¿Qué es la demanda derivada? Definición y ejemplos

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.
Aprende lo que quieras. Hay miles de cursos populares entre los que elegir.

La demanda derivada es un término utlizado en las ciencias económicas que describe el aumento en la demanda de un bien o servicio como resultado de la demanda de otros bienes o servicios relacionados y necesarios. Por ejemplo, la demanda de televisores de pantalla grande crea una demanda derivada de productos electrónicos en casa como altavoces de audio, amplificadores, conexiones a internet o vía satétile y servicios de instalación, entre otros.

Aspectos clave de la demanda derivada

  • La demanda derivada se define como la demanda en el mercado de un bien o servicio que ocurre por el aumento en la demanda de otro bien o servicio que está relacionado.
  • La demanda derivada tiene tres componentes: materias primas, materiales procesados ​​y mano de obra.
  • Estos tres componentes, juntos, crean la cadena de demanda derivada.

La demanda derivada ocurre solo cuando entran en juego mercados separados para los bienes o servicios que están involucrados en la compra y la venta. El nivel de demanda derivada de un producto o servicio tiene un impacto significativo en el precio de mercado del otro producto o servicio relacionado.

La demanda derivada se diferencia de la demanda normal o simple en que esta última indica únicamente la cantidad de un determinado producto o servicio que los consumidores están dispuestos a comprar a un precio determinado y en un momento determinado. Según la teoría de la demanda, el precio de un producto se calcula a partir de lo que el mercado (es decir el consumidor) acepte.

Componentes de la demanda derivada

La demanda derivada se puede dividir en tres elementos principales: materias primas, materiales procesados ​​y mano de obra. Estos tres componentes crean lo que los economistas llaman la cadena de demanda derivada.

Materias primas

Las materias primas, o materia sin procesar, son los productos primarios que se utilizan en la producción de bienes más complejos. Por ejemplo, el petróleo crudo es la materia prima en la producción de productos derivados, como la gasolina y el gasoil, entre muchos otros. El nivel de demanda derivada de una materia prima está directamente relacionado y depende casi totalmente del nivel de demanda que tenga el bien final que se va a producir. Es decir, cuando la demanda de viviendas nuevas es alta, la demanda de madera, cemento y otros materiales de construcción será alta. Materias primas, como el trigo y el maíz, son otros ejemplos, pues están asociados a muchos otros productos cuya demanda puede aumentar.

Materiales procesados

Los materiales procesados ​​son bienes que han sido refinados o ensamblados de una determinada manera a partir de las materias primas. El papel, el vidrio, la gasolina, la madera molida y el aceite de oliva son algunos ejemplos de materiales procesados.

Mano de obra

La producción de bienes y la prestación de servicios requieren personas que supervisen el trabajo. El nivel de demanda de este tipo de trabajo depende únicamente del nivel de demanda de los bienes y servicios en el mercado. Dado que no hay demanda de mano de obra sin una demanda de los bienes que se producen o los servicios que se proporcionan, la mano de obra no es un componente crucial de la demanda derivada.

La cadena de la demanda derivada

La cadena de la demanda derivada se refiere al flujo continuo entre materias primas, materiales procesados, mano de obra y consumidores finales.

Una vez que los consumidores ponen de manifiesto la demanda de un bien, se procede a cosechar, procesar y ensamblar las materias primas necesarias. Por ejemplo, la demanda de ropa por parte de los consumidores crea la demanda de tela. Para satisfacer esta demanda, se cosecha una materia prima como el algodón, después se transforma en materiales procesados ​​mediante el desmotado, hilado y tejido para obtener las telas, y finalmente dichas telas se ensamblan para formar las prendas compradas por los consumidores finales.

Ejemplos de demanda derivada

La teoría de la demanda derivada es tan antigua como el propio comercio. Un ejemplo importante fue la fiebre del oro de California, entre 1848 y 1855. Cuando se difundió la noticia del descubrimiento de oro en Sutter’s Mill (San Francisco), los buscadores llegaron a la zona en tropel. Sin embargo, para obtener el oro del suelo los buscadores necesitaban picos, palas, bateas y otros suministros. Muchos historiadores de la época sostienen que los empresarios que vendían suministros a los buscadores obtuvieron más ganancias de la fiebre del oro que los propios buscadores, siempre en promedio. La repentina demanda de los materiales procesados ​​comunes, como picos y palas, se originó en la repentina demanda de la rara materia prima: el oro.

En un ejemplo mucho más moderno, la demanda de teléfonos inteligentes y dispositivos similares ha creado una enorme demanda derivada de baterías de iones de litio. Además, la demanda de teléfonos inteligentes crea una demanda de otros materiales procesados, como pantallas de vidrio sensibles al tacto, microchips y placas de circuitos, así como materias primas como el oro y el cobre que se necesitan para fabricar esos artefactos.

Además, en todas partes pueden verse ejemplos de demanda derivada de mano de obra. La asombrosa demanda de café elaborado gourmet conduce a una demanda igualmente asombrosa de catadores y camareros de café gourmet, los llamados “baristas”. Por el contrario, a medida que ha disminuido la demanda estadounidense de carbón, utilizado para generar electricidad, ha disminuido la demanda de mineros de carbón.

Los efectos económicos de la demanda derivada

Mucho más allá del efecto que tiene en las industrias, en los trabajadores y en los consumidores directamente involucrados, la cadena de demanda derivada puede tener un importante efecto dominó en las economías locales e incluso nacionales. Por ejemplo, la ropa personalizada cosida por un pequeño sastre local puede crear un nuevo mercado local para zapatos, joyas y otros accesorios de moda de gama alta para acompañar esas prendas específicas de diseñador.

El aumento en la demanda nacional de materias primas como el petróleo crudo, la madera o el algodón puede crear nuevos e inmensos mercados de exportación para aquellos países que disfrutan de estos materiales en abundancia.

Referencias

Parkin, M. (2006). Microeconomía: versión para latinoamérica. Disponible en: https://books.google.co.ve/books?id=QgkEqxMoIi8C&dq

Porto, A. (1980). Una nota sobre la tercera “ley” de la demanda derivada. Disponible en: http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/9242

mm
Isabel Matos (M.A.)
(Master en en Inglés como lengua extranjera.) - COLABORADORA. Redactora y divulgadora.

Artículos relacionados