Qué es la simetría bilateral

Artículo revisado y aprobado por nuestro equipo editorial, siguiendo los criterios de redacción y edición de YuBrain.

En biología, la simetría es una característica de ciertos organismos en la que existe una regularidad de partes en un plano o alrededor de un eje. Un organismo que es simétrico, es decir, que presenta simetría, tiene una distribución equilibrada de partes duplicadas a cada lado del eje. Puede que no sea necesariamente un duplicado exacto, sino una repetición aproximada. Un ejemplo de simetría en los organismos es la simetría bilateral.

Concepto de simetría bilateral

La simetría bilateral, también conocida como simetría planar, es una forma de simetría en la que los lados opuestos de un organismo son similares. La apariencia externa es la misma en los lados izquierdo y derecho en un plano sagital. El plano sagital es el plano corporal de la mayoría de los animales, incluidos los humanos.

Cuando un organismo presenta simetría bilateral, el plano corporal es divisible en mitades especulares casi iguales en un plano sagital. Sin embargo, las partes internas del cuerpo, como los órganos, no son necesariamente simétricas.

Los animales con simetría bilateral pertenecen al clado taxonómico Bilateria. Los animales en este clado (agrupación de especies con un antepasado común), que también son conocidos como bilaterios, tienen lados izquierdo y derecho similares, y se distinguen de los que tienen otra forma de simetría como la simetría radial (https://www.yubrain.com/ciencia/biologia/la-simetria-radial-en-la-vida-marina/), así como de los que carecen de simetría (asimetría).

Características de un cuerpo con simetría bilateral

Simetría bilateral

Los animales con simetría bilateral tienen cabeza, parte del cuerpo también conocida como parte anterior o ventral, es decir, el frente. También tienen cola, conocida como parte posterior o dorsal, y lados izquierdo y derecho.

Todos los animales vertebrados, excepto los que tienen simetría radial, son bilateralmente simétricos. La evolución de la simetría bilateral y, por tanto, la formación de los extremos anterior y posterior (cabeza y cola) promovió un fenómeno llamado cefalización, que se refiere a la acumulación de un sistema nervioso organizado en el extremo anterior del animal.

A diferencia de la simetría radial, que es más adecuada para estilos de vida estacionarios o de movimiento limitado, la simetría bilateral permite un movimiento aerodinámico y direccional. Estas características ayudan a los animales con simetría bilateral a gastar menos energía durante los movimientos en tierra, aire y agua.

En términos evolutivos, esta forma simple de simetría promovió la movilidad activa y una mayor sofisticación en la búsqueda de recursos y en las relaciones entre depredadores y presas.

Algunos ejemplos de simetría bilateral se pueden apreciar en mariposas, moluscos y humanos.

Simetría radial secundaria

Simetría radial secundaria

Los animales del filo Echinodermata como las estrellas de mar, los clipeasteroides o dólares de arena y los erizos de mar, muestran simetría radial cuando son adultos, pero sus fases larvarias presentan simetría bilateral. Esto se denomina simetría radial secundaria. Se cree que los animales con esta característica evolucionaron a partir de animales con simetría bilateral.

Simetría bilateral en plantas

Simetría bilateral en plantas

La simetría bilateral también se encuentra en el reino vegetal, sin embargo, la simetría en general es menos importante aquí que entre los animales. Estas formas de simetría tienen mayor importancia en la estructura de las flores, que son los puntos de fertilización de las angiospermas.

A diferencia del reino animal, en el que los organismos con simetría radial se desarrollaron a partir de una estructura bilateral naciente, en las plantas ocurre lo contrario. Muchos filos de plantas han pasado gradualmente de tener simetría radial a tener simetría bilateral. Gran parte de esto es el resultado de que la forma sigue a la función: las plantas que poseen simetría bilateral son capaces de señalar a un determinado polinizador la dirección de los órganos fecundadores de las flores.

Una buena forma de juzgar la simetría floral es clasificar las flores en las siguientes categorías:

  1. Pétalos fusionados es igual a simetría radial.
  2. Pétalos libres y completamente abiertos casi siempre son simetría radial.
  3. Pétalos libres pero cerrados casi siempre son plantas con simetría bilateral.

Fuentes

mm
Carolina Posada Osorio (BEd)
(Licenciada en Educación. Licenciada en Comunicación e Informática educativa) -COLABORADORA. Redactora y divulgadora.

Artículos relacionados