Los horripilantes gusanos cabeza de martillo

gusano cabeza de martillo

Si un gusano puede calificarse de aterrador, el gusano cabeza de martillo (Bipalium sp.) lo es. Se trata de un gusano plano o platelminto, de hábitat terrestre y tóxico. Este gran platelminto es a la vez depredador y caníbal, incluso de sus propios tejidos. Si bien estos gusanos de tan particular aspecto no representan una amenaza directa para los seres humanos, son una especie invasora que tiene la capacidad de erradicar a las lombrices de tierra, con consecuencias negativas para el entorno.

Las características distintivas del gusano cabeza de martillo son su cabeza en forma de abanico o pala, y su cuerpo largo y aplanado. La parte inferior de este platelminto tiene una superficie que le permite la locomoción. El gusano usa cilios ubicados en esta superficie para deslizarse sobre un depósito de fluido viscoso, un moco, que él mismo genera. También se ha observado a los gusanos descolgándose por una línea formada por este moco. Estos platelmintos terrestres son sensibles a la luz solar y necesitan un medio húmedo para desarrollarse. Por esta razón se desplazan y se alimentan por la noche, y se los encuentra en lugares frescos y húmedos: debajo de rocas, troncos o arbustos.

Las diferentes especies de Bipalium se diferencian por la forma de la cabeza, el tamaño, la coloración y el patrón de rayas de su cuerpo. Los gusanos cabeza de martillo son nativos de las regiones tropicales y subtropicales, pero se han convertido en especies invasoras en todo el mundo. Se cree que fueron transportados accidentalmente en las raíces de plantas que se trasladaban. Debido a que los gusanos cabeza de martillo requieren bastante humedad, son poco comunes en los biomas desérticos y en los montañosos.

La alimentación de los gusanos cabeza de martillo

Los Bipalium son carnívoros, predadores de las lombrices de tierra, de larvas de insectos y también se comen entre sí. Los gusanos detectan a sus presas utilizando quimiorreceptores situados debajo de la cabeza o en un surco ventral. Un gusano rastrea a su presa, la empuja contra una superficie y la inmoviliza con sus secreciones viscosas. Una vez que la presa es incapaz de huir, el gusano extiende la faringe desde su cuerpo y secreta enzimas digestivas; después, usando cilios, incorpora el tejido licuado de su presa a su intestino ramificado. Cuando se completa la digestión se expulsan los residuos por la boca, que de esta forma también cumple la función de ano. Esta forma de alimentación recuerda a la de las etrellas de mar, que sacan el estómago para ingerir presas grandes, y se trata por tanto de un caso de evolución convergente.

Un gusano cabeza de martillo alimentándose de un insecto.
Un gusano cabeza de martillo alimentándose de un insecto.

Los gusanos cabeza de martillo almacenan alimentos en vacuolas que se encuentra en su epitelio digestivo. Un gusano puede sobrevivir varias semanas alimentándose de sus reservas y, de ser necesario, canibalizará sus propios tejidos para obtener alimento.

Muchas especies de gusanos son comestibles, pero el gusano cabeza de martillo no está entre ellas; contiene una potente neurotoxina, la tetrodotoxina, que el gusano utiliza para inmovilizar a sus presas y alejar a sus predadores. Esta toxina también se encuentra en el pez globo, en el pulpo de anillo azul y en las salamandras de piel áspera, pero el gusano cabeza de martillo es la primera especie de invertebrado terrestre en la que se ha identificado esta toxina.

Reproducción y desarrollo del gusano cabeza de martillo

Los gusanos cabeza de martillo son hermafroditas, es decir, cada individuo tiene órganos sexuales masculinos y femeninos. El gusano cabeza de martillo puede intercambiar gametos con otro gusano a través de sus secreciones. Los huevos fertilizados se desarrollan dentro de su cuerpo y luego se desprenden, siguiendo su desarrollo externamente. Después de unas tres semanas, los huevos eclosionan y los gusanos maduran. En algunas especies los individuos jóvenes tienen una coloración diferente a la de los adultos. Sin embargo, la reproducción asexual es mucho más común que la sexual. Los gusanos cabeza de martillo, al igual que otros platelmintos, tienen varias formas de reproducción y supervivencia. Se pueden reproducir a través de la fragmentación, separando una parte de la cola y dejándola pegada a una hoja u otro sustrato, que después se desarrollará y se convertirá en un gusano adulto. Si el gusano se corta en pedazos, al cabo de unas pocas semanas cada sección puede convertirse en un organismo completamente desarrollado. Los gusanos lesionados regeneran rápidamente el tejido dañado.

Ninguna de las especies de gusano cabeza de martillo ha sido evaluada e incluída en la lista roja de especies amenazadas de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), y no hay evidencia de que puedan estar amenazados. Estos platelmintos terrestres están ampliamente distribuidos en los hábitats naturales tropicales y subtropicales y se han expandido por todo el mundo. Una vez que infestan una zona, los animales se dispersan en la región circundante. En climas fríos, los gusanos son capaces de sobrevivir a temperaturas bajo cero mediante la búsqueda de abrigo en lugares protegidos.

En un principio se planteó la preocupación de que estos platelmintos terrestres pudieran dañar el desarrollo de las plantas. Posteriormente se los consideró inofensivos para la vegetación, pero se descubrió una amenaza más sutil. Los gusanos cabeza de martillo pueden exterminar a las poblaciones de lombrices de tierra. Las lombrices de tierra son vitales para el desarrollo de la vegetación, porque airean y fertilizan el suelo. Por lo tanto, al tiempo que los gusanos cabeza de martillo son considerados como una especie invasora también son una amenaza para otras formas de vida. Hay métodos de control de plagas que también son eficientes con estos platelmintos, pero no se conoce con certeza su impacto a largo plazo en los ecosistemas.

Fuentes

Ducey, P. K., Cerqua, J., West, L. J., Warner, M. Rare Egg Capsule Production in the Invasive Terrestrial Planarian Bipalium Kewense. Eberle, Mark E, editor. The Southwestern Naturalist 51 (2):252, 2006. doi:10.1894/0038-4909(2006)51[252

Ducey, P. K., West, L. J., Shaw, G., De Lisle, J. Reproductive ecology and evolution in the invasive terrestrial planarian Bipalium adventitium across North America. Pedobiologia. 49 (4):367, 2005. doi:10.1016/j.pedobi.2005.04.002

Ducey, P. K., Messere, M., Lapoint, K., Noce, S. Lumbricid Prey and Potential Herpetofaunal Predators of the Invading Terrestrial Flatworm Bipalium adventitium (Turbellaria: Tricladida: Terricola). The American Midland Naturalist. 141 (2):305, 1999. doi: 10.1674/0003-0031(1999)141[0305:LPAPHP]2.0.CO;2

Ogren, R. E. Predation behaviour of land planarians. Hydrobiologia. 305:105–111, 1995. doi:10.1007/BF00036370

Stokes, A. N., Ducey, P. K., Neuman-Lee, L., Hanifin, C. T., French, S. S., Pfrender, M. E., Brodie, E. D., Brodie Jr., E. D. Confirmation and Distribution of Tetrodotoxin for the First Time in Terrestrial Invertebrates: Two Terrestrial Flatworm Species (Bipalium adventitium and Bipalium kewense). PLoS ONE. 9 (6): e100718, 2014. doi:10.1371/journal.pone.0100718

Justine, Jean-Lou, Winsor, Leigh, Gey, Delphine, Gros, Pierre, Thévenot, Jessica. Giant worms chez moi! Hammerhead flatworms (Platyhelminthes, Geoplanidae, Bipalium spp., Diversibipalium spp.) in metropolitan France and overseas French territories, 2018.