desarrollo de las polis, acentuándose la rivalidad entre las principales ciudades estado, Atenas y Esparta. Este conflicto condujo a la guerra del Peloponeso, que culmina en el año 404 a. C.; luego de 27 años de luchas se consolida la hegemonía de Esparta.

Como reacción a la hegemonía espartana surge Tebas, que luego de derrotar a Esparta en el año 371 a. C. pasa a ser la polis dominante. Su supremacía es interrumpida por la irrupción de los macedonios bajo el reinado de Filipo II, que luego de una campaña de dos años derrotan a las polis encabezadas por Tebas y Atenas en el año 338 a. C.

Es en el período clásico en el que la cultura griega llega a su pináculo, con expresiones magníficas en la arquitectura y en la escultura, profusa producción de piezas de cerámica y también de obras pictóricas, de las que pocas se han conservado. También se desarrolla la escuela filosófica sofista, que en el siglo V a. C. tuvo exponentes como Sócrates, Parménides y Demócrito, y luego en el siglo IV a. C. surgirían Platón y Aristóteles.

El teatro se da cabida como género literario; la tragedia con autores como Esquilo, Sófocles y Eurípides, y la comedia de Aristófanes. Además, se desarrolla la oratoria y se crea la historiografía, la historia como disciplina científica, con Heródoto y Tucídides.  

La Grecia helénica

Luego de las disputas que se sucedieron entre las principales polis, hacia fines del período clásico los macedonios imponen su hegemonía. En el año 336 a. C, el hijo del rey Filipo II, Alejandro III, asume como rey de Macedonia en el año y por tanto como principal figura de Grecia luego de la derrota de Tebas y Atenas en el año 338 a. C.

Alejandro III de Macedonia, a quien la historia conocería como Alejandro Magno, construye en pocos años un imperio que se extendería desde Asia Central y el valle del río Indo hasta Egipto, tras conquistar rápidamente el imperio persa.

Alejandro muere joven, en el año 323 a. C., y el imperio se divide bajo el mando de diáconos que luchan entre sí durante los años siguientes. Roma aprovecha el debilitamiento del imperio y la lucha entre las polis griegas; participaba de las disputas apoyando a diversos bandos. Eventualmente, Roma logra la conquista de Grecia, y la derrota de Corinto en el año 146 a. C. se considera el final de la Grecia helénica.

El período helénico significó el desarrollo de las ciencias, separándose de la filosofía. Se crearon grandes centros de investigación como el de Alejandría, ciudad fundada por Alejandro Magno en la desembocadura del río Nilo. Se desarrolló el estudio de las matemáticas, siendo los aportes de Euclides un hito fundamental. En este período se expande la cultura griega por vastas regiones del mundo antiguo, mas allá del imperio que conquistaron.

Fuentes

mm
Sergio Ribeiro Guevara (Ph.D.)
(Doctor en Ingeniería) - COLABORADOR. Divulgador científico. Ingeniero físico nuclear.

Artículos relacionados