Los semimetales o metaloides: características y ejemplos

- Advertisement -

Los semimetales, también llamados metaloides, son elementos que tienen algunas propiedades de los metales, pero también otras características diferentes. Los semimetales más comunes son el silicio, el boro, el germanio y el arsénico, entre otros. En especial, el silicio se utiliza como semiconductor en chips y otros productos electrónicos.

Qué son los semimetales

El término semimetal significa “mitad metal”, mientras que “metaloide” quiere decir “semejante al metal”. Ambos se utilizan para denominar a los siete elementos químicos de la tabla periódica que presentan características tanto de metales como de no metales. Los metaloides también se distinguen de los metales y no metales por su conductividad moderada.

Los elementos considerados metaloides o semimetales son los siguientes:

  • Boro (B)
  • Silicio  (Si)
  • Germanio (Ge)
  • Arsénico  (As)
  • Antimonio (Sb)
  • Teluro  (Te)
  • Polonio  (Po)

En la tabla periódica, estos elementos están ubicados en forma de zigzag, entre los metales y los no metales.

Características y propiedades de los metaloides

Los metaloides se diferencian de los metales y de los no metales debido a que poseen ciertas características particulares. En algunos casos, tienen propiedades físicas semejantes a las de los metales. En otros casos, según sus propiedades químicas, son más parecidos a los no metales.

Las característiscas más importantes de los metaloides son:

  • Aspecto: pueden ser brillantes u opacos.
  • Conductividad: son semiconductores, en especial el silicio y el germanio. Los demás elementos no son semiconductores por sí mismos, pero pueden serlo si se combinan con otros elementos. Además, los metaloides son mejores conductores térmicos que los no metales.
  • Maleabilidad: son maleables, lo que permite su utilización en diferentes campos de la industria.
  • Cantidad de electrones: en su última órbita, tienen tres electrones de valencia o más. Durante las reacciones químicas pueden ganar o perder electrones. 
  • Flexibilidad: al tener características intermedias, los metaloides pueden reaccionar de maneras distintas, según se expongan a un metal. En ese caso tenderán a reaccionar como no metal. Por el contrario, si se exponen a un no metal, es probable que reaccionen como un metal.
  • Toxicidad: suelen ser tóxicos o perjudiciales para salud. Algunos de ellos son indispensables para los seres vivos, pero en ciertas cantidades pueden ser letales. Este es el caso del arsénico o el boro. El polonio, por su parte, es altamente radioactivo.

Aplicaciones y usos

Las características de los semimetales les confieren una gran utilidad. Actualmente se usan en diferentes aplicaciones. Entre ellas, se incluye la fabricación de:

  • Aparatos electrónicos.
  • Rectificadores.
  • Transistores.
  • Diodos.
  • Circuitos integrados.
  • Chips y microprocesadores.
  • Pesticidas.
  • Materiales sellantes.
  • Catalizadores.
  • Fibras ópticas.
  • Aleaciones.
  • Vidrio.
  • Esmaltes.
  • Medicamentos.

Bibliografía

  • Pérez Agustí, A. Intoxicación por metales: Metales pesados, no-metales, metaloides y otros. (2019). España. B07MQGJVK6.
  • Zikrillayev, N.; Saitov, E. Materiales de silicio: el futuro de la energía fotovoltaica. (2020). España. Editorial Académica Española.
  • García Bello, D. Todo es cuestión de química. (2016). España. Paidós.

Artículos relacionados