Cómo murió Hércules, el héroe griego

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

Hércules fue un héroe de la mitología griega. Heródoto y numerosos historiadores, poetas y dramaturgos antiguos lo describen como el guerrero y semidiós más poderoso de la Edad Heroica. Hércules fue hijo de Alcmena y del dios Zeus, quien adoptó la apariencia del marido de Alcmena, Anfitrión, durante una noche, concibiendo así al héroe. Cabe destacar que Hércules es el nombre romano de este semidiós; su nombre en Grecia Antigua era Heracles.

Hércules es célebre por los doce trabajos que tuvo que realizar para redimirse por haber matado, en un ataque de locura impuesto por la diosa Hera, a su esposa Megara y a sus hijos. Sin embargo, el mito de su muerte y posterior apoteosis también ocupa un lugar destacado en la mitología griega, apareciendo en las obras de Píndaro, Sófocles y Eurípides, así como en la Odisea de Homero No era inusual que los héroes griegos alcanzaran la inmortalidad como recompensa por sus hazañas, pero Hércules fue el único que, tras su muerte terrenal, ascendió al Monte Olimpo para vivir entre los dioses.

Deyanira

Deyanira fue la tercera esposa de Hércules. Deyanira, que en griego antiguo quiere decir que vence a los héroes, era hija de Altea y Eneo, rey de Calidón, quien la había prometido en matrimonio al dios Aqueloo. Deyanira, que era una mujer de personalidad fuerte y que practicaba las artes de la guerra, no quería casarse con él. Prendado de la belleza de la princesa calidonia, Hércules luchó y derrotó a Aqueloo para luego casarse con Deyanira. Deyanira y Hércules tendrían dos hijos: Macaria e Hilo.

Tras su boda, cuando viajaban a visitar a Meleagro, hermano de Deyanira, los recién casados tuvieron que cruzar el río Eveno. Allí se encontraba el centauro Neso, hijo de Ixión y la ninfa de las nubes Néfele. Neso se ofreció a ayudar a Deyanira a cruzar el río pero luego de cruzarlo intentó raptarla. Desde la otra orilla, Hércules vio lo que sucedía, persiguió al centauro y le disparó con una flecha que lo hirió mortalmente: la flecha estaba envenenada con la sangre de la Hidra de Lerna, a la que Hércules había matado en el segundo de sus doce trabajos. Mientras agonizaba, Neso dijo a Deyanira que guardara un poco de su sangre y que, cuando sintiera que perdía el amor de Hércules, la usara como una poción para recuperarlo. Deyanira no lo supo en ese momento, pero Neso le estaba tendiendo una trampa.

El rapto de Deyanira. Guido Reni, 1617-1621.
El rapto de Deyanira. Guido Reni, 1617-1621.

Íole y los celos de Deyanira

Años después del cruce del río Eveno, Hércules atacó Ecalia junto a los guerreros de Tirinto. El rey de Ecalia era Éurito y tenía una hija llamada Íole. Previamente Hércules se había enamorado de Íole, pero el padre le negó su mano, sabiendo el destino que habían tenido Megara y sus hijos. Tiempo después, Éurito prometió a su hija en matrimonio a quién ganara un torneo de arquería. Hércules participó, pero cuando estaba por ganar, Éurito suspendió la competencia, rompiendo su compromiso. Hércules recordaba ese suceso, y a Íole, por lo que después de conquistar Ecalia mató a Éurito y a todos sus hijos y parientes, además raptando a Íole.

Luego de los festejos por la victoria, Hércules pidió a Deyanira que le enviara una túnica nueva, puesto que sus ropas estaban destruidas por la batalla. Deyanira, celosa de Íole y sintiendo que perdía el amor de Hércules, puso en la túnica la sangre de Neso. Al ponerse la túnica, el veneno tocó la piel de Hércules, que sintió que se quemaba. Trató de sacarse la prenda pero el veneno estaba adherido a su piel y si bien no lo mataba, el dolor le era insoportable. El héroe pidió que se montara una pira; se posó en ella y pidió a su amigo Filoctetes que la encendiera. Cuando Deyanira supo que sus acciones habían causado la muerte de su esposo, sintió tanta culpa que se suicidó.

La muerte de Hércules. Francisco de Zurbarán, 1634.
La muerte de Hércules. Francisco de Zurbarán, 1634.

La apoteosis de Hércules

Hércules murió quemado en la pira de Filoctetes pero, mientras ardía, cayeron relámpagos sobre ella. Los compañeros de Hércules nunca pudieron encontrar sus cenizas: Zeus había recogido a su hijo y lo había llevado al Monte Olimpo. Allí convenció a la diosa Hera, que tanto daño le había hecho a Hércules durante su existencia terrenal, que lo adoptara, dándole así un renacimiento divino. Hera luego dio a Hércules a su hermosa hija Hebe en matrimonio. Según cálculos posteriores que toman en cuenta las fechas de fuentes como Apolodoro, la muerte y deificación de Hércules habría sucedido aproximadamente en el año 1226 antes de Cristo.

Fuentes

Gregory Zorzos. Heracles, 2009.

Hidalgo de la Vega, Sayas Abengochea, Roldán Hervás. Historia de la Grecia antigua. Universidad de Salamanca, España, 1998.

Philip Holt. Herakles’ Apotheosis in Lost Greek Literature and Art. L’Antiquité Classique 61:38–59, 1992.

H. A. Shapiro. ‘Heros Theos:’ The Death and Apotheosis of Herakles. The Classical World 77.1 (): 7–18, 1983.

mm
Sergio Ribeiro Guevara (Ph.D.)
(Doctor en Ingeniería) - COLABORADOR. Divulgador científico. Ingeniero físico nuclear.

Artículos relacionados